imagotipo

Lo digo como es | Suma adeptos iniciativa para registrar carros chuecos

  • Soledad Durazo

Recientemente fue inaugurado un albergue en Hermosillo para niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados.

En la reunión con el Presidente electo, la gobernadora Pavlovich propuso un fondo de apoyo para esta población que se encuentra de manera particular en la frontera Norte de nuestro país, de forma tal que la reunión en la que asistían sus homólogos de esta región, fue sin duda el marco propicio para reforzar éste tema que de alguna manera forma parte de la cartera de asuntos internacionales que tiene a su cargo la mandataria estatal en la Conago. Hay pues tema en agenda.

La coordinación de esfuerzos y la colaboración entre quienes toman decisiones, más allá de los colores partidistas que representan, es el reto que el día a día plantea a gobernantes cada vez más observados y evaluados por una ciudadanía crítica y exigente.

Cumpliendo con uno de sus compromisos de campaña, la senadora Sylvana Beltrones presentó su iniciativa para el registro de los carros chuecos. La acción, nos dice, recibió el respaldo de sus homólogos de la frontera Norte y en general de otras fracciones entre ellas del PAN, como Josefina Vázquez Mota.

La restricción que contempla la iniciativa es para carros de lujo, deportivos y convertibles; tampoco considera carros que tengan un valor superior a los 12 mil dólares y que puedan transportar hasta 10 personas.

También contiene el 1% del valor del vehículo como impuesto para su registro y con ese ingreso formar en cada entidad un fondo que se destine a la mejora del transporte público lo cual vendría a redondear el tema de movilidad con la regulación por un lado de tantos carros chuecos y el deterioro en que se encuentra el servicio del transporte.

La iniciativa ha sido turnada a la Cámara de Diputados como revisora y una vez votada habrá de regresarse a la de origen.

La cultura de respeto y cuidado hacia los animales, indudablemente ha cobrado fuerzas en nuestra comunidad.

No ha sido gratis; mucho han tenido que ver las agrupaciones que desde la sociedad civil hacen visible estos temas hasta llevarlos como es el caso de Sonora, a las leyes.

Asociaciones animalistas, llaman la atención hacia otro aspecto que no es menor por más incómodo que resulte: los casos de zoofilia que se han registrado en Hermosillo.

Nada nuevo, por cierto, pero ahora creo que hay una evolución social que nos permite ubicarlo más en el terreno de la salud pública que en el de acciones pecaminosas en las que cada quien responde por ellas o el rito de iniciación para la vida sexual.

Uno de los casos documentados de zoofilia, se registró en la colonia La Cholla. Un sector por cierto, que reclama una mirada más fija de las autoridades y sobre todo acciones eficaces.

La zoofilia es un trastorno mental que de ser animales las víctimas, puede pasar a los humanos y evidentemente las niñas y niños son quienes más están en riesgo mayor.

Por estas razones, así como se luchó por castigar el maltrato a mascotas y animales en general, también se ha integrado a la ley recientemente aprobada la zoofilia como acto prohibido por considerarse cruel hacia los animales (Artículo 12, fracción XIV).

Los restauranteros aglutinados en la Canirac levantan la voz en señal de protesta ante la iniciativa ley que prevé prohibir el uso de popotes de plástico en Sonora.

Buscarán evitar que dicha ley se publique anuncia el ingeniero Rubén López, vicepresidente de Canirac en Sonora, al señalar como exagerada las multas superiores a un millón de pesos que contempla y cuestionar también que se considere los popotes antes de otros productos más contaminantes. “Los restauranteros no fuimos consultados para conformar esta ley”, reclama.

Web: www.soledaddurazo.com

Twitter: @SoledadDurazo