/ viernes 26 de noviembre de 2021

Democracia y debate | ¿Qué buscan los partidos políticos?

En principio llegar al poder, mediante una propuesta que sea congruente con su génesis o nacimiento (esto cada vez es menos común), aglutinando a su alrededor una serie de líderes (que cada vez son menos y no hay relevo en los mismos), actores sociales (cada día más activos) y ciudadanos (molestos). Para en su momento convencer y llevarlos a los puestos de poder mediante procesos democráticos (esto en el mejor de los casos).

Pero hoy, ante las circunstancias que vivimos, ante el desolador paisaje nacional e internacional que tenemos, en un mundo enfermo (por la pandemia), con creciente desempleo, violencia, migración, racismo y una gran cantidad de condiciones adversas al desarrollo, que no somos capaces de vislumbrar, ya que estamos muy ocupados en sobrevivir un día y otro más.

Entonces ¿qué buscan los partidos?

Administrar el caos, hundir el barco, buscar otras opciones, salvarnos, rescatarnos, mantener el rumbo, y pensando un poco más ¿a quién le hablan los partidos?, a su base ¿todavía existe eso?, a sus afiliados ¿Cuántos pueden ser?, a la sociedad, ¿los quiere escuchar?

Va de nuevo, el papa Francisco ha pedido a los ministros de la Iglesia Católica, buscar a los fieles, salir a su encuentro, algunos activos políticos parece que lo han entendido, observadores de la realidad que descifran cosas que otros no y han salido a buscar al ciudadano, que con razón los rechaza, les niega su tiempo e incluso los insulta, (en muchos casos con razón).

Descifrar y entender lo que puede convencer de nuevo a los grupos, a las multitudes o por lo menos a unos cuantos, parece que es algo que los partidos no han podido encontrar, (ninguno), ya que los éxitos los obtienen más que los grupos colegiados, alguna personalidad que logra arrastrar las simpatías y en su momento los votos, como Samuel García en Nuevo León, con el bono extra de la gran popularidad de su esposa Mariana y su modelo de comunicación, que guste o no les dio resultado y ahora juntos, esto también guste o no gobiernan el Estado,

Se vienen los relevos en las dirigencias de los partidos en Sonora, (de algunos de ellos), ¿ya sabrán qué tienen que hacer?, ¿qué decir?, ¿cómo decirlo? Y ¿a quién decírselo?, de no ser así, será muy cuesta arriba cumplir su objetivo que es como señalamos inicialmente llegar al poder, volver a él.

Parece que por lo menos nacionalmente los ciudadanos tenemos claro lo que no queremos, ese ya es un buen comienzo para que estos colectivos políticos busquen de nuevo el acercarse, pero lo van a tener que hacer, en condiciones nuevas, en un contexto diferente y en una realidad que nadie podía imaginar.

Con todo en contra, vuelvo a preguntar ¿qué buscan los partidos?, la respuesta sigue siendo simple en toda su complejidad, buscan el poder, porque el poder lo es todo y de no ser por esta búsqueda no tendrían razón de ser.

En principio llegar al poder, mediante una propuesta que sea congruente con su génesis o nacimiento (esto cada vez es menos común), aglutinando a su alrededor una serie de líderes (que cada vez son menos y no hay relevo en los mismos), actores sociales (cada día más activos) y ciudadanos (molestos). Para en su momento convencer y llevarlos a los puestos de poder mediante procesos democráticos (esto en el mejor de los casos).

Pero hoy, ante las circunstancias que vivimos, ante el desolador paisaje nacional e internacional que tenemos, en un mundo enfermo (por la pandemia), con creciente desempleo, violencia, migración, racismo y una gran cantidad de condiciones adversas al desarrollo, que no somos capaces de vislumbrar, ya que estamos muy ocupados en sobrevivir un día y otro más.

Entonces ¿qué buscan los partidos?

Administrar el caos, hundir el barco, buscar otras opciones, salvarnos, rescatarnos, mantener el rumbo, y pensando un poco más ¿a quién le hablan los partidos?, a su base ¿todavía existe eso?, a sus afiliados ¿Cuántos pueden ser?, a la sociedad, ¿los quiere escuchar?

Va de nuevo, el papa Francisco ha pedido a los ministros de la Iglesia Católica, buscar a los fieles, salir a su encuentro, algunos activos políticos parece que lo han entendido, observadores de la realidad que descifran cosas que otros no y han salido a buscar al ciudadano, que con razón los rechaza, les niega su tiempo e incluso los insulta, (en muchos casos con razón).

Descifrar y entender lo que puede convencer de nuevo a los grupos, a las multitudes o por lo menos a unos cuantos, parece que es algo que los partidos no han podido encontrar, (ninguno), ya que los éxitos los obtienen más que los grupos colegiados, alguna personalidad que logra arrastrar las simpatías y en su momento los votos, como Samuel García en Nuevo León, con el bono extra de la gran popularidad de su esposa Mariana y su modelo de comunicación, que guste o no les dio resultado y ahora juntos, esto también guste o no gobiernan el Estado,

Se vienen los relevos en las dirigencias de los partidos en Sonora, (de algunos de ellos), ¿ya sabrán qué tienen que hacer?, ¿qué decir?, ¿cómo decirlo? Y ¿a quién decírselo?, de no ser así, será muy cuesta arriba cumplir su objetivo que es como señalamos inicialmente llegar al poder, volver a él.

Parece que por lo menos nacionalmente los ciudadanos tenemos claro lo que no queremos, ese ya es un buen comienzo para que estos colectivos políticos busquen de nuevo el acercarse, pero lo van a tener que hacer, en condiciones nuevas, en un contexto diferente y en una realidad que nadie podía imaginar.

Con todo en contra, vuelvo a preguntar ¿qué buscan los partidos?, la respuesta sigue siendo simple en toda su complejidad, buscan el poder, porque el poder lo es todo y de no ser por esta búsqueda no tendrían razón de ser.