imagotipo

A fondo

  • Paulina Castro

Y dale con el transporte

No me extraña que en estos tiempos de “austeridad” pa’ unos, el tema del transporte vuelva a retumbar en las paredes de Palacio de Gobierno. Lo que sucede ahora y como en años anteriores, es que a concesionarios del transporte de Hermosillo se les debe una millonada, hablamos de la módica cantidad de 35 millones de pesos, a los cuales se les han estado pateando la bola, pero hoy ya es imposible trabajar con un adeudo tan majestuoso.
El día viernes, Jorge Muñoz, ex director de Sictuhsa y hoy concesionario, dijo en su visita pacífica a Palacio que las autoridades no han pagado un subsidio correspondiente a estudiantes y tarifas especiales, se habla de un retraso de tres meses y medio.
Otra vez, esta problemática entre Gobierno y concesionarios está dando de qué hablar. Mi pregunta sería, ¿Solamente los adeudos se están reflejando en este rubro o será que otras dependencias también están de “malapagas”? Sólo esperamos que los proveedores no estén sufriendo las de Caín.
En fin, los concesionarios fueron a buscar a las autoridades pero ¡Oh sorpresa! No están en Sonora, en estos momentos la mayoría anda por aquellos lares de Campos Elíseos, Masaryk en Polanco o Santa Fe degustando o de shopping, perdón quise decir, preparándose para la Asamblea del PRI Nacional.

Vergüenza de carreteras
Coincidiendo con varios amigos en redes sociales, qué vergüenza de carreteras tenemos en Sonora, hasta cierto punto agradezco que las casetas estén tomadas por manifestantes.
¿Cómo es posible que paguemos por tramos de eterna reparación y por muertes seguras? Qué dramático se lee pero es cierto, antes de circular por el Estado vale más echarse tantita agua bendita y orar un Padre Nuestro y si se puede un Ave María o sí usted es más precavido le recomiendo el Rosario entero.
No es posible que jamás hayamos visto nuestra emblemática Cuatro Carriles terminada, debemos y exigimos tener carreteras dignas como las de estados vecinos.
Es una burla que el delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte esté publicando en Twitter que nuestras vialidades estatales son de primer mundo. Lo invito a que viaje al Sur de Sonora por la carretera que va de Navojoa hacia Los Mochis y dígame si no le tiembla el volante.
Nuestras autoridades deberían de ser un poco más humanas y solidarias con los choferes que transitan por esa zona, es un tramo “carretero” sin acotamiento, miles de bordes y una inclinación de casi 90 grados por los lados. ¡Es un martirio viajar por ahí! Pero lo peor aún, entrando al Estado de Sonora por Sinaloa el recibimiento en Estación Don es de vergüenza. Un campo minado en el que nuestras autoridades sanitarias y Ejército están inspeccionando los vehículos y si les preguntas por qué la estación está en esas condiciones, con la mirada agachada contestan que los tienen en el olvido.
No hay que chambear por donde pasa la suegra, no hay que decir que todo está bien, es de sabios reconocer lo que está mal y que Dios no quiera que esto comience con una tragedia.

Paulina Castro. Lic. en Periodismo y maestra en la Universidad Kino.
@PauliieC