/ domingo 17 de enero de 2021

Marlon Balderrama: una vida dedicada al arte de la escultura

Marlon Balderrama pertenece a la cuarta generación de escultores sonorenses que se han dedicado a proyectar un sentido de identidad en las comunidades

¿Alguna vez has viajado por el sur de Sonora y te has con una imponente estatua de un Danzante Yaqui?, ¿has visitado la Plaza Bicentenario en la ciudad de Hermosillo y contemplado la figura de un ángel junto a Miguel Hidalgo y Francisco I. Madero?, ¿Cuántas fotos nos hemos sacado en estos lugares sin saber que el responsable de tal arte es un talentoso hermosillense perteneciente a un linaje de creadores de magníficas figuras estáticas?

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

En El Sol de Hermosillo, te platicamos la historia del artista con apellido Balderrama, un apellido grabado a lo largo y ancho de Sonora en las últimas décadas.

Marlon Arturo Balderrama Monge pertenece a la cuarta generación de escultores sonorenses que han dedicado su vida a embellecer visualmente no solo el estado de Sonora, si no alrededor del país con sus estáticas obras donde, además de su talento y creatividad, inyectan un sentido de amor e identidad para que la comunidad se sienta identificada.

La dinastía de escultores Balderrama, comienza con el señor Efrén Balderrama García en Empalme, Sonora, donde se dedicó a la elaboración de todo lo que era talla fina, trabajos de lujos de la madera; en esa condición y con su habilidad para la madera, empezó a desarrollar técnicas ya más experimentadas. Su trabajo fue cada vez más fino, hasta encontrar la figura humana dentro de la madera.

En la segunda generación de escultores, se encuentra Don José Balderrama Luque, el cual comenzó como aprendiz de su padre hasta desarrollar habilidades mucho más potencializadas, al grado de recibir una beca por parte del gobernador de Sonora en los años 40’s, para estudiar en una de las prestigiadas escuelas de arte de México, incluso del mundo, con el fin de traer a Sonora ese elitismo artístico que se podía apreciar en los grandes monopolios.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Después de su instancia en la Academia Esmeralda en la capital del país, regresó a Sonora para fundar la Academia de Escultura de Bellas Artes de la Universidad de Sonora en los años 50’s, justo en los años donde se inauguró la alma mater, siendo José Balderrama, padre de Marlon, el siguiente en la línea de escultores, siguiendo la huella de sus antecesores.

“Nací en el año 1974 en Hermosillo, imagínate mi escenario, era crecer con la talla de esos grandes maestros, lo único que vi eran esculturas, cuando era niño mis juegos era modelar mis propios juegos, yo mismo me fabricaba mis obras pequeñas” comenta Marlon en entrevista para El Sol de Hermosillo.

Anécdota familiar que definió su futuro

“Tenía unos 3 años, apenas podía el marro y el cincel y veía una obra terminada en mi padre que la iba a exponer al día siguiente, me levanto en la noche y digo ‘le voy a ayudar a mi papá’, entonces agarró el marro y el cincel con mis manitas, con la fuerza suficiente para sostenerlo y que le di sus golpes, lejos del regaño, vio la determinación de niño de que él quería ayudar, realmente no fue una travesura, sino que fue algo que vio como un propósito y eso encaminó mi inquietud de seguir sus pasos”, recuerda Marlon.

El resultado de esa inquietud, dio paso a la preparación desde joven, siendo a la edad de 9 años que comenzó a hacer trazos en las obras de su padre. A los 13 comenzó oficialmente como su aprendiz, con la suficiente fuerza y habilidad para que quedara su aporte en la obra.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Fue a los 18 años que comienza con su obra de manera independiente, y en conjunto con su padre, fundaron la sociedad “Balderrama Escultores”. Fue en ese tiempo cuando realizaron las esculturas del recién fallecido Luis Donaldo Colosio, no solo en Sonora, si no en el resto del país, lo que los puso en el mapa para seguir creando esculturas para diferentes municipios en México.

“Tenemos esculturas en Tabasco, Campeche, Hidalgo, Veracruz, Oaxaca, etc., al menos el 60% del país tienen obras nuestras y en el Estado de Sonora más del 80% de las esculturas son Balderrama, tanto de parte de mi abuelo, mi padre o mías”, manifestó el escultor.

Además, las obras de los Balderrama se pueden apreciar en Estados Unidos, Francia y en la UNESCO, siendo uno de los objetivos de Marlon, poder expandirse cada vez más al extranjero.

El Danzante Yaqui

Una de las obras más significativas para Marlon es por mucho la de “El Danzante Yaqui”, no solo por ser, desde el 2015, un significante que reflejara al sonorense y como parador turístico de Sonora, si no por el reto que presentó el crear una escultura de tales dimensiones.

“A mí me tocó hacer la conceptualización, era desarrollar una figura que represente valor, que represente fuerza y valentía, ese orgullo sonorense que nos caracteriza a través de la tribu Yaqui”, destacó el escultor.

Cabe destacar que Marlon formó parte de la primera generación de estudiantes de Arquitectura en la Universidad de Sonora, pudiendo fusionar sus estudios con la escultura para crear un proyecto tan complejo como lo fue “El Danzante Yaqui”.

“Fue un gran reto por las dimensiones y además tenía que inventar un sistema constructivo, tengo la formación de arquitecto, misma que me llevó a poder sacar un cálculo dimensional y hacer proporcionar adecuadamente una obra de esas dimensiones. Estamos hablando desde cómo vas a cimentar, cómo vas a sostener esos brazos y los cuernos, había algo había que desarrollar, que tuviera el soporte, todo esto con apoyo de ingeniería especializada, ingeniería civil y cálculos estructurales, fue un macroproyecto”, destacó Marlon.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Si no fuera por la escultura, Marlon se hubiera dedicado a esculpir cuerpos en la vida real, ya que su meta profesional era estudiar medicina con especialidad en cirugía plástica, pero al averiguar universidades, fue cuando topó con la escuela de Arquitectura, una carrera que complementaba lo que lleva haciendo por aproximadamente 33 años.

Sus orgullosas creaciones

Además de "El Danzante Yaqui", Marlon menciona que cuenta con algunos trabajos que han significado un orgullo para él, tanto por la expresión artística, como por identidad que representa la creación, entre ellas se encuentra el trofeo realizado para el premio a la mujer emprendedora, para el proyecto “Mujer sin fronteras”; el diseño consta de una silueta femenina con alas hacia el universo, siendo una manera en la que Marlon plasma su admiración hacia el género femenino.

“No todo es figurativo, para mí es una entrega del amor al crear una expresión humana que logre transmitir un sentimiento, más que lo físico. Cuando recreo a una persona primeramente le agradezco el poder tener la oportunidad de representarlo en una escultura, para después estudiar su biografía, su semblanza y trato de plasmar su fortaleza, que esa materia inerte transmita un sentimiento más vivo”, destacó.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

En el lobby de la Plaza Bicentenario en la ciudad de Hermosillo, se encuentra un monumento llamado “Conjunto Escultórico Nuestra Patria Victoriosa”.

“La escultura representa a un ángel que viene suspendido en el edificio, esa parte de poder expresar algo sobre nuestras raíces, es algo que me llena. La obra representa lo que es el movimiento de Independencia y Revolución y el ángel viene coronando con dos guirnaldas, los dos movimientos representados por Miguel Hidalgo y Francisco I. Madero.

Foto: Mike Acosta | El Sol de Hermosillo

Para Marlon, sin duda el reto más grande ha sido la escultura titulada “Memorial La Mora”, un homenaje a las nueve víctimas de la masacre en Bavispe en manos del crimen organizado, una encomienda que le llegó por orden federal al comprometerse con la familia de los fallecidos, por otra parte, el escultor logró plasmar algo desde el corazón, a raíz de los sentimientos de los familiares.

El reto de dar vida a una escultura

El gran desafío del escultor, es plasmar en su trabajo algo que detone sus sentimientos y exprese el sentir a través de un emblema; el artista debe comprometerse para transmitir la idea apropiada, por lo menos la intuición o el desarrollo creativo.

“Cuando me piden un trabajo, tengo la libertad creativa para ejecutarla, por lo que es necesario una alta concentración para materializar la idea. Para concentrarme, me voy a una habitación con silencio absoluto y cierro los ojos, así voy plasmando a través de la arcilla lo que vaya pensando como etapa inicial, que es el primer boceto” destacó Marlon.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Cada artista tiene una identidad, un toque particular que lo define, desde la fuerza hasta la expresión de la obra. “Mi trabajo se diferencia por la expresión en la profundidad, la expresión de los personajes que puedan representar lo que yo hago en el campo del desarrollo. No sé qué tan especial sea eso, pero es la parte que nos corresponde hacer, lo que yo puedo transmitir dando lo mejor que pueda cada vez", menciona.

Trabajos recientes

Actualmente, Marlon tiene varios proyectos en puerta, uno esperando ser inaugurado y otros en proceso de realización.

En su estudio cuenta con unas esculturas recién salidas del horno para vestir el centro de la capital sonorense, una encomienda por parte del patronato. Consiste en la escultura de una familia joven, una pareja con un hijo en brazos y una niña a su lado izquierdo, señalando a una comercio queriendo dar a entender su deseo de ir hacia allá.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Además, se encuentra desarrollando obras para la ciudad de Cuauhtémoc, Chihuahua, la cual consta de seis figuras para uno de sus museos. Las esculturas representarán una pareja de rarámuris, una pareja de menonitas y una pareja de mestizos rancheros de la comunidad de Chihuahua.

También está comenzando una obra para el edificio de minería en Hermosillo, que consta de la escultura de un minero de 3 metros. En el estado de Morelos, quedó pausado por la pandemia otro proyecto ambicioso que consta de un Cristo de 40 metros para un mirador cerca de Cuernavaca y cual desea retomar pronto.

“Cada obra es como un hijo, es como ver plasmado algo que está dirigido para un público con un tema en específico. Las familias que me contratan, el gobierno, o las instituciones que llegan a reconocer mi trabajo, logran identificarse con el mensaje y esa la mejor satisfacción, encontrar el propósito, por eso estamos haciendo esto”, agregó Marlon.

Foto: Mike Acosta | El Sol de Hermosillo

Sigue a El Sol de Hermosillo en Google News y mantente informado con las noticias más recientes

Los trabajos de Balderrama Escultores, se pueden consultar en su página web https://marlonbalderramaart.wordpress.com/

O en su canal de Youtube Marlon Art Balderrama Escultores

“Siempre quiero hacer obras que representen y que den identidad a comunidades, que se vean identificadas con la obra y con temas como oficios de los pueblos, que puedan tener una figura que los representen, este es el sueño y es el objetivo de porqué estoy en este trabajo brindando la oportunidad de crear algo que otorgue esa empatía con la gente”, concluye Marlon.

¿Alguna vez has viajado por el sur de Sonora y te has con una imponente estatua de un Danzante Yaqui?, ¿has visitado la Plaza Bicentenario en la ciudad de Hermosillo y contemplado la figura de un ángel junto a Miguel Hidalgo y Francisco I. Madero?, ¿Cuántas fotos nos hemos sacado en estos lugares sin saber que el responsable de tal arte es un talentoso hermosillense perteneciente a un linaje de creadores de magníficas figuras estáticas?

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

En El Sol de Hermosillo, te platicamos la historia del artista con apellido Balderrama, un apellido grabado a lo largo y ancho de Sonora en las últimas décadas.

Marlon Arturo Balderrama Monge pertenece a la cuarta generación de escultores sonorenses que han dedicado su vida a embellecer visualmente no solo el estado de Sonora, si no alrededor del país con sus estáticas obras donde, además de su talento y creatividad, inyectan un sentido de amor e identidad para que la comunidad se sienta identificada.

La dinastía de escultores Balderrama, comienza con el señor Efrén Balderrama García en Empalme, Sonora, donde se dedicó a la elaboración de todo lo que era talla fina, trabajos de lujos de la madera; en esa condición y con su habilidad para la madera, empezó a desarrollar técnicas ya más experimentadas. Su trabajo fue cada vez más fino, hasta encontrar la figura humana dentro de la madera.

En la segunda generación de escultores, se encuentra Don José Balderrama Luque, el cual comenzó como aprendiz de su padre hasta desarrollar habilidades mucho más potencializadas, al grado de recibir una beca por parte del gobernador de Sonora en los años 40’s, para estudiar en una de las prestigiadas escuelas de arte de México, incluso del mundo, con el fin de traer a Sonora ese elitismo artístico que se podía apreciar en los grandes monopolios.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Después de su instancia en la Academia Esmeralda en la capital del país, regresó a Sonora para fundar la Academia de Escultura de Bellas Artes de la Universidad de Sonora en los años 50’s, justo en los años donde se inauguró la alma mater, siendo José Balderrama, padre de Marlon, el siguiente en la línea de escultores, siguiendo la huella de sus antecesores.

“Nací en el año 1974 en Hermosillo, imagínate mi escenario, era crecer con la talla de esos grandes maestros, lo único que vi eran esculturas, cuando era niño mis juegos era modelar mis propios juegos, yo mismo me fabricaba mis obras pequeñas” comenta Marlon en entrevista para El Sol de Hermosillo.

Anécdota familiar que definió su futuro

“Tenía unos 3 años, apenas podía el marro y el cincel y veía una obra terminada en mi padre que la iba a exponer al día siguiente, me levanto en la noche y digo ‘le voy a ayudar a mi papá’, entonces agarró el marro y el cincel con mis manitas, con la fuerza suficiente para sostenerlo y que le di sus golpes, lejos del regaño, vio la determinación de niño de que él quería ayudar, realmente no fue una travesura, sino que fue algo que vio como un propósito y eso encaminó mi inquietud de seguir sus pasos”, recuerda Marlon.

El resultado de esa inquietud, dio paso a la preparación desde joven, siendo a la edad de 9 años que comenzó a hacer trazos en las obras de su padre. A los 13 comenzó oficialmente como su aprendiz, con la suficiente fuerza y habilidad para que quedara su aporte en la obra.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Fue a los 18 años que comienza con su obra de manera independiente, y en conjunto con su padre, fundaron la sociedad “Balderrama Escultores”. Fue en ese tiempo cuando realizaron las esculturas del recién fallecido Luis Donaldo Colosio, no solo en Sonora, si no en el resto del país, lo que los puso en el mapa para seguir creando esculturas para diferentes municipios en México.

“Tenemos esculturas en Tabasco, Campeche, Hidalgo, Veracruz, Oaxaca, etc., al menos el 60% del país tienen obras nuestras y en el Estado de Sonora más del 80% de las esculturas son Balderrama, tanto de parte de mi abuelo, mi padre o mías”, manifestó el escultor.

Además, las obras de los Balderrama se pueden apreciar en Estados Unidos, Francia y en la UNESCO, siendo uno de los objetivos de Marlon, poder expandirse cada vez más al extranjero.

El Danzante Yaqui

Una de las obras más significativas para Marlon es por mucho la de “El Danzante Yaqui”, no solo por ser, desde el 2015, un significante que reflejara al sonorense y como parador turístico de Sonora, si no por el reto que presentó el crear una escultura de tales dimensiones.

“A mí me tocó hacer la conceptualización, era desarrollar una figura que represente valor, que represente fuerza y valentía, ese orgullo sonorense que nos caracteriza a través de la tribu Yaqui”, destacó el escultor.

Cabe destacar que Marlon formó parte de la primera generación de estudiantes de Arquitectura en la Universidad de Sonora, pudiendo fusionar sus estudios con la escultura para crear un proyecto tan complejo como lo fue “El Danzante Yaqui”.

“Fue un gran reto por las dimensiones y además tenía que inventar un sistema constructivo, tengo la formación de arquitecto, misma que me llevó a poder sacar un cálculo dimensional y hacer proporcionar adecuadamente una obra de esas dimensiones. Estamos hablando desde cómo vas a cimentar, cómo vas a sostener esos brazos y los cuernos, había algo había que desarrollar, que tuviera el soporte, todo esto con apoyo de ingeniería especializada, ingeniería civil y cálculos estructurales, fue un macroproyecto”, destacó Marlon.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Si no fuera por la escultura, Marlon se hubiera dedicado a esculpir cuerpos en la vida real, ya que su meta profesional era estudiar medicina con especialidad en cirugía plástica, pero al averiguar universidades, fue cuando topó con la escuela de Arquitectura, una carrera que complementaba lo que lleva haciendo por aproximadamente 33 años.

Sus orgullosas creaciones

Además de "El Danzante Yaqui", Marlon menciona que cuenta con algunos trabajos que han significado un orgullo para él, tanto por la expresión artística, como por identidad que representa la creación, entre ellas se encuentra el trofeo realizado para el premio a la mujer emprendedora, para el proyecto “Mujer sin fronteras”; el diseño consta de una silueta femenina con alas hacia el universo, siendo una manera en la que Marlon plasma su admiración hacia el género femenino.

“No todo es figurativo, para mí es una entrega del amor al crear una expresión humana que logre transmitir un sentimiento, más que lo físico. Cuando recreo a una persona primeramente le agradezco el poder tener la oportunidad de representarlo en una escultura, para después estudiar su biografía, su semblanza y trato de plasmar su fortaleza, que esa materia inerte transmita un sentimiento más vivo”, destacó.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

En el lobby de la Plaza Bicentenario en la ciudad de Hermosillo, se encuentra un monumento llamado “Conjunto Escultórico Nuestra Patria Victoriosa”.

“La escultura representa a un ángel que viene suspendido en el edificio, esa parte de poder expresar algo sobre nuestras raíces, es algo que me llena. La obra representa lo que es el movimiento de Independencia y Revolución y el ángel viene coronando con dos guirnaldas, los dos movimientos representados por Miguel Hidalgo y Francisco I. Madero.

Foto: Mike Acosta | El Sol de Hermosillo

Para Marlon, sin duda el reto más grande ha sido la escultura titulada “Memorial La Mora”, un homenaje a las nueve víctimas de la masacre en Bavispe en manos del crimen organizado, una encomienda que le llegó por orden federal al comprometerse con la familia de los fallecidos, por otra parte, el escultor logró plasmar algo desde el corazón, a raíz de los sentimientos de los familiares.

El reto de dar vida a una escultura

El gran desafío del escultor, es plasmar en su trabajo algo que detone sus sentimientos y exprese el sentir a través de un emblema; el artista debe comprometerse para transmitir la idea apropiada, por lo menos la intuición o el desarrollo creativo.

“Cuando me piden un trabajo, tengo la libertad creativa para ejecutarla, por lo que es necesario una alta concentración para materializar la idea. Para concentrarme, me voy a una habitación con silencio absoluto y cierro los ojos, así voy plasmando a través de la arcilla lo que vaya pensando como etapa inicial, que es el primer boceto” destacó Marlon.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Cada artista tiene una identidad, un toque particular que lo define, desde la fuerza hasta la expresión de la obra. “Mi trabajo se diferencia por la expresión en la profundidad, la expresión de los personajes que puedan representar lo que yo hago en el campo del desarrollo. No sé qué tan especial sea eso, pero es la parte que nos corresponde hacer, lo que yo puedo transmitir dando lo mejor que pueda cada vez", menciona.

Trabajos recientes

Actualmente, Marlon tiene varios proyectos en puerta, uno esperando ser inaugurado y otros en proceso de realización.

En su estudio cuenta con unas esculturas recién salidas del horno para vestir el centro de la capital sonorense, una encomienda por parte del patronato. Consiste en la escultura de una familia joven, una pareja con un hijo en brazos y una niña a su lado izquierdo, señalando a una comercio queriendo dar a entender su deseo de ir hacia allá.

Foto: Cortesía | Marlon Balderrama

Además, se encuentra desarrollando obras para la ciudad de Cuauhtémoc, Chihuahua, la cual consta de seis figuras para uno de sus museos. Las esculturas representarán una pareja de rarámuris, una pareja de menonitas y una pareja de mestizos rancheros de la comunidad de Chihuahua.

También está comenzando una obra para el edificio de minería en Hermosillo, que consta de la escultura de un minero de 3 metros. En el estado de Morelos, quedó pausado por la pandemia otro proyecto ambicioso que consta de un Cristo de 40 metros para un mirador cerca de Cuernavaca y cual desea retomar pronto.

“Cada obra es como un hijo, es como ver plasmado algo que está dirigido para un público con un tema en específico. Las familias que me contratan, el gobierno, o las instituciones que llegan a reconocer mi trabajo, logran identificarse con el mensaje y esa la mejor satisfacción, encontrar el propósito, por eso estamos haciendo esto”, agregó Marlon.

Foto: Mike Acosta | El Sol de Hermosillo

Sigue a El Sol de Hermosillo en Google News y mantente informado con las noticias más recientes

Los trabajos de Balderrama Escultores, se pueden consultar en su página web https://marlonbalderramaart.wordpress.com/

O en su canal de Youtube Marlon Art Balderrama Escultores

“Siempre quiero hacer obras que representen y que den identidad a comunidades, que se vean identificadas con la obra y con temas como oficios de los pueblos, que puedan tener una figura que los representen, este es el sueño y es el objetivo de porqué estoy en este trabajo brindando la oportunidad de crear algo que otorgue esa empatía con la gente”, concluye Marlon.

Local

Piden apoyo para Giovana, otra joven herida en tiroteo de Guaymas

La joven resultó lesionada tras recibir varios impactos de bala, ahora se encuentra hospitalizada

Local

Reforzarán 100 marinos al puerto de Guaymas tras ataque armado

El gobernador Alfonso Durazo reveló las acciones que se llevarán a cabo para dar con los responsables del atentado que dejó a dos víctimas fatales

Local

Primera pareja de hombres en Cajeme se unen en matrimonio

La pareja compartió que desde que se conocieron, no dudaron en unir sus vidas para siempre

Literatura

Muñoz Ledo presenta “El poder y la república” en la FIL

La obra en su conjunto tensa el diálogo contra la autoproclamada Cuarta Transformación, apuntó Tonatiuh Bravo al presentar el libro

Sociedad

Familias reciben restos de personas fallecidas en autobús accidentado en el Edomex

Autoridades del Gobierno del Estado de México y de Michoacán realizan recorrido por hospitales

Deportes

Un Hermosillo juvenil deja sobre el terreno a Mazatlán

Naranjeros venció 4-3 a Venados viniendo de atrás en la novena entrada para igualar la serie a un triunfo por bando

Literatura

Ministros aseguran que la Corte es un garante del equilibrio entre poderes

En el diálogo "Jueces, democracia y tribunal constitucional", expertos reflexionaron sobre la importancia que adquirió la Corte a lo largo de los años

Literatura

"El expediente de Anna Ajmátova": la historia de una poeta en busca de su voz frente al autoritarismo

Alberto Ruy Sánchez presentó su nueva novela, "El expediente de Anna Ajmátova", en el marco de la FIL Guadalajara

Gossip

Así cerrará Netflix el 2021: conoce los estrenos que vienen para diciembre

“No mires arriba” encabeza los estrenos en películas al estar protagonizada por Leonardo DiCaprio