/ viernes 28 de julio de 2023

Chalecos “traducen” música para los sordos

En un reciente concierto en el Lincoln Center de Nueva York, algunos asistentes se pusieron estos dispositivos con 24 puntos de vibración que "traducían" la música que tocaba la orquesta

Los violines reverberan en la caja torácica, el violonchelo y el bajo se sienten un poco más abajo, las trompas en los hombros y, muchas veces, los solistas en las muñecas.

Esa es una de las formas en que el experto en audio Patrick Hanlon programa los trajes hápticos, diseñados para que los sordos o personas con problemas de audición puedan vivir la experiencia de la música sin oírla.

Puede interesarte: De Lady Gaga a Paul Mccartney, los mejores duetos de Tony Bennett

En un reciente concierto de música clásica en el Lincoln Center de Nueva York, algunos asistentes se pusieron estos chalecos inalámbricos con 24 puntos de vibración que "traducían" la música que tocaba la orquesta.

"Involucra al cuerpo", dice Hanlon antes del espectáculo, ofreciendo a los asistentes una "experiencia envolvente en 3D a través de las vibraciones".

Hanlon es cofundador de Music: Not Impossible, una rama de Not Impossible Labs, que emplea tecnología para intentar paliar las barreras sociales, incluidas las que rodean a la discapacidad.

Hasta ahora, las personas sordas o con dificultades auditivas recurrían a otros métodos para disfrutar la música en vivo, como poner las manos en los altavoces o sujetar un globo para sentir las vibraciones en las yemas de los dedos.

Cortesía | AFP

El objetivo de los chalecos, junto con bandas en las muñecas o los tobillos, es permitir una experiencia corporal completa, creando sensaciones que reproduzcan los sentimientos que puede evocar la música.

"Nadie espera que sea tan atractivo", dice Hanlon sobre los chalecos. Pero "cuando ves los ojos de la gente, es mágico", añade.

Para Jay Zimmerman, un compositor que perdió la capacidad auditiva por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, los chalecos son un ejemplo de nueva tecnología que ofrece más flexibilidad y dinamismo de lo que había hasta ahora.

"Mi esperanza es que podamos lograr que los niños sordos vivan experiencias con vibraciones y materiales reales, para que empiecen a construir esta biblioteca de memoria auditiva, aunque no sea auditiva a través de sus oídos, pero con sensaciones diferentes", asegura.

Una inmersión

El Lincoln Center, el prestigioso complejo del Upper West Side de Manhattan, empezó trabajando con Music: Not Impossible en 2021, tanto para los espectáculos de orquesta como para su serie de conciertos al aire libre.

En su colaboración más reciente se ofrecieron 75 chalecos durante el concierto al aire libre de la Semana de las Artes Coreanas, en el que se interpretó música folclórica coreana y el Concierto número 2 de Mozart.

Liza Fiol-Matta fue una de las asistentes, y aunque no tiene problemas auditivos, estaba intrigada con esta tecnología.

Las personas con discapacidad auditiva y visual al no tener dos de sus sentidos activos, los restantes se agudizan y es por medio del olor natural de las personas o el perfume que usan que los identifican / Foto: Ilustrativa | Pixabay

"Me encanta la idea de la inmersión, de toda experiencia inmersiva. La música se produce a muchos niveles diferentes", dice.

Flavia Naslausky, responsable de negocio de Music: Not Impossible, describió cómo durante las primeras pruebas, Mandy Harvey -una cantante que perdió la audición tras una enfermedad- fue capaz de igualar el sonido de la música tras sentir la vibración que la traducía.

"Fue entonces cuando supimos que estábamos en lo cierto, porque si alguien que no oye puede igualar esa nota con una vibración... estamos en la dirección correcta", señaló Naslausky.

Los chalecos de esta compañía no se limitan a un tipo de música. Hanlon explica que se pueden ajustar los puntos de vibración para adaptarse al ambiente de un espectáculo, desde el rock hasta la música disco o cualquier otro estilo.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Estos chalecos ya se han utilizado en conciertos de artistas como Greta Van Fleet y Lady Gaga.

Zimmerman está entusiasmado con el potencial de la tecnología, pero es consciente de que aún queda mucho camino por recorrer.

"En última instancia, el gran objetivo para mí es que podré sentir un violín suave y será tan hermoso para mi cuerpo y mi mente que me haría llorar… Y podré sentir esa misma nota a través de una ráfaga de trombón que será tan hilarante que me reiré… Ese es el gran sueño", concluye.

Los violines reverberan en la caja torácica, el violonchelo y el bajo se sienten un poco más abajo, las trompas en los hombros y, muchas veces, los solistas en las muñecas.

Esa es una de las formas en que el experto en audio Patrick Hanlon programa los trajes hápticos, diseñados para que los sordos o personas con problemas de audición puedan vivir la experiencia de la música sin oírla.

Puede interesarte: De Lady Gaga a Paul Mccartney, los mejores duetos de Tony Bennett

En un reciente concierto de música clásica en el Lincoln Center de Nueva York, algunos asistentes se pusieron estos chalecos inalámbricos con 24 puntos de vibración que "traducían" la música que tocaba la orquesta.

"Involucra al cuerpo", dice Hanlon antes del espectáculo, ofreciendo a los asistentes una "experiencia envolvente en 3D a través de las vibraciones".

Hanlon es cofundador de Music: Not Impossible, una rama de Not Impossible Labs, que emplea tecnología para intentar paliar las barreras sociales, incluidas las que rodean a la discapacidad.

Hasta ahora, las personas sordas o con dificultades auditivas recurrían a otros métodos para disfrutar la música en vivo, como poner las manos en los altavoces o sujetar un globo para sentir las vibraciones en las yemas de los dedos.

Cortesía | AFP

El objetivo de los chalecos, junto con bandas en las muñecas o los tobillos, es permitir una experiencia corporal completa, creando sensaciones que reproduzcan los sentimientos que puede evocar la música.

"Nadie espera que sea tan atractivo", dice Hanlon sobre los chalecos. Pero "cuando ves los ojos de la gente, es mágico", añade.

Para Jay Zimmerman, un compositor que perdió la capacidad auditiva por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, los chalecos son un ejemplo de nueva tecnología que ofrece más flexibilidad y dinamismo de lo que había hasta ahora.

"Mi esperanza es que podamos lograr que los niños sordos vivan experiencias con vibraciones y materiales reales, para que empiecen a construir esta biblioteca de memoria auditiva, aunque no sea auditiva a través de sus oídos, pero con sensaciones diferentes", asegura.

Una inmersión

El Lincoln Center, el prestigioso complejo del Upper West Side de Manhattan, empezó trabajando con Music: Not Impossible en 2021, tanto para los espectáculos de orquesta como para su serie de conciertos al aire libre.

En su colaboración más reciente se ofrecieron 75 chalecos durante el concierto al aire libre de la Semana de las Artes Coreanas, en el que se interpretó música folclórica coreana y el Concierto número 2 de Mozart.

Liza Fiol-Matta fue una de las asistentes, y aunque no tiene problemas auditivos, estaba intrigada con esta tecnología.

Las personas con discapacidad auditiva y visual al no tener dos de sus sentidos activos, los restantes se agudizan y es por medio del olor natural de las personas o el perfume que usan que los identifican / Foto: Ilustrativa | Pixabay

"Me encanta la idea de la inmersión, de toda experiencia inmersiva. La música se produce a muchos niveles diferentes", dice.

Flavia Naslausky, responsable de negocio de Music: Not Impossible, describió cómo durante las primeras pruebas, Mandy Harvey -una cantante que perdió la audición tras una enfermedad- fue capaz de igualar el sonido de la música tras sentir la vibración que la traducía.

"Fue entonces cuando supimos que estábamos en lo cierto, porque si alguien que no oye puede igualar esa nota con una vibración... estamos en la dirección correcta", señaló Naslausky.

Los chalecos de esta compañía no se limitan a un tipo de música. Hanlon explica que se pueden ajustar los puntos de vibración para adaptarse al ambiente de un espectáculo, desde el rock hasta la música disco o cualquier otro estilo.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Estos chalecos ya se han utilizado en conciertos de artistas como Greta Van Fleet y Lady Gaga.

Zimmerman está entusiasmado con el potencial de la tecnología, pero es consciente de que aún queda mucho camino por recorrer.

"En última instancia, el gran objetivo para mí es que podré sentir un violín suave y será tan hermoso para mi cuerpo y mi mente que me haría llorar… Y podré sentir esa misma nota a través de una ráfaga de trombón que será tan hilarante que me reiré… Ese es el gran sueño", concluye.

Elecciones 2024

INE aclara sobre resultados de votos anticipados en Ceresos

A través de Certeza INE, proyecto multidisciplinario que implementa ese órgano para aclarar desinformación que trascienda durante los procesos electorales

Local

¿Cuándo inician las vacaciones de verano para estudiantes de educación básica?

Un total de 24 mil 605 docentes, directivos y personal de apoyo y 563 mil alumnos de educación básica de Sonora que gozarán de su período vacacional

Local

Atención: Ampliarán cierre de calles por Fiestas del Pitic 2024

El vocero del Departamento de Tránsito de Hermosillo informó que, en el arranque de la primera noche de las Fiestas del Pitic se notó un gran número de asistentes

Gossip

Hombres G inaugura las Fiestas del Pitic con un concierto para la historia

La agrupación española regresó a la capital sonorense para festejar los 324 años de la fundación de la ciudad

Policiaca

Confirman cuatro sicarios muertos en balacera de Santa Ana

Diferentes corporaciones realizaron operativos y decomisaron tres vehículos, arsenal de armas de fuego, 20 cargadores útiles y un cargador de disco

Cultura

Las Fiestas del Pitic se llenan de color con artistas plásticos locales

La celebración por la fundación de la ciudad brinda numerosos espacios para que artistas independientes ofrezcan sus obras a un mayor público