imagotipo

Andanzas | Homofobia, segundo debate y guerra de encuestas

  • Marcela Alvarado

La Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó eliminar la homosexualidad de la lista de padecimientos mentales el 17 de mayo de 1990.

Han pasado 28 años y sigue la discriminación hacia la comunidad LGBT, lo mismo que el estereotipo que la asocia a promiscuidad y enfermedades de transmisión sexual.

Al igual que sucede con otros grupos de la sociedad, como los indígenas, los adultos mayores, las mujeres, las niñas y niños, en México no hay garantías plenas de facto para el goce total de los derechos humanos, ya por ignorancia o por privilegiar una visión conservadora por encima de la igualdad que establece nuestra Constitución Política.

Desde 2004, el 17 de mayo se conmemora a nivel mundial Día contra la Homofobia y Transfobia, que en México se instituyó como “Día de la Tolerancia y Respeto a las Preferencias” en el sexenio de Felipe Calderón en 2010 y fue modificado en 2014 ya con Enrique Peña Nieto, para quedar en “Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia”.

Las tres coaliciones de partidos políticos y las dos candidaturas “independientes” por la Presidencia de la República se la han pasado con posturas tibias frente a la exigencia de la comunidad LGBT. Al no querer confrontarse con los grupos de las distintas religiones, optan por lugares comunes al referirse al matrimonio entre personas del mismo sexo como el “voy a respetar la ley, lo que ya decidió la Suprema Corte de Justicia”.

Pero nadie se atreve a ponerse del lado de estas personas que también pagan impuestos y también son mexicanos y mexicanas y merecen las mismas oportunidades que los heterosexuales.

 

Segundo debate presidencial

El segundo debate presidencial tendrá lugar en Tijuana, Baja California, el 20 de mayo, con un formato distinto al primero. Estarán presentes 42 electores que se supone todavía no han decidido su voto, quienes podrán hacer preguntas a los candidatos, además de los moderadores.

La temática esta ocasión será comercio exterior e inversión; seguridad fronteriza y combate al crimen transnacional; y derechos de los migrantes.

Hay quienes creen que el abanderado priista José Antonio Meade podrá lucirse, al haber sido titular de Relaciones Exteriores en la primera mitad del sexenio de Peña Nieto. ¿Será?

Por cierto, a diferencia del candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, quien contó con una afluencia de más de diez mil personas en un mitin en Tijuana el 15 de abril, Meade tuvo un solitario evento con la playa al fondo, desde donde dio un discurso como los que acostumbra: plano, gris, sin fuerza.

A reserva de abundar en recientes estudios de opinión en otras entregas o desde mi cuenta de Twitter, la tendencia se mantiene igual, con AMLO en primer lugar hacia la Presidencia, un promedio de 4.5 de cada 10 ciudadanos votarían por él, mientras 2.2 lo harían por Ricardo Anaya y 1.8 por JAM.

Hay una guerra de encuestas, donde es clara la estrategia del panista por tratar de generar una percepción de que está a un tris de alcanzar a López Obrador o de que ya le dio la vuelta. Un escenario que se antoja si no imposible, al menos sí muy difícil a poco más de seis semanas para el “día D”.

Hasta el próximo miércoles.

 

Maestra en Ciencias Sociales con especialidad en Políticas Públicas por El Colegio de Sonora y Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora.

Twitter: @AlvaradoVMarce