/ lunes 23 de diciembre de 2019

Sin Medias Tintas | ¡3.2 mil millones!

Para representar el número 1 millón en el antiguo Egipto se utilizaba el jeroglífico de un hombre hincado con los brazos alzados en posición de alabanza. Hoy, en nuestra numeración arábiga se representa por un uno seguido de seis ceros, pero para reunirlo es probable el tener que hincarnos y alzar también los brazos.

Ahora imagínese 3 mil 241 millones. O se nos acaban las rodillas o el rezo deberá ser con más fervor.

Ese es el presupuesto de nuestra ciudad capital autorizado por el Cabildo y programado para el próximo año.

¿Debería alcanzar para tener una ciudad como la merecemos?

Creo que sí. Es mucho dinero. El secreto está en gastarlo correctamente.

Por curiosidad natural hice una pequeña revisión a la manera como el ayuntamiento realizó sus erogaciones en el 2019 y encontré algunos datos interesantes.

¿Cree usted que el ayuntamiento gasta bien el dinero que aportamos a través de los impuestos?

Veamos: De acuerdo con el clasificador del objeto del gasto, en el capítulo 1000 correspondiente a servicios personales, solo en sueldos se gastaron 1,375 millones de pesos, que incluyen 10,6 millones para gratificaciones de fin de año, 8 millones para estímulos y otra cantidad igual como bonos por puntualidad.

Del capítulo 2000 de materiales y suministros se gastaron 144.9 millones de pesos, de los cuales son interesantes los 96 millones gastados en combustibles, los 7.3 millones de pesos en alimentos para el personal en las instalaciones, los 6 millones en alimentación de personas en proceso de readaptación social y los 2 millones en materiales educativos.

En el capítulo 3000 correspondiente a servicios generales, la erogación fue de 627,4 millones de pesos, siendo relevantes los gastos de: 138,7 millones para alumbrado público; 18,4 millones para renta de edificios; 88,4 millones para renta de camiones de transporte; 20 millones para asesorías legales, contabilidad y auditorías; 26 millones por servicios informáticos; 10 millones para servicios de cobranza; 15 millones en comunicación social, 19 millones en gastos culturales; y 34 millones para capacitación.

En lo que respecta a los subsidios y transferencias del capítulo 4000, 333,9 millones fueron gastados. De esa cantidad, hay dos partidas más que interesantes: 20,9 millones de pesos para ayudas sociales a personas y 13,6 millones de ayudas sociales a instituciones sin fines de lucro.

En bienes muebles e inmuebles, integrados en el capítulo 5000, resaltan 54, 1 millones de pesos gastados en automóviles y vehículos, 5,9 millones en programas informáticos y 1.5 millones gastados en equipo aeroespacial… sí, aeroespacial; leyó bien.

De los 207,3 millones de pesos gastados en el capítulo 6000 de obras públicas, llaman la atención los 46 millones usados para pavimentación y los 43,3 millones usados en drenaje pluvial; pero lo más interesante es el gasto de 17,5 millones gastados en puentes y pasos a desnivel.

Para representar el número 1 millón en el antiguo Egipto se utilizaba el jeroglífico de un hombre hincado con los brazos alzados en posición de alabanza. Hoy, en nuestra numeración arábiga se representa por un uno seguido de seis ceros, pero para reunirlo es probable el tener que hincarnos y alzar también los brazos.

Ahora imagínese 3 mil 241 millones. O se nos acaban las rodillas o el rezo deberá ser con más fervor.

Ese es el presupuesto de nuestra ciudad capital autorizado por el Cabildo y programado para el próximo año.

¿Debería alcanzar para tener una ciudad como la merecemos?

Creo que sí. Es mucho dinero. El secreto está en gastarlo correctamente.

Por curiosidad natural hice una pequeña revisión a la manera como el ayuntamiento realizó sus erogaciones en el 2019 y encontré algunos datos interesantes.

¿Cree usted que el ayuntamiento gasta bien el dinero que aportamos a través de los impuestos?

Veamos: De acuerdo con el clasificador del objeto del gasto, en el capítulo 1000 correspondiente a servicios personales, solo en sueldos se gastaron 1,375 millones de pesos, que incluyen 10,6 millones para gratificaciones de fin de año, 8 millones para estímulos y otra cantidad igual como bonos por puntualidad.

Del capítulo 2000 de materiales y suministros se gastaron 144.9 millones de pesos, de los cuales son interesantes los 96 millones gastados en combustibles, los 7.3 millones de pesos en alimentos para el personal en las instalaciones, los 6 millones en alimentación de personas en proceso de readaptación social y los 2 millones en materiales educativos.

En el capítulo 3000 correspondiente a servicios generales, la erogación fue de 627,4 millones de pesos, siendo relevantes los gastos de: 138,7 millones para alumbrado público; 18,4 millones para renta de edificios; 88,4 millones para renta de camiones de transporte; 20 millones para asesorías legales, contabilidad y auditorías; 26 millones por servicios informáticos; 10 millones para servicios de cobranza; 15 millones en comunicación social, 19 millones en gastos culturales; y 34 millones para capacitación.

En lo que respecta a los subsidios y transferencias del capítulo 4000, 333,9 millones fueron gastados. De esa cantidad, hay dos partidas más que interesantes: 20,9 millones de pesos para ayudas sociales a personas y 13,6 millones de ayudas sociales a instituciones sin fines de lucro.

En bienes muebles e inmuebles, integrados en el capítulo 5000, resaltan 54, 1 millones de pesos gastados en automóviles y vehículos, 5,9 millones en programas informáticos y 1.5 millones gastados en equipo aeroespacial… sí, aeroespacial; leyó bien.

De los 207,3 millones de pesos gastados en el capítulo 6000 de obras públicas, llaman la atención los 46 millones usados para pavimentación y los 43,3 millones usados en drenaje pluvial; pero lo más interesante es el gasto de 17,5 millones gastados en puentes y pasos a desnivel.

martes 04 de febrero de 2020

Sin medias tintas | Terapia cavernícola

lunes 23 de diciembre de 2019

Sin Medias Tintas | ¡3.2 mil millones!

lunes 09 de diciembre de 2019

Sin medias tintas | Malas palabras

lunes 02 de diciembre de 2019

Sin medias tintas | El brazo de Dios

martes 19 de noviembre de 2019

Sin medias tintas | Carta abierta

Cargar Más