imagotipo

El faro | Valor vs precio

  • David A. Martínez

El precio es un dato de dominio público y es el costo de la elaboración del servicio o producto en el mercado.

En cambio, el valor a diferencia del precio, es imposible de calcular con exactitud, ya que el valor es lo que está dispuesto a pagar el consumidor por dicho producto o servicio.

El precio es la cantidad necesaria de dinero a pagar para adquirir un determinado bien, producto o servicio que se ofrece en el mercado. Por lo regular suele ser una cantidad monetaria, que se requiere para que se genere una operación (transacción económica), el precio tiene que ser aceptado por los compradores y vendedores (tabuladores, aranceles y cotizaciones). Por ello, el precio es un indicador de balance entre los consumidores y vendedores cuando compran y venden bienes, productos o servicios (Ley de la oferta y la demanda).

  El precio también se estima por las necesidades que tienen las personas de consumir un producto y por sus preferencias. La variable del precio es fundamental para la compra-venta, permitiendo que las personas puedan desarrollarse y poder vivir de acuerdo a sus necesidades, por tanto, es en cierta medida, un indicador no sólo económico sino también social que mide el estado de bienestar de una comunidad.

El precio permite indicar a los compradores la cantidad de producto que desean comprar y a los empresarios determinar la cantidad de producto que deben producir.

Por otro lado, el valor es algo totalmente diferente, ya que cada persona le fija distintos atributos a un producto o servicio y eso hace que su percepción de valor sea menor o mayor por el producto o servicio.

Cuando se habla de valor en el contexto empresarial se pretende generar un clic inmediato con el comprador, crear esa experiencia instantánea por el producto o servicio para que esté dispuesto a comprar lo que se ofrece y a no discutir el precio, ya que el comprador considerará que lo que se ofrece es una solución que para él o ella y tiene un valor significativo independientemente al costo de producción.

Contrario al precio, el valor no depende de la oferta y la demanda, sino de las perspectivas del comprador, el valor es cuantificable, pero de modo subjetivo, toda vez que cada persona otorgará un valor diferente a un producto o servicio según sus perspectivas.

Ante lo anterior, se puede concluir que para ganar más dinero habría que crear primeramente un producto o servicio de más valor para el cliente, luego entonces, las personas estarían predispuestas a pagar el costoso precio del producto o servicio.

A un empleado se le ofrece más dinero por trabajar horas extras y éste rechaza el trabajo porque el precio por generar más dinero implica estar menor tiempo con su familia, él está priorizando el tiempo antes que el dinero por el valor que tiene el hecho de pasar más horas con su familia.

Por lo tanto, a la próxima que se vea en la necesidad de adquirir un producto o servicio, no se fije en el precio, sino en el valor del mismo, es decir, en lo que puede aportar a sus vidas.

Para el hombre que ocupa la tercera posición en la lista de hombres más ricos del mundo, Warren Edward Buffet, inversor y empresario estadounidense, el precio significa lo que pagas y el valor es lo que recibes.

David Martínez Aguirre. CEO RMR Innovación Disruptiva.

Correo: david@rmr.mx