imagotipo

Corren rumores

  • Hilario Olea

Las uñitas que mueven la cuna

Harto sospechoso… Bien dicen que el diablo los hace y ellos se juntan. El caso es que en los últimos días se están registrando algunas acciones muy sospechosas, porque están bien planeadas, con objetivos claros y mucha perversidad de crear un ambiente de intranquilidad en el Estado.

Por ejemplo, están moviendo enfrentamientos a tiros en las redes sociales diciendo qué pasó en alguna ciudad de Sonora. El último fue un video de una balacera que dicen pasó en Nogales y fue en Honduras. Claro, de ahí se viene la trolliza para acusar a las autoridades de no hacer nada.

Lo mismo que con la foto de una niña española que sacan que es de Hermosillo y se robaron en Loma Linda hace unas horas. Pero esa es una simple guerrilla en la red. Lo otro es más que interesante.

Guerra de guerrilla… A sabiendas de que se pueden dar tiros de precisión para luego darles vuelo en las redes sociales y en algunos medios, se están orquestando cosas interesantes. Ahí están las manifestaciones del grupo No al Gasolinazo.

No me refiero al movimiento ciudadano, sino al grupo que lo tiene controlado. Sus peticiones son absurdas y sus actos agresivos en el Congreso del Estado van buscando provocar y salir en la foto.

Incluso gente como Patricia Duarte reconoce que están infiltrados y Rosa María O’leary que se ha vuelto “un
cagadero”.

Hasta ahora no les ha funcionado la provocación. Luego, aparece un grupo reducido de yaquis que se pone a cobrar cuota en la cuatro carriles.

Todas las autoridades tradicionales los han desconocido. O sea que alguien con uñitas los está moviendo, igual para provocar y para la foto.

También el grupo de conductores que está tomando por asalto gasolineras para cargar combustible y luego hacerla de tos de que no pagarán el
impuesto.

Llegan en grupos de 20, hacen plantón, gritan y amenazan. Y lo mejor, retan a la policía a que los levanten. Para ello traen abogados listos para entrar al quite.

El ataque de los ricos… A esto hay que sumar el ataque directo de Coparmex, la llamada CNOP del PAN, en voz de Marcelo Meouchi Tirado, justo cuando se lleva a cabo la Cumbre Sonora y el Alamos Alliance.

Sumen a esto una rara rebelión de taxistas que aparecen de quién sabe dónde, y la mayoría son de las concesiones otorgadas en tiempos de Roberto Romero y Prisciliano Meléndrez.

Igual todo esto puede ser mera coincidencia y decir que la raza está hasta la madre. Pero como que son muchos, muy seguido, muy armados y además, bien respaldados por estrategias de comunicación. Por eso es cuando uno se pregunta quiénes serán las uñitas que están moviendo la cuna.

Ah, se me pasaba, a esto hay que sumar el boicot directo del PAN en contra de la concesión del alumbrado público de Hermosillo y la campaña en contra del funcionamiento de la planta tratadora de aguas negras.

Con qué objetivo… Si se supiera a ciencia cierta quiénes son, pues se sabría entonces más o menos qué objetivo persiguen. Porque no creo que sea una simple estrategia de oposición política. Esto como que va más allá.

Como que de alguna manera es crear algún tipo de conflicto aprovechando el malestar social para luego tener con que negociar. ¿Pero negociar con qué y para favorecer a quién?

Es obvio que de entrada todo apunta al padrecismo, porque es su modus operandis. Tienen todos los ingredientes: perversidad, dinero, manejo de trolles y además manejan mentiras que es un contento. Pero es obvio que esto deberá salir a la luz porque, hasta eso, les gusta firmar sus travesuras.

No anda en burro… No cabe duda que el miedo no anda en burro, y como prueba es el anuncio de la Secretaría de Hacienda de que analiza la posibilidad de mantener los mismos precios de los combustibles.

Claro, para que los mexicanos comprendamos el “tremendo sacrificio” del Gobierno federal nos dicen que es una amenaza para la inflación y las finanzas públicas debido a que se tuvo un impacto de mil 200 millones de pesos. Obvio que este churro nomás son pocos los que lo van a creer.

El caso es que la están pensando no dos, sino 100 veces antes de aventarse un tiro que pueda terminar por hundir al gobierno de Enrique Peña Nieto y de pasada a su partido, que ya está más que hundido, aunque todavía no toca fondo. O sea, que se puede ir más para abajo.

Más inversión de la Ford… Sin duda que este jueves fue de buenas noticias para el Estado, pues la empresa Ford confirmó que no sólo no se va de Hermosillo y de México, sino que anunció que habrá más inversiones.

Ampliación de su línea de producción en la planta local y además la construcción de nueva planta para la fabricación de motores diésel, que junto con la planta de Irapuato, Guanajuato, representarán una inversión de 2 mil 500 millones de dólares, según declaró el propio Gabriel López, presidente y director de Ford México.

Es obvio que esto no le va a gustar nadita de nada al amigo del chuchuluco, pero negocios son negocios, y lo que ofrece nuestro país imposible que lo pueda ofrecer la mano de obra gringa.

Se volaron la barda… Ahora sí que la delincuencia le faltó totalmente el respeto a la Policía Municipal al robarle los focos y tratar de llevarse los aparatos de refrigeración de la caseta de vigilancia que está en la colonia Carmen Serdán.

Aprovecharon que no había guardia y, sobre todo, que saben perfectamente que no hay vigilancia de patrullas en la zona para limpiar de focos el lugar y hacerle la lucha para tratar de sacar uno de los aparatos de refrigeración. Ya se imaginarán cuándo llegaron los agentes que les toca turno en ese lugar.

Solamente faltó que hubieran dejado un mensaje de burla. Esto es similar a cuando les llenaron de grafitti la comandancia Sur en Villa de Seris. Ahora sí que la policía tiene que hacer algo para que les tengan respeto.

En fin, lo bueno es que hoy, hoy es un sabroso….¡¡¡VIERNES!!! y tiende a ponerse mejor.

Por eso no olviden lo que decía don Pancho León, no cabe duda que entre más alto suben, es que llevan mucha aviada. Sale.