imagotipo

Contrapeso

  • Jesús Olivas

El hedor a huelga en la Unison

El hedor que salpica el nulo diálogo entre el Staus y la Rectoría en la Universidad de Sonora, evidencia que la huelga es casi inminente y que a nadie le interesa resolver el severo problema que se les viene encima.
Mire usted, ayer platiqué tanto con el líder sindical, Javier Quintanar y por supuesto con la otra parte, el rector Heriberto Grijalva, y fue es lo que se dedicaron.
Líder: “Tenemos más de un mes que no nos juntamos a platicar”.
Rector: “Es cierto, no nos hemos sentado porque las peticiones de ellos rebasan lo lógico”.
Líder: “No aceptaremos el 3.8 de aumento a salario”.
Rector: “Piden el 8%, nadie en el país da eso”.
En fin, la charla rodó en ese tenor, mientras Quintanar defendía los derechos sindicales sin tregua, Grijalva Monteverde se mofaba prácticamente del pliego petitorio que le endosaron los del Staus.
Y es que no veo por ningún lado un posible arreglo, y eso preocupa. Aunque el rector sostenga que el asunto se arreglará, ambas versiones no destellaron tintes claros de una intención de acercamiento, de debatir los términos medios.
Las trabas son el sueldo y las 146 plazas que exige de inmediato, lo que evidentemente no aceptará el rector. Es decir, ninguno de los dos le dio muestras de buena voluntad para resolver el problema, desgraciadamente los más de 30 mil alumnos corren el riesgo de no terminar su semestre en tiempo y forma.
Y aunque es cierto que el sindicato pide vasto, también lo es que el nulo acercamiento e intento de mediar las peticiones de parte de la Rectoría han provocado esa separación insana que terminará por dañar sólo a los estudiantes, no a los actores del conflicto.
Me quedó claro que mientras uno, (líder) exige lo que para ellos es indispensable, el otro (rector) insiste en que lo que piden es insano para las finanzas de la Máxima Casa de Estudios.Me quedo con una frase del rector.
“Es como si tu hijo te pide de regalo un Rolex, ¿se lo das?”, cuestionó.
Lo que me extraña y he escrito en otras oportunidades, es que Heriberto Grijalva se quiera despedir de su mandato de forma negativa, una huelga al final de su gestión representaría salir por la puerta trasera.
Y lo peor sería para el rector electo Enrique Velázquez, quien deberá enfrentar la situación sin deberla ni temerla a partir de su unción a partir del mes de junio.
Luego de estos destellos, me quedó claro que el “tiro” se volvió personal entre Staus y el rector, un enfrentamiento insano que vierte las diversas formas de demostración de poder, cada uno lo muestra, lo expone, se mofa del otro, azota el chicote. Mientras sea personal no tendrá arreglo.

Buen gesto de la mandataria
En Los Ángeles, California, la mandataria sonorense Claudia Pavlovich Arellano entregó un merecido, muy merecido reconocimiento por su trayectoria al gran “Toro”, Fernando Valenzuela, beisbolista que en los años 80 hizo vibrar a un país completo.
El nativo de Etchohuaquila Sonora, ahí pegadito a Navojoa, brilló intensamente con los Dodgers de Los Ángeles, y precisamente en esa ciudad estadounidense donde la Gobernadora tiene gira de trabajo, se reunió con el “Toro” para reconocerle su carrera.
Bueno, ahora sólo falta que el Estadio Sonora lleve el nombre de este pelotero legendario, considerado uno de los 4 deportistas más destacados e importantes en la historia de México, al lado de otros dos sonorenses, Julio César Chávez, Ana Guevara y el futbolista Hugo Sánchez Márquez. Imagínese usted si el parque de pelota no debe llevar el nombre de quien provocó la “Fernandomanía”.
Listo…Dios los bendiga, cuide y proteja…

Cualquier duda, aclaración o crítica: jessolfi@gmail.com @jessolfi_y