imagotipo

Archivo confidencial | EPN, cumplió con el protocolo

  • Armando Vásquez Alegría

La naturaleza propia del “tapadismo” en Sonora obliga a que el Presidente de la República, primero, una vez que haya designado a su sucesor, salga de los focos mediáticos para dejar que el aspirante brille con luz propia.
Debe replegarse completamente para que no ocurra la posibilidad de un doble poder, como aconteció con Salinas y Colosio donde el primero, se percibía, no alejaba su deseo de plenipotenciario lo que ocasionó que aun iniciada la campaña, hubiera suspirantes como Camacho Solís, que manejaban sus movimientos y ello repercutía directamente en el sonorense de agreste destino que todos conocemos.
EPN no dejó que hubiera equivocaciones, siguió el ritual perfeccionado por años “dedazos” salvo el caso de Salinas, de allí que se atrevió a destantear a la opinión pública al prácticamente alejar del pópulo cuando dijo que no nos equivocáramos, que los elogiados podían no ser los ungidos. Alejó pues su dedo, cosa que no hizo Salinas y su soberbia.
La figura de Pepe Meade en este caso cuenta con esas reglas básicas de cuidado de no ser ligado directamente a una figura presidencial opacadora, remember Salinas, de tal manera que es quien ahora hace y deshace, es el nuevo hombre en el poder, muera el rey, viva el rey, es con quien negocian todas esas fuerzas que manejan este país.
Será el sereno, pero como se ha escrito, Enrique Peña Nieto, de los dinos juveniles, le entiende muy bien a esto, sin duda alguna, tan es así que incluso hasta eventos como el del pasado 1 de diciembre cuando rindió un informe a la nación, prácticamente pasó desapercibido.
Incluso, la serie de cambios que se mencionan en su gabinete tienen en su eje central a Meade, pues ya se maneja la salida de Aurelio Nuño de la Secretaría de Educación Pública para irse a coordinar su campaña enviando el mensaje en redes con pocas palabras mediante un twitt que Meade tituló “compartiendo trayecto”. Dejó el twitt más de ocho horas de principal, como para dejar el mensaje claro.
Para sustituirlo en la SEP se menciona a la secretaria general del PRI, Claudia Ruiz Massieu, entre otras figuras.
Si Nuño es el coordinador de la campaña por la Presidencia, un 80% de quienes integren la maquinaria de trabajo, estará sin duda alguna integrada por la gente que le trabajó en su momento a Enrique Peña Nieto cuando fue candidato y el resto, de esos cientos de personajes, por supuesto que serán gente de Meade.
Claro que deberán ser gente probada que funcionó adecuadamente y en este tenor no pierda de vista a Ernesto de Lucas quien sí, volará muy alto al igual que Toñito Astiazarán. Ya no se trata de amistad o cercanía, característica cumplida, sino de efectividad.
Otro de los puntos interesantes en esto de la designación de Meade es que ninguna de las acciones del gabinete, incluyendo las decisiones presidenciales, podrán ser realizadas sin pasar antes por la mesa de construcción en la cual los intereses de Meade son primero, razón por la cual incluyendo un supuesto gasolinazo a inicios de año, deberán posponerse allende el primero de julio de 2018.
El cuidado de Meade sobrepasará incluso hasta la firma del Tratado de Libre Comercio en el sentido de que los acuerdos que puedan suscitarse deberán llevar el visto bueno de Pepe Toño, más que el del Presidente pues todo el aparato de gobierno está a su disposición, incluyendo por supuesto los convenios publicitarios que es lo que más les duele a sus contrincantes que no cuentan con esta gran herramienta que no podrá ser fiscalizada.
De hecho, las giras del Presidente se verán limitadas de tal forma que ya se habla de que Meade vendrá a Sonora en este o el próximo mes en una precampaña solitaria en la cual viene a amarrar compromisos políticos que estaban sujetos pero hacía falta ponerles nombres y etiquetas.
Claro está, uno de esos es la nominación pública, porque interna será en estos días, de la terna al Senado que quedará sin duda alguna en Sylvana Beltrones y Pano Salido.
La figura de Manlio Fabio Beltrones tendrá más fulgor pues cuando terminó el ungimiento de Meade, el sonorense se fue a comer con Ricardo Monreal y Carlos Lozano mientras el resto se iba a festejar. No tiene Meade muchos operadores de primer nivel (¿deme un nombre?) para que le pavimente el camino a los grandes acuerdos cupulares.
Por eso hay ocasiones en las que sospecho que esas declaraciones moja pasiones como la de AMLO en relación a darle amnistía a los capos de la droga, obedece a todo un manejo de gente cercana al tabasqueño quien no tiene un pelo de pendejo y entonces, ¿por qué salió con una a estas alturas que de seguro le quitó unos cuantos puntos en su cima y los cachó Meade en las encuestas?
Se requiere un tejido muy fino, la especialidad de Manlio quien seguirá en primeros planos a diferencia del resto de los integrantes del gabinete, incluyendo Osorio Chong quien se convertirá en suplemento, no en complemento. Claro que también será un operador de allí su comida con el queteco, pero si tomamos en cuenta que deberán llegarse a acuerdos en los que la figura presidencial –EPN–, estará en juego, claro es que el aún secretario de Gobernación (a quien se le menciona para ocupar el PRI), no es el adecuado.
Un hecho queda muy claro, EPN supo hacer bien el traspaso, tan es así que veremos en los próximos días decembrinos su nombre y el de su familia en actos más sociales, humanos y con una intensidad menor.
En fin, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en administración pública y privada.
Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com
Twitter: @Archivoconfiden