/ jueves 13 de junio de 2024

Democracia y Debate | ¿Por qué perdió la coalición PRI-PAN-PRD? Lo interno

En primer lugar, la coalición contó con una candidata que no quería serlo, lo señaló en varias ocasiones Xóchitl, ella quería ser jefa de gobierno en la CDMX y no candidata a la presidencia de la República.

Pasado un performance un poco extraño tocando la puerta de palacio presidencial, de pronto es ungida como la elegida para enfrentar al régimen.

Acto seguido la selección de un coordinador de campaña que lo primero que se le ocurrió fue salir del país, así es, iniciando los trabajos electorales Santiago Creel se encontraba de viaje.

La candidata se mostraba muy incómoda con sus compañeros de viaje, eso es innegable, intentaba sobreponerse a los partidos políticos, pero estos no la dejaban del todo y terminaron engulléndola.

El modelo de comunicación no prosperó, fue al viejo estilo, resultado de la vieja escuela, tomado de lo que antes había funcionado en otra realidad y circunstancia. Evidentemente no fue lo correcto.

La coordinación del centro con las entidades federativas no fue la mejor, existían varios mandos indicando lo que se tenía que hacer y lo que se tenía que evitar, así estaban los representantes de la candidata intentado empujar para un lado y los presidentes de los partidos apuntando para otro lado y las organizaciones de la sociedad civil en otro sentido.

Los números con los que se tomaban decisiones eran equivocados, las encuestas tomadas como referencia para definir acciones contenían datos que nada tenían que ver con la realidad, por lo que los caminos andados con esta información fueron rumbo a la derrota electoral.

Es posible que los voceros de la oposición tampoco fueran los correctos ya que evidentemente no lograron seducir o convencer a nadie, sus palabras rebotaron en los indiferentes electores a sus voces que no supieron cantar una tonada seductora.

Finalmente se dijo que detrás de la candidata existía un infinito número de ciudadanos que la respaldaban, lo cual resultó ser falso.

En tres años nos volveremos a ver un proceso electoral, los partidos tan necesarios para estos eventos tienen 3 años para corregir lo que tengan que corregir y presentarse de mejor manera a la fiesta de la democracia.

En primer lugar, la coalición contó con una candidata que no quería serlo, lo señaló en varias ocasiones Xóchitl, ella quería ser jefa de gobierno en la CDMX y no candidata a la presidencia de la República.

Pasado un performance un poco extraño tocando la puerta de palacio presidencial, de pronto es ungida como la elegida para enfrentar al régimen.

Acto seguido la selección de un coordinador de campaña que lo primero que se le ocurrió fue salir del país, así es, iniciando los trabajos electorales Santiago Creel se encontraba de viaje.

La candidata se mostraba muy incómoda con sus compañeros de viaje, eso es innegable, intentaba sobreponerse a los partidos políticos, pero estos no la dejaban del todo y terminaron engulléndola.

El modelo de comunicación no prosperó, fue al viejo estilo, resultado de la vieja escuela, tomado de lo que antes había funcionado en otra realidad y circunstancia. Evidentemente no fue lo correcto.

La coordinación del centro con las entidades federativas no fue la mejor, existían varios mandos indicando lo que se tenía que hacer y lo que se tenía que evitar, así estaban los representantes de la candidata intentado empujar para un lado y los presidentes de los partidos apuntando para otro lado y las organizaciones de la sociedad civil en otro sentido.

Los números con los que se tomaban decisiones eran equivocados, las encuestas tomadas como referencia para definir acciones contenían datos que nada tenían que ver con la realidad, por lo que los caminos andados con esta información fueron rumbo a la derrota electoral.

Es posible que los voceros de la oposición tampoco fueran los correctos ya que evidentemente no lograron seducir o convencer a nadie, sus palabras rebotaron en los indiferentes electores a sus voces que no supieron cantar una tonada seductora.

Finalmente se dijo que detrás de la candidata existía un infinito número de ciudadanos que la respaldaban, lo cual resultó ser falso.

En tres años nos volveremos a ver un proceso electoral, los partidos tan necesarios para estos eventos tienen 3 años para corregir lo que tengan que corregir y presentarse de mejor manera a la fiesta de la democracia.