/ jueves 25 de noviembre de 2021

Democracia y debate | ¿Cuáles son los mejores tacos en Hermosillo?

2ª parte: Los que más te gusten.

Como todo mexicano he comido muchos tacos, cientos de tacos, miles de tacos a lo largo de mi vida, he incluso pagado mucho dinero en el extranjero por satisfacer un antojo que sepa a nostalgia, países donde venden supuestos tacos, que no son tacos, no parecen tacos y no saben a tacos, pero que los venden a precio de oro y el sentimiento romántico nos hace hacer cosas sin razón y sin sentido y nos orilla a pagar y pagar caro las consecuencias. Así son los tacos, así somos los mexicanos y así disfrutamos la vida entre tortillas de maíz y de harina, más las múltiples variaciones que van surgiendo.

Tacos de cochinita pibil he comido muchos y en muchos lugares, pero todavía recuerdo como si fuera ayer, cuando los probé en donde se tienen que comer, en Yucatán, cómo olvidar ese olor, ese sabor, esa vista y esa explosión de sabores reventando en mi boca. No podía parar de comer, “otra orden por favor”, “otra orden por favor”, “otra orden ya sin favor, ahora que sea rápido”. El problema fue al abandonar ese bello Estado del Sur de México, inicié una búsqueda que todavía no termina para reproducir ese sabor. Una sensación parecida me ocurrió en los tacos de Armando, cuando por cambiar pedí un taco de chicharrón, desde la vista, el aroma, evidentemente el sabor, la textura, fue una revelación, así como en el caso de los tacos de cochinita, de chicharrón he comido muchos, pero tengo que reconocer que ese ha sido el mejor, punto y aparte son, sus muy famosos tacos de asada, cada que viene de visita mi hermano a Hermosillo, es prácticamente una exigencia ir a cenar a los tacos de Armando.

He podido hablar con Armando para vincular los tacos con la promoción turística de Hermosillo, así como la relación que tienen con la gastronomía sonorense, en particular los tacos de asada como manifestación cultural, Armando lo entiende con claridad, al hablar sobre la relación cultural de los tacos de Armando y Sonora, con humildad, sencillez y asertividad lo responde “Es meramente gastronómica”, haciendo referencia en particular a la carne asada, las tortillas de harina, que no olvidemos que es aportación de Sonora al mundo y finalmente Armando pone sobre la mesa los frijoles, estos últimos habrá que probarlos en su restaurante. El padre de Armando era carnicero, por lo que sus conocimientos eran profundos y suficientes para entender cómo tratar la carne y aprovecharla mejor, también era portador de una “visión”, visión que está hecha realidad en las filas que se forman para entrar a cenar tacos de asada con Armando, también señala la “creatividad”, que se presenta en momentos de necesidad, así es, este restaurante de tacos producto de una visión, que es catapultada por un momento de necesidad, que se cristaliza en un modelo de negocio exitoso, y en un lugar de disfrute para sonorenses y no sonorenses. Finalmente me comenta Armando, varios elementos que lo destacan y que afortunadamente se van haciendo más comunes en los prestadores de servicios y que son; calidez en el servicio, sobra decir que la calidad de producto que se ofrece es muy alta, no podríamos llevarnos un gran taco a la boca, sin contar con los mejores elementos para elaborarlo. Finalmente, y como hombre sensible, señala Armando que la generación de empleos en Hermosillo es algo que debe decirse y tiene razón.

Los mejores tacos en Hermosillo, son los que más te gusten, y es importante conocer un poco más de lo que sus hacedores piensan en relación a lo que ellos mismos están creando y generando. ¿Vamos con Armando?

Continuará…


2ª parte: Los que más te gusten.

Como todo mexicano he comido muchos tacos, cientos de tacos, miles de tacos a lo largo de mi vida, he incluso pagado mucho dinero en el extranjero por satisfacer un antojo que sepa a nostalgia, países donde venden supuestos tacos, que no son tacos, no parecen tacos y no saben a tacos, pero que los venden a precio de oro y el sentimiento romántico nos hace hacer cosas sin razón y sin sentido y nos orilla a pagar y pagar caro las consecuencias. Así son los tacos, así somos los mexicanos y así disfrutamos la vida entre tortillas de maíz y de harina, más las múltiples variaciones que van surgiendo.

Tacos de cochinita pibil he comido muchos y en muchos lugares, pero todavía recuerdo como si fuera ayer, cuando los probé en donde se tienen que comer, en Yucatán, cómo olvidar ese olor, ese sabor, esa vista y esa explosión de sabores reventando en mi boca. No podía parar de comer, “otra orden por favor”, “otra orden por favor”, “otra orden ya sin favor, ahora que sea rápido”. El problema fue al abandonar ese bello Estado del Sur de México, inicié una búsqueda que todavía no termina para reproducir ese sabor. Una sensación parecida me ocurrió en los tacos de Armando, cuando por cambiar pedí un taco de chicharrón, desde la vista, el aroma, evidentemente el sabor, la textura, fue una revelación, así como en el caso de los tacos de cochinita, de chicharrón he comido muchos, pero tengo que reconocer que ese ha sido el mejor, punto y aparte son, sus muy famosos tacos de asada, cada que viene de visita mi hermano a Hermosillo, es prácticamente una exigencia ir a cenar a los tacos de Armando.

He podido hablar con Armando para vincular los tacos con la promoción turística de Hermosillo, así como la relación que tienen con la gastronomía sonorense, en particular los tacos de asada como manifestación cultural, Armando lo entiende con claridad, al hablar sobre la relación cultural de los tacos de Armando y Sonora, con humildad, sencillez y asertividad lo responde “Es meramente gastronómica”, haciendo referencia en particular a la carne asada, las tortillas de harina, que no olvidemos que es aportación de Sonora al mundo y finalmente Armando pone sobre la mesa los frijoles, estos últimos habrá que probarlos en su restaurante. El padre de Armando era carnicero, por lo que sus conocimientos eran profundos y suficientes para entender cómo tratar la carne y aprovecharla mejor, también era portador de una “visión”, visión que está hecha realidad en las filas que se forman para entrar a cenar tacos de asada con Armando, también señala la “creatividad”, que se presenta en momentos de necesidad, así es, este restaurante de tacos producto de una visión, que es catapultada por un momento de necesidad, que se cristaliza en un modelo de negocio exitoso, y en un lugar de disfrute para sonorenses y no sonorenses. Finalmente me comenta Armando, varios elementos que lo destacan y que afortunadamente se van haciendo más comunes en los prestadores de servicios y que son; calidez en el servicio, sobra decir que la calidad de producto que se ofrece es muy alta, no podríamos llevarnos un gran taco a la boca, sin contar con los mejores elementos para elaborarlo. Finalmente, y como hombre sensible, señala Armando que la generación de empleos en Hermosillo es algo que debe decirse y tiene razón.

Los mejores tacos en Hermosillo, son los que más te gusten, y es importante conocer un poco más de lo que sus hacedores piensan en relación a lo que ellos mismos están creando y generando. ¿Vamos con Armando?

Continuará…