/ viernes 5 de agosto de 2022

Bio-Informando | Contratiempos

Todos en algún momento de nuestra vida hemos experimentado lo que son los contratiempos, los cuales podemos entenderlos como hechos y/o circunstancias que evidentemente no son deseadas ni mucho menos planeadas pero que en definitiva dentro del área de la ciencia deben ser contempladas hasta cierto punto para que, en caso de que se manifiesten, se cuenten con los elementos necesarios para atenderlas o ya en un escenario más crítico, sea menos el impacto o efecto que tengan sobre los trabajos experimentales.

En vísperas de un nuevo ciclo escolar, es vital el chequeo de instalaciones, equipos e insumos para que aquello que haga falta o que requiera mantenimiento se le dé la atención adecuada para que las labores transcurran de la mejor manera posible ya que de por sí la labor educativa y científica es ardua, retadora y sujeta a obstáculos a conquistar, el sumarle factores que pueden dificultarla, la hacen una tarea aún más compleja.

No obstante, aunque se cuenten con las condiciones idóneas en los laboratorios, en el diseño, planificación y desarrollo de un proyecto de investigación se debe considerar el factor ‘contratiempo’ ya que nuestro foco de estudio como científicos son los seres vivos y cada uno de ellos nos enseña cosas nuevas, no son lineales y no todos responden de la misma manera.

Uno como científico nunca deja de aprender; jamás se debe dar por sentado que lo sabemos todo y no está mal el no saberlo todo ni tener en el momento inmediato la respuesta ante los cuestionamientos o problemáticas inherentes al ejercicio de la investigación.

Muchas veces las muestras a analizar de los distintos seres vivos poseen ciertos elementos dentro de su composición bioquímica que pueden complicar su procesamiento y/o la obtención de alguna molécula en particular; de ahí que es importante tener como referencia lo que se sabe hasta el momento de nuestro objeto de estudio o de organismos que se encuentren relacionados y/o similares así como la formación que tenemos para abordar una interrogante.

Sin embargo, se debe tener claro que es más probable que se descubra una nueva forma de resolver un cuestionamiento o reto que emplear lo mismo que funcionó para otro organismo. Todos como científicos o en su momento como aprendices de la ciencia, al desarrollar un experimento, quisiéramos que a lo mucho las complicaciones que se presentaran fueran las relacionadas directamente con el análisis propio de las muestras y no algo relacionado con los organismos de donde provienen esas muestras.

Mucho se habla dentro del ambiente del laboratorio de la importancia de ‘la mano’ de quien realiza un determinado experimento o lleva a cabo una técnica en específico porque puede haber varias personas realizando meticulosamente el mismo procedimiento y no todos logran los resultados esperados (o en algunas ocasiones ninguno, ¡y no necesariamente es por que se haya hecho algo mal!).

En la cuestión de solicitud de reactivos y equipos siempre uno debe de ir por delante y previendo todo lo vinculado a su trámite ya que en ocasiones no coincide la premura de los usuarios del laboratorio con el de proveedores y procesos burocráticos.

Cuando planeamos proyectos y nos planteamos metas, queremos pensar que el trayecto al éxito es lineal y quizá un poco cuesta arriba, pero la realidad es que la pendiente a veces está bastante pronunciada, hay tropezones, momentos de estancamiento y frustración pero todo está en abrir nuestras mentes, tomar un respiro y volver al ruedo dispuestos a aprender y solucionar los problemas que van surgiendo en lugar de victimizarse, buscar culpables y ciclarse. La vida es tan liviana o complicada como queramos verla y a lo que le demos energía eso prevalecerá.

Por ello, que no nos asuste el elemento sorpresa porque aunque en el momento no conocemos la solución o las respuestas a ello, si tenemos que estar confiados en que tenemos lo que se necesita para entrarle y salir victoriosos.

Buen fin de semana.


Todos en algún momento de nuestra vida hemos experimentado lo que son los contratiempos, los cuales podemos entenderlos como hechos y/o circunstancias que evidentemente no son deseadas ni mucho menos planeadas pero que en definitiva dentro del área de la ciencia deben ser contempladas hasta cierto punto para que, en caso de que se manifiesten, se cuenten con los elementos necesarios para atenderlas o ya en un escenario más crítico, sea menos el impacto o efecto que tengan sobre los trabajos experimentales.

En vísperas de un nuevo ciclo escolar, es vital el chequeo de instalaciones, equipos e insumos para que aquello que haga falta o que requiera mantenimiento se le dé la atención adecuada para que las labores transcurran de la mejor manera posible ya que de por sí la labor educativa y científica es ardua, retadora y sujeta a obstáculos a conquistar, el sumarle factores que pueden dificultarla, la hacen una tarea aún más compleja.

No obstante, aunque se cuenten con las condiciones idóneas en los laboratorios, en el diseño, planificación y desarrollo de un proyecto de investigación se debe considerar el factor ‘contratiempo’ ya que nuestro foco de estudio como científicos son los seres vivos y cada uno de ellos nos enseña cosas nuevas, no son lineales y no todos responden de la misma manera.

Uno como científico nunca deja de aprender; jamás se debe dar por sentado que lo sabemos todo y no está mal el no saberlo todo ni tener en el momento inmediato la respuesta ante los cuestionamientos o problemáticas inherentes al ejercicio de la investigación.

Muchas veces las muestras a analizar de los distintos seres vivos poseen ciertos elementos dentro de su composición bioquímica que pueden complicar su procesamiento y/o la obtención de alguna molécula en particular; de ahí que es importante tener como referencia lo que se sabe hasta el momento de nuestro objeto de estudio o de organismos que se encuentren relacionados y/o similares así como la formación que tenemos para abordar una interrogante.

Sin embargo, se debe tener claro que es más probable que se descubra una nueva forma de resolver un cuestionamiento o reto que emplear lo mismo que funcionó para otro organismo. Todos como científicos o en su momento como aprendices de la ciencia, al desarrollar un experimento, quisiéramos que a lo mucho las complicaciones que se presentaran fueran las relacionadas directamente con el análisis propio de las muestras y no algo relacionado con los organismos de donde provienen esas muestras.

Mucho se habla dentro del ambiente del laboratorio de la importancia de ‘la mano’ de quien realiza un determinado experimento o lleva a cabo una técnica en específico porque puede haber varias personas realizando meticulosamente el mismo procedimiento y no todos logran los resultados esperados (o en algunas ocasiones ninguno, ¡y no necesariamente es por que se haya hecho algo mal!).

En la cuestión de solicitud de reactivos y equipos siempre uno debe de ir por delante y previendo todo lo vinculado a su trámite ya que en ocasiones no coincide la premura de los usuarios del laboratorio con el de proveedores y procesos burocráticos.

Cuando planeamos proyectos y nos planteamos metas, queremos pensar que el trayecto al éxito es lineal y quizá un poco cuesta arriba, pero la realidad es que la pendiente a veces está bastante pronunciada, hay tropezones, momentos de estancamiento y frustración pero todo está en abrir nuestras mentes, tomar un respiro y volver al ruedo dispuestos a aprender y solucionar los problemas que van surgiendo en lugar de victimizarse, buscar culpables y ciclarse. La vida es tan liviana o complicada como queramos verla y a lo que le demos energía eso prevalecerá.

Por ello, que no nos asuste el elemento sorpresa porque aunque en el momento no conocemos la solución o las respuestas a ello, si tenemos que estar confiados en que tenemos lo que se necesita para entrarle y salir victoriosos.

Buen fin de semana.