imagotipo

Bienestar y Salud |Hablemos de Paperas

  • César Álvarez

A propósito de “paperas”, vamos a hablar esta semana de ella, para conocer un poco más y despejar dudas; ya que a  pesar de las altas tasas de vacunación con la vacuna triple vírica, la parotiditis epidémica (paperas) continúa siendo una enfermedad endémica en todo el mundo y se sigue observando actualmente en nuestro país, con picos de incidencia cada 2-5 años.

La parotiditis es una infección viral aguda que produce la inflamación de una o más glándulas salivales, fundamentalmente, la parótida que se encuentra a nivel de los “cachetes”.

Esta enfermedad es de distribución mundial. En las zonas templadas, el invierno y la primavera son las estaciones de mayor incidencia.

La parotiditis o paperas es una enfermedad prevenible por vacunación que fácilmente puede confundirse con afecciones producidas por diversos virus, desde un cuadro gripal hasta SIDA, tumores malignos o infecciones por lo que el médico debe indagar en interrogatorio así como realizar una adecuada exploración para establecer un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Por su elevada incidencia, la Organización Mundial de la Salud la ha denominado “parotiditis endémica” y en México está sujeta a vigilancia epidemiológica.

El virus se propaga a través de gotitas de saliva transportadas por el aire, objetos contaminados por saliva y posiblemente por la orina.

Afecta indistintamente a hombres y mujeres, principalmente durante la infancia; pero también se presenta en adultos.

A pesar de las altas tasas de vacunación con la vacuna triple vírica, la parotiditis epidémica (paperas) continúa siendo una enfermedad endémica en todo el mundo y se sigue observando actualmente en nuestro país.

El periodo de contagiosidad abarca desde 7 días antes de la inflamación de la parótida hasta 9 días después (con un pico máximo entre 2 días antes y 4 después del comienzo de la enfermedad, que es cuando al paciente se le considera potencialmente contagioso).

La vacuna triple viral induce inmunidad activa contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis, se aplica por vía subcutánea antes del primer año de vida y una segunda dosis a los 15 meses de edad, brinda protección por varios años; pero no para toda la vida, motivo por el cual en la actualidad la parotiditis se presenta en adultos y con cuadros controlados.

Además de la vacunación, la prevención se realiza a través del aislamiento de los pacientes a efecto de evitar el contacto con las gotas de saliva y objetos infectados.

Los enfermos no deben acudir a centros educativos y lugares de trabajo (y si están hospitalizados, mantener aislamiento respiratorio) hasta pasados 4 días desde el inicio de los síntomas.

El personal de salud debe conocer a fondo todo lo referente a los brotes epidémicos de parotiditis que estamos sufriendo en nuestro país, ya sea en epidemiología, clínica, diagnóstico y tratamiento de la parotiditis, como a las medidas preventivas a adoptar ante un brote epidémico, que conlleva estrategias epidemiológicas.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.