/ viernes 18 de septiembre de 2020

Corren rumores | Va de nuez la rifa 

Otra más grande… Ya entrado en gastos y festejando el gran éxito de la rifa del avión sin avión, el presidente Andrés Manuel López Obrador, anuncia otra más grande con bienes que ha asegurado la Fiscalía General de la República aplicando la Ley de Extinción de Dominio, recursos que ahora irán para becas de deportistas olímpicos.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

¿Más grande? Preguntó un pobre chairo que tuvo que poner de su bolsa. Si, más grande. ¡Ohmaigod! Ni modo, quién les manda no animarse a decirle al Presidente la verdad de lo que pasó con el sorteo. De acuerdo con declaraciones del director de la Lotería Nacional, Ernesto Prieto Ortega, en total se vendieron 4 millones 685 mil 800 cachitos. El 78% del total, equivalente a 2,345 millones. A los que hay que restarle dos mil millones de los premios, porque de todos modos se darán aunque no se hayan vendido los cachitos ganadores. El 8% de comisión para vendedores. Y el costo del sorteo.

Baja el cero y no toca… En su conferencia mañanera, el presidente López Obrador hizo o le hicieron mal las cuentas, porque presumió que con la rifa y venta del avión le inyectarían cuatro mil millones al Sector Salud. Se olvidó restar el costo de los premios y demás gastos. Pero además, debería considerar que esto nomás fue promocional, porque en realidad del 78% de boletos vendidos una gran parte fue para “empresarios agradecidos”, otra la puso el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, algo así como 500 millones. Los cachitos que se vendieron a wewe a empleados federales y militares. Total que fue mínima la venta directa al público. Tan es así que los premios quedaron repartidos así: Los empresarios ganaron 42, 16 son de la misma Lotería Nacional, 13 del Insabi, cinco a sindicatos y 24 no se vendieron, pero de todos más van a los hospitales. Pero, bueno caray, antes era lo mismo, pero más barato.

Que se mueran los feos… Hay que reconocer que la alcaldesa de Hermosillo, Célida López dio la nota esta semana en la presentación de su Segundo Informe de Gobierno, cuando sin temblarle la mano ni la voz dijo que a los narcos deberían calificarlos como traidores a la patria por ofrecer drogas a menores de edad y por lo mismo “no se les debería de combatir con las armas, sino fusilarlos, como ocurre en otros países”. Ya se imaginarán la polémica en redes sociales y la que viene, porque la noticia escaló a medios nacionales. Desde luego que de inmediato comenzó el amarre de navajas, críticas y mucho fuego amigo, que aprovecharon para tratar de confrontarla con otras autoridades. Lo cierto es que Célida dijo lo que muchos piensan. Que a grandes males, no queda otra que grandes remedios. Cierto, que dicho en seco se oye fuerte la propuesta. Pero vean cómo lo han hecho otros países para detener esta enfermedad social.

Aplicar la ley… Lo malo, que para poder fusilarlos, primero hay que agarrarlos y aquí es donde la cochi tuerce el rabo. Y si los agarran la bronca es comprobarles que vendieron droga a menores. Porque hay otros coludidos que le detienen la pata a la vaca, como los sicarios y los empresarios y funcionarios cómplices. Esos, de acuerdo a esta línea de justicia, también deberían ir al paredón. Porque si vamos a pegarle al último de los eslabones de la cadena, será cuento de nunca acabar. Si vamos a aplicar una nueva Ley de Talión, debe ser pareja. Y si fuera así, entonces creo que nos harán falta paredones.

Patean el bote… De nueva cuenta las autoridades mexicanas le siguen el rollo a los americanos y piden que se vuelva a patear el bote para poder cruzar la frontera a suelo americano hasta el 21 de octubre. Esto se ha venido repitiendo desde marzo y sigue lo mismo. Se supone que la medida es para que los mexicanos no llevemos el coronavirus al otro lado. Pero allá es donde están llenos de muertos y de enfermos. Pero bueno, ellos tienen el sartén por el mango y el mango también, como diría Alberto Cortez. De modo y manera que hay que aguantarse y ver qué pasa entre tanto. También puede ser una buena medida para impedir que los mexicanos corramos a la cháchara a las tiendas gringas, sin importarnos el contagio. Pero por sí o por no, les aconsejo que se preparen para aprovechar el Buen Fin a principio de noviembre y compren los crismas de este año.

Consejo preventivo… Miren, aquí entre nos les vamos a pasar un consejo. Apúntelo por ahí. Si usted tiene la intención de comprar algo en el próximo Buen Fin, entonces para finales de octubre vaya y tome fotos de los artículos y el precio que tiene en ese momento. Porque algunos negocios, no digo que todos, le suben el precio y luego lo ofertan con grandes descuentos, y al final queda lo mismo. Digo, no tanto como para que los demande ante Profeco, pero sí para que no les vayan a ver la cara. Desde luego que hay tiendas serias que sí ofrecen productos. Algunos muy descontinuados, como radiograbadoras de casetes.. Nomás les digo para que se pongan buzos caperuzos.

Libertad de expresión… Este jueves se publica un desplegado titulado “En defensa de la libertad de expresión”, que es un ya bájenle tres rayitas, dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador y firmado por poetas, científicos, artistas, escritores, académicos, intelectuales, periodistas, cineastas, advirtiendo de que la democracia está amenazada al estar amenazada la libertad de expresión. Esto, dicen el escrito, tiene que parar porque el Presidente “utiliza un discurso permanente de estigmatización y difamación contra los que él llama sus adversarios y que con ello agravia a la sociedad, degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial de la que debería emanar un discurso tolerante". Y además dejan claro lo que todos sabemos que: “Sus palabras son órdenes: tras ellas han llegado la censura, las sanciones administrativas y los amagos judiciales a los medios y publicaciones independientes que han criticado a su gobierno. Y la advertencia de que la opción para los críticos es callarse o dejar el país”. Dura denuncia, sin duda.

En fin, lo bueno que ya es… ¡¡¡viernes!!!, sabroso viernes. Y por lo mismo no olviden lo que decía doña Monchi Okada, si vas a salir a bailar, acuérdate de los pisotones. Sale.

Otra más grande… Ya entrado en gastos y festejando el gran éxito de la rifa del avión sin avión, el presidente Andrés Manuel López Obrador, anuncia otra más grande con bienes que ha asegurado la Fiscalía General de la República aplicando la Ley de Extinción de Dominio, recursos que ahora irán para becas de deportistas olímpicos.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

¿Más grande? Preguntó un pobre chairo que tuvo que poner de su bolsa. Si, más grande. ¡Ohmaigod! Ni modo, quién les manda no animarse a decirle al Presidente la verdad de lo que pasó con el sorteo. De acuerdo con declaraciones del director de la Lotería Nacional, Ernesto Prieto Ortega, en total se vendieron 4 millones 685 mil 800 cachitos. El 78% del total, equivalente a 2,345 millones. A los que hay que restarle dos mil millones de los premios, porque de todos modos se darán aunque no se hayan vendido los cachitos ganadores. El 8% de comisión para vendedores. Y el costo del sorteo.

Baja el cero y no toca… En su conferencia mañanera, el presidente López Obrador hizo o le hicieron mal las cuentas, porque presumió que con la rifa y venta del avión le inyectarían cuatro mil millones al Sector Salud. Se olvidó restar el costo de los premios y demás gastos. Pero además, debería considerar que esto nomás fue promocional, porque en realidad del 78% de boletos vendidos una gran parte fue para “empresarios agradecidos”, otra la puso el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, algo así como 500 millones. Los cachitos que se vendieron a wewe a empleados federales y militares. Total que fue mínima la venta directa al público. Tan es así que los premios quedaron repartidos así: Los empresarios ganaron 42, 16 son de la misma Lotería Nacional, 13 del Insabi, cinco a sindicatos y 24 no se vendieron, pero de todos más van a los hospitales. Pero, bueno caray, antes era lo mismo, pero más barato.

Que se mueran los feos… Hay que reconocer que la alcaldesa de Hermosillo, Célida López dio la nota esta semana en la presentación de su Segundo Informe de Gobierno, cuando sin temblarle la mano ni la voz dijo que a los narcos deberían calificarlos como traidores a la patria por ofrecer drogas a menores de edad y por lo mismo “no se les debería de combatir con las armas, sino fusilarlos, como ocurre en otros países”. Ya se imaginarán la polémica en redes sociales y la que viene, porque la noticia escaló a medios nacionales. Desde luego que de inmediato comenzó el amarre de navajas, críticas y mucho fuego amigo, que aprovecharon para tratar de confrontarla con otras autoridades. Lo cierto es que Célida dijo lo que muchos piensan. Que a grandes males, no queda otra que grandes remedios. Cierto, que dicho en seco se oye fuerte la propuesta. Pero vean cómo lo han hecho otros países para detener esta enfermedad social.

Aplicar la ley… Lo malo, que para poder fusilarlos, primero hay que agarrarlos y aquí es donde la cochi tuerce el rabo. Y si los agarran la bronca es comprobarles que vendieron droga a menores. Porque hay otros coludidos que le detienen la pata a la vaca, como los sicarios y los empresarios y funcionarios cómplices. Esos, de acuerdo a esta línea de justicia, también deberían ir al paredón. Porque si vamos a pegarle al último de los eslabones de la cadena, será cuento de nunca acabar. Si vamos a aplicar una nueva Ley de Talión, debe ser pareja. Y si fuera así, entonces creo que nos harán falta paredones.

Patean el bote… De nueva cuenta las autoridades mexicanas le siguen el rollo a los americanos y piden que se vuelva a patear el bote para poder cruzar la frontera a suelo americano hasta el 21 de octubre. Esto se ha venido repitiendo desde marzo y sigue lo mismo. Se supone que la medida es para que los mexicanos no llevemos el coronavirus al otro lado. Pero allá es donde están llenos de muertos y de enfermos. Pero bueno, ellos tienen el sartén por el mango y el mango también, como diría Alberto Cortez. De modo y manera que hay que aguantarse y ver qué pasa entre tanto. También puede ser una buena medida para impedir que los mexicanos corramos a la cháchara a las tiendas gringas, sin importarnos el contagio. Pero por sí o por no, les aconsejo que se preparen para aprovechar el Buen Fin a principio de noviembre y compren los crismas de este año.

Consejo preventivo… Miren, aquí entre nos les vamos a pasar un consejo. Apúntelo por ahí. Si usted tiene la intención de comprar algo en el próximo Buen Fin, entonces para finales de octubre vaya y tome fotos de los artículos y el precio que tiene en ese momento. Porque algunos negocios, no digo que todos, le suben el precio y luego lo ofertan con grandes descuentos, y al final queda lo mismo. Digo, no tanto como para que los demande ante Profeco, pero sí para que no les vayan a ver la cara. Desde luego que hay tiendas serias que sí ofrecen productos. Algunos muy descontinuados, como radiograbadoras de casetes.. Nomás les digo para que se pongan buzos caperuzos.

Libertad de expresión… Este jueves se publica un desplegado titulado “En defensa de la libertad de expresión”, que es un ya bájenle tres rayitas, dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador y firmado por poetas, científicos, artistas, escritores, académicos, intelectuales, periodistas, cineastas, advirtiendo de que la democracia está amenazada al estar amenazada la libertad de expresión. Esto, dicen el escrito, tiene que parar porque el Presidente “utiliza un discurso permanente de estigmatización y difamación contra los que él llama sus adversarios y que con ello agravia a la sociedad, degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial de la que debería emanar un discurso tolerante". Y además dejan claro lo que todos sabemos que: “Sus palabras son órdenes: tras ellas han llegado la censura, las sanciones administrativas y los amagos judiciales a los medios y publicaciones independientes que han criticado a su gobierno. Y la advertencia de que la opción para los críticos es callarse o dejar el país”. Dura denuncia, sin duda.

En fin, lo bueno que ya es… ¡¡¡viernes!!!, sabroso viernes. Y por lo mismo no olviden lo que decía doña Monchi Okada, si vas a salir a bailar, acuérdate de los pisotones. Sale.