/ martes 13 de agosto de 2019

Salud y bienestar | El Insabi

El miércoles pasado, autoridades diversas del Gobierno federal, diputados y especialistas en políticas de salud nacionales e internacionales, iniciaron las discusiones sobre la viabilidad del Seguro Popular, programa que surgió en 2003 y que para muchos fue llamado: “El programa del milenio” debido a su eficiencia y efectividad y que el hoy presidente Obrador busca sustituir por el Instituto Nacional de Bienestar.

Durante el primer día de las audiencias públicas para discutir la creación del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, el secretario de Salud, Jorge Alcocer argumentó ante la Comisión de Salud, especialistas en salud y la oposición, que este financiamiento no logró la cobertura de enfermedades y reducción de gastos para las familias.

“La promesa de protección financiera no se cumple, ya que las personas deben pagar más o menos el 40% del precio con gasto de su propio bolsillo, lo que ocasiona en consecuencia la exposición del gasto familiar en gastos catastróficos y empobrecimiento repentino”, señaló.

Por su parte, Chertorivski, rechazó que el Seguro Popular no haya sido un modelo de financiamiento para las familias y expuso que cubre la mayoría de los casos de cáncer, especialmente para los de tipo infantil, mencionó: “Antes del Seguro Popular el 30% de los niños con leucemia, es decir 3 de cada 10 vivían, hoy gracias al financiamiento 7 de cada 10 sobreviven”.

El nuevo sistema de atención médica para quienes no cuentan con seguridad social, y que sustituirá al Seguro Popular, estará centrado en la atención primaria de la salud y en las redes integradas, que ya se han puesto en marcha en otros países, aseguró el secretario, sin embargo no mencionó cuáles ni los resultados. ¿Cómo implementarán el nuevo sistema? Durante la segunda mesa sobre la iniciativa para crear el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Alejandro Svarch, dijo que las redes integradas de salud, basadas en la atención primaria, tendrán una fuerte base territorial, con un elemento que va a ser de gran impulso para el modelo.

Un equipo que estará compuesto por un médico general, un médico familiar y servicio de enfermería. Es decir, describió todo lo que realizan los médicos pasantes, a los que se les pretendía retirar la beca. Cristina Laurell, subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sector Salud dijo: “No se puede hablar de cobertura universal cuando existen en el país 20 millones de personas sin servicios de salud y el gasto de bolsillo asciende a 45%”. ¿De dónde los sacó? Seguro Popular cuenta con cuadrillas y brigadas que se encargan de afiliar a toda población sin seguridad social, para evitar gasto, y hay estudios al respecto, que debería de leer. Ivonne Cisneros, titular de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, o sea, del Seguro Popular, dijo que: “Estará sustentada en un financiamiento solidario, con incrementos progresivos durante el sexenio, cuya fuente de financiamiento será el crecimiento económico derivado de la actual política nacional que ha implementado el Presidente”. Pero olvidó que el crecimiento fue de .1% y las estimaciones son de 2.3% para todo el sexenio. Muy por debajo de anteriores administraciones. A principio de año, Obrador prometió que en seis meses, con un presupuesto de 90 mil millones de pesos iba a reconstruir el sistema de salud.

El encargado era Germán Martínez, quien de salud no sabía nada, pero le hicieron creer que le darían una bolsa de decenas de miles de millones de pesos. No pudo, vino la realidad y renunció. ¿En que terminará la Salud del país? Por lo pronto sin vacunas hasta diciembre. Un crimen.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.

El miércoles pasado, autoridades diversas del Gobierno federal, diputados y especialistas en políticas de salud nacionales e internacionales, iniciaron las discusiones sobre la viabilidad del Seguro Popular, programa que surgió en 2003 y que para muchos fue llamado: “El programa del milenio” debido a su eficiencia y efectividad y que el hoy presidente Obrador busca sustituir por el Instituto Nacional de Bienestar.

Durante el primer día de las audiencias públicas para discutir la creación del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, el secretario de Salud, Jorge Alcocer argumentó ante la Comisión de Salud, especialistas en salud y la oposición, que este financiamiento no logró la cobertura de enfermedades y reducción de gastos para las familias.

“La promesa de protección financiera no se cumple, ya que las personas deben pagar más o menos el 40% del precio con gasto de su propio bolsillo, lo que ocasiona en consecuencia la exposición del gasto familiar en gastos catastróficos y empobrecimiento repentino”, señaló.

Por su parte, Chertorivski, rechazó que el Seguro Popular no haya sido un modelo de financiamiento para las familias y expuso que cubre la mayoría de los casos de cáncer, especialmente para los de tipo infantil, mencionó: “Antes del Seguro Popular el 30% de los niños con leucemia, es decir 3 de cada 10 vivían, hoy gracias al financiamiento 7 de cada 10 sobreviven”.

El nuevo sistema de atención médica para quienes no cuentan con seguridad social, y que sustituirá al Seguro Popular, estará centrado en la atención primaria de la salud y en las redes integradas, que ya se han puesto en marcha en otros países, aseguró el secretario, sin embargo no mencionó cuáles ni los resultados. ¿Cómo implementarán el nuevo sistema? Durante la segunda mesa sobre la iniciativa para crear el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Alejandro Svarch, dijo que las redes integradas de salud, basadas en la atención primaria, tendrán una fuerte base territorial, con un elemento que va a ser de gran impulso para el modelo.

Un equipo que estará compuesto por un médico general, un médico familiar y servicio de enfermería. Es decir, describió todo lo que realizan los médicos pasantes, a los que se les pretendía retirar la beca. Cristina Laurell, subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sector Salud dijo: “No se puede hablar de cobertura universal cuando existen en el país 20 millones de personas sin servicios de salud y el gasto de bolsillo asciende a 45%”. ¿De dónde los sacó? Seguro Popular cuenta con cuadrillas y brigadas que se encargan de afiliar a toda población sin seguridad social, para evitar gasto, y hay estudios al respecto, que debería de leer. Ivonne Cisneros, titular de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, o sea, del Seguro Popular, dijo que: “Estará sustentada en un financiamiento solidario, con incrementos progresivos durante el sexenio, cuya fuente de financiamiento será el crecimiento económico derivado de la actual política nacional que ha implementado el Presidente”. Pero olvidó que el crecimiento fue de .1% y las estimaciones son de 2.3% para todo el sexenio. Muy por debajo de anteriores administraciones. A principio de año, Obrador prometió que en seis meses, con un presupuesto de 90 mil millones de pesos iba a reconstruir el sistema de salud.

El encargado era Germán Martínez, quien de salud no sabía nada, pero le hicieron creer que le darían una bolsa de decenas de miles de millones de pesos. No pudo, vino la realidad y renunció. ¿En que terminará la Salud del país? Por lo pronto sin vacunas hasta diciembre. Un crimen.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.