imagotipo

Contrapeso

  • Jesús Olivas

Sin respuesta de Luis Iribe

La problemática del hoy, enfrentamiento entre taxistas “tradicionales” y choferes Uber, se gestó cuando la Dirección de Transporte no puso las reglas claras y dejó entrar al transporte privado sin averiguar de qué se trataba y cómo funcionaba su servicio.

Al parecer pensaron que sería algo pasajero, que no crecería, y que la idiosincrasia hermosillense se encargaría de aniquilar las ganas de seguir trabajando a los Uber.

Su buen servicio, automóviles de muy buenas a excelentes condiciones, sobre todo, el cobro por kilómetro recorrido que arroja un total extremadamente barato, cambiaron la percepción de los usuarios, y su calificación y aceptación creció tanto que ahora las autoridad lo sabe cómo controlar el conflicto.

Mire usted, los argumentos esgrimidos por uno de los sindicatos de taxistas son válidos, tanto como que la empresa Uber está violando la ley del transporte en un punto muy importante, y es que el reglamento dice explícitamente que el servicio no deberá contar en efectivo, y desde que lo están haciendo se volvió desleal y poco equitativo.

Me explico; para el señor Hernández Uber entró al mercado sonorense con la premisa de atacar el mercado que ellos no pueden, a todos aquellos clientes que no traen efectivo y que por medio de su tarjeta de crédito o débito necesitaban otro medio para transportarse, lo que tiene sentido.

Uber decidió empezar a cobrar en efectivo, violando uno de los acuerdos a los que llegaron luego de reuniones con Iribe, un director que ha optado por lavarse las manos como Soponcio Pilato.

En otros temas, Carlos Bartolini, chofer Uber, hizo sus comentarios siempre enfocado en el buen servicio que ofrecen, recalcó que mientras la gente lo pida ellos seguirán trabajando.

Y es que comentó que, hasta hoy, ninguna autoridad se le ha acercado para negociar o convenir reglas que les permitan trabajar dentro de la ley, y eso de verdad preocupa pues, más allá de que la empresa además es holandesa y les importa poco lo que suceda en Hermosillo, la vocera local tampoco está autorizada para resolver nada.

Por lo tanto, lo más sano sería que los choferes Uber se pusieran a las órdenes del Estado para regularizar su servicio.

Y es que, en lo personal, y mi recomendación definitiva, es que mientras los taxistas “tradicionales” no se pongan a la altura de los Uber en cuanto a servicio, limpieza, comodidad y sobre todo, precio, seguirán pidiendo Uber.

Aunque, insisto, deben estar dentro de la ley, pues la anarquía no hace bien en ningún sentido, esperemos que Luis Iribe los busque y les tenga lista una propuesta para encauzarlos y se les permita caminar el sendero de la legalidad por el bien de los hermosillenses.

Pues la competencia siempre será buena, el confort donde se plantaron los taxis hizo a muchos de ellos groseros, dejaron caer las unidades hasta convertirlas en verdaderas chatarras y sobre todo se sentían con la autoridad de cobrar lo que les viniera en gana.

Con la cuña que representa Uber, ya se habla de taxímetros, lo que vendría a darle un giro a la competencia, al menos en lo económico, pues deberán mejorar también en comodidad y rapidez.

Como siempre, usted, su servidor, somos los que decidimos, pero lo que sin duda nos beneficiará como usuarios es la competencia; una competencia sana, pareja, pero sobre todo leal y dentro de la ley.

Sólo falta que Luis Iribe se ponga a trabajar y resuelva de una vez por todas la problemática, pues ya se ha llegado hasta a empujones e insultos, y si sigue en el descontento no se ve lejos un problema mayúsculo, incluso golpes y lesiones. Usted decide qué taxis elegir…


Mal Galván

La pregunta es: ¿cómo exigen lo que ellos aprobaron? Y es que en rueda de prensa el presidente del PAN en Sonora le exigió a su similar priista que los diputados federales busquen mecanismos para que se regule en el tema del “gasolinazo”, lo que a todas luces evidencia una doble moral panista. Los tintes políticos están nítidos y el oportunismo a brilla con intensidad.

Galván debería quedarse callado ante el tema, pues es claro su doble discurso y atenta contra un mandato serio, responsable e inteligente.

Lo que nunca dijo en su rueda de prensa es qué están haciendo sus legisladores federales, pateó el balón a la cancha priista sin comprometerse de verdad a hacer algo que cambie el rumbo de la alza a los combustibles.

Para exigir hay que poner el ejemplo, y David no lo hizo, pues con esas marchas que han organizado ponen en evidencia el sesgo político que están buscando.

Listo… Dios los bendiga, cuide y proteja…

Cualquier duda, aclaración o crítica

jessolfi@gmail.com

Twitter @jessolfi_y