/ viernes 21 de junio de 2024

Rola 92: El mejor espectáculo de rock que se haya presentado en Hermosillo

Un festival de rock latino llegó a Hermosillo y marcó a toda una generación de hermosillenses, el Rola 92 sigue presente en la memoria de quienes ahí estuvieron

Aquel domingo 28 de junio de 1992, fue para Hermosillo un parteaguas en lo que se refiere al movimiento rockero de Sonora y dejó una huella profunda como uno de los primeros antecedentes en el estado en cuanto a eventos de rock se refiere, fue parte de una gira por grandes ciudades del país y fue aquí donde tuvo mayor éxito, hablamos del “1er Festival Internacional de Rock Latino - Rola 92”.

Fue parte de una iniciativa muy ambiciosa de un lugar de la Ciudad de México llamado “El LUCC” (La última carcajada de la Cumbancha), que buscaba hacer algo más en grande con el movimiento del rock latino que estaba tomando fuerza de a poco en aquellos primeros años de los 90 y lo ofreció a varias ciudades y al final quedaron solo en tres, Hermosillo, Guadalajara y la capital del país.

En donde tuvo definitivamente más eco fue en Hermosillo, puesto que en las otras ciudades no les fue tan bien y a pesar que en la “Ciudad del Sol” asistieron escasas 3 mil personas, que le significó muy seguramente pérdidas a los organizadores, se sigue recordando como el festival de rock más importante que ha tenido esta ciudad en toda su historia.

Lee también: El mítico concierto de Los Fabulosos Cadillacs que marcó a una generación en La Sauceda

Uno de los jóvenes que en aquella época cursaba sus estudios universitarios y que estuvo presente en ese evento fue Amilcar Peñuñuri Soto, músico, comunicador y maestro universitario, quien recuerda en entrevista exclusiva para El Sol de Hermosillo, todo lo que dejó en los sonorenses aquel “Rola 92”, como simplemente se le recuerda.

Los inicios de los festivales

“El Rola 92 es el antecedente más lejano del Vive Latino, porque después las figuras que salieron de ahí que conformaron este festival, se convirtieron en estelares muchos años después, como Los Fabulosos Cadillacs, Café Tacvba, Tijuana No, Paralamas no tanto, pero vinieron a ser la inspiración a este concepto de construcción de una identidad de un rock latinoamericano”, aseguró el maestro.

Las juventudes sonorenses necesitaban de este tipo de eventos, eran tiempos agitados en la Universidad de Sonora, donde había protestas de estudiantes ante la imposición de nuevas leyes universitarias y se empezaba a formar entre ellos una conciencia social que los llevaba a exigir al gobierno mejores condiciones académicas.

Bandas de México, España, Estados Unidos, Argentina y Brasil estuvieron presentes en Hermosillo en el Rola 92 / Foto: Cortesía / Política y Rockanroll Radio

La oferta para este festival fue directamente con el Gobierno del Estado mediante la SEC y la Casa de la Cultura, que era dirigida en ese entonces por el dramaturgo Sergio Galindo y fue así como se empezó a manejar la posibilidad de albergar a bandas de diferentes países para que se presentaran en Hermosillo, algo que nunca había pasado a esa escala en un evento de rock en la ciudad.

“El director de la Casa de la Cultura se encargó de la promoción, hubo un grupo muy entusiasta de jóvenes que entraron a esa labor en el evento, en el cual poca gente muy entrada en el terreno del rock conocían a algunas de las bandas que se iban a presentar, entonces por ese lado sí fue buena y creo que suficiente la difusión que le dieron al evento” recordó Amílcar.

Sonia Juvera fue del equipo de difusión

“Recuerdo que me llegó una invitación por correo para ser parte de la difusión del evento. No tenía idea de que se trataba, ni supe cómo dieron con mi dirección y mi nombre, en ese tiempo yo tenía 17 años y apenas empezaba a salir a tocadas. Recuerdo que ese día por la tarde fui a ver a mis amigos de la colonia Las Fuentes y llegué platicándoles que me había llegado una invitación y al parecer también les había llegado a algunos de ellos”, relató Sonia en un post de Facebook.

Sonia Juvera fue parte del equipo de jóvenes que andivieron por toda la ciudad haciendo promoción al festival / Foto: Cortesía / Sonia Juvera

El rock no era muy bien visto y contaba con muy poco público en la ciudad, así que lo que tenían que hacer los jóvenes era ir colonia por colonia a hacer ruido y entregar publicidad a quienes se acercaban al escuchar la música que llevaban, de las mismas bandas que se presentarían, una aventura que disfrutaron con todo y lo pesado por tratarse del mes de junio y el calor que hacía en la ciudad.

“El día del evento ya todos jodidos y cansados nos valió madre y en lugar de estar al pendiente de cada área que nos asignaron, pues nos dedicamos a bailar, cantar y bañarnos con agua que había de las hieleras. ¡Qué tiempos y qué buenos recuerdos!”, recalcó la hermosillense.

Cartel poco conocido

Bandas como “Los Fabulosos Cadillacs” de Argentina, “Café Tacvba” de México, “Negu Gorriak” del País Vasco, España, “Litfib” a de Italia, “Os Paralamas do Sucesso” de Brasil, “Horny Toad” de Los Angeles y “Víctimas” de Hermosillo, conformaban un cartel de mucha calidad, pero que en ese momento no llamaba mucho la atención, pues en ese entonces eran poco conocidos y salvo en algunos círculos especializados, fueron escuchados por primera ese mismo día del evento para la mayoría de los asistentes.

Negu Gorriak era una banda conocida en los círculos punk porque venían de la formación de Kortatu, una agrupación muy famosa del punk vasco y en ese tiempo había mucha efervescencia del movimiento en Sonora; Paralamas lo conocíamos como una de las bandas más populares de Brasil, pero poco habíamos escuchado en ese tiempo; a los Cadillacs los conocíamos más por la Sopa de Caracol”, recuerda Amílcar Peñuñuri.

“Litfiba era la mejor banda de rock italiano, que todavía andan girando, de hard rock progresivo poco conocidos aquí; llegó Horny Toad, una agrupación de Los Angeles, funky y experimental y Tijuana No que ya había pegado con ‘Pobre de ti’ y estaba Víctimas, que estaba en su mejor momento, que fue la banda local que abrió”, relató el baterista de punk rock.

El día del concierto

Esa tarde noche muy calurosa que se vivió en Hermosillo, (que según la Conagua el promedio máximo del mes de junio de 1992 fue de 38.6 grados centígrados), fueron los locales: Víctimas quienes empezaron a sonar y a hacer vibrar a todos los seguidores que tenían en la ciudad, luego fue Horny Toad, Tijuana No, Litfiba, Negu Gorriak, Café Tacuva, Paralamas y cerraron Los Fabulosos Cadillacs.

“Es difícil saber cuánta gente estuvo, yo calculo que alrededor de unas 3 mil o 4 mil personas más o menos, era un espacio tan grande como un estadio de 20 mil personas, como es el Héroe de Nacozari, y el concierto no lució del todo porque no dejaron que se apagaran las luces del estadio, las candilejas, era un concierto de rock con un gran escenario, pero las luces no las quisieron apagar nunca, pero aún así dejó un buen sabor de boca en toda una generación de rockeros”, aseguró.

La experiencia que vivieron esos miles de sonorenses, porque vino gente de diferentes ciudades del estado a este gran evento, fue muy grande, Amílcar para entonces ya tocaba con la banda Suciedad Discriminada, que para ese entonces llevaban 4 años de experiencia en los escenarios, pero él asegura que de ahí de esa generación que estuvo en el Rola 92 salieron 30 o 40 bandas distintas de diferentes géneros que de ahí se inspiraron a hacer música.

El ambiente esa noche fue de gran hermandad, de camaradería y se notaba, no hubo disturbios, ni ningún episodio desagradable, sino todo contrario, la música en su máxima expresión hizo retumbar ese inmueble del entonces Periférico Poniente, la buena vibra y presentaciones legendarias de esas grandes bandas, que a lo mejor la historia no les dio el suficiente crédito que merecían.

“Nos emocionó mucho que los integrantes de Negu Gorriak, que admirábamos mucho, se bajaran al pasto ahí donde estaba todo el movimiento, llegaron y saludaron a cada persona y les agradecieron el apoyo, creo que fueron los que se vieron más cercanos a la gente, vino gente el movimiento de todos lados que tocaban en diferentes bandas, se armó el slam con ellos, creo que fue uno de los más grandes que hubo esa noche”, aseguró Peñuñuri Soto.

‘El mejor espectáculo de rock que se haya presentado por estas tierras’, Amilcar Peñuñuri

Era el momento justo, en Ciudad de México ya empezaban a realizarse concierto masivos de rock con causa, eran festivales de 10 o 12 horas donde desfilaban bandas muy importantes dentro del movimiento del rock en nuestro país y el costo de la entrada era un kilo de comida no perecedera que después donaban a comunidades necesitadas, luego vinieron los conciertos pro Zapatistas.

Hermosillo levantaba la mano con este gran festival y de paso le daba una buena inyección de rock & roll a su sociedad, a su juventud, a sus universitarios, que justo un mes antes habían realizado la “Marcha Nacional del Desierto al Zócalo”; tres meses atrás del Rola 92, Maldita Vecindad fue “aconsejada” de no manifestarse en nada sobre los conflictos estudiantiles de la época cuando tocó en el Estadio Héctor Espino, eran épocas convulsionadas y eso históricamente pone nerviosos a los gobiernos.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las noticias directo a tu correo electrónico!

“Fue el principio del fin del apoyo estatal del Gobierno del Sonora a los grandes eventos, después de esto, se había dado un movimiento muy fuerte la Universidad de Sonora y algunos activistas del movimiento estudiantil trataron de conectar con estas bandas del Rola para que lanzaran mensajes en apoyo a la marcha nacional y el único que hizo eco de esta sugerencia fue Negu Gorriak que que lanzó siempre con una posición política en apoyo a los estudiantes que estaban en ese momento en lucha”, recordó.

Un evento que nunca se volverá a repetir, pues hay grupos que ya no existen e incluso algunos miembros ya dejaron esas bandas o algunos han muerto, habrá algunos que siguen en activo y pudieran realizar una segunda edición del festival, como Los Fabulosos Cadillacs, Café Tacvba, Litfiba o los Horny Toad, aunque seguramente por la difusión, el prestigio de esas bandas después de tantos años tocando juntos, seguramente no traerían a 3 mil personas, seguramente serían 30 mil, como mínimo, Hermosillo los necesita de vuelta.

¿Ya nos sigues en WhatsApp? Regístrate con un solo click a nuestro canal

Aquel domingo 28 de junio de 1992, fue para Hermosillo un parteaguas en lo que se refiere al movimiento rockero de Sonora y dejó una huella profunda como uno de los primeros antecedentes en el estado en cuanto a eventos de rock se refiere, fue parte de una gira por grandes ciudades del país y fue aquí donde tuvo mayor éxito, hablamos del “1er Festival Internacional de Rock Latino - Rola 92”.

Fue parte de una iniciativa muy ambiciosa de un lugar de la Ciudad de México llamado “El LUCC” (La última carcajada de la Cumbancha), que buscaba hacer algo más en grande con el movimiento del rock latino que estaba tomando fuerza de a poco en aquellos primeros años de los 90 y lo ofreció a varias ciudades y al final quedaron solo en tres, Hermosillo, Guadalajara y la capital del país.

En donde tuvo definitivamente más eco fue en Hermosillo, puesto que en las otras ciudades no les fue tan bien y a pesar que en la “Ciudad del Sol” asistieron escasas 3 mil personas, que le significó muy seguramente pérdidas a los organizadores, se sigue recordando como el festival de rock más importante que ha tenido esta ciudad en toda su historia.

Lee también: El mítico concierto de Los Fabulosos Cadillacs que marcó a una generación en La Sauceda

Uno de los jóvenes que en aquella época cursaba sus estudios universitarios y que estuvo presente en ese evento fue Amilcar Peñuñuri Soto, músico, comunicador y maestro universitario, quien recuerda en entrevista exclusiva para El Sol de Hermosillo, todo lo que dejó en los sonorenses aquel “Rola 92”, como simplemente se le recuerda.

Los inicios de los festivales

“El Rola 92 es el antecedente más lejano del Vive Latino, porque después las figuras que salieron de ahí que conformaron este festival, se convirtieron en estelares muchos años después, como Los Fabulosos Cadillacs, Café Tacvba, Tijuana No, Paralamas no tanto, pero vinieron a ser la inspiración a este concepto de construcción de una identidad de un rock latinoamericano”, aseguró el maestro.

Las juventudes sonorenses necesitaban de este tipo de eventos, eran tiempos agitados en la Universidad de Sonora, donde había protestas de estudiantes ante la imposición de nuevas leyes universitarias y se empezaba a formar entre ellos una conciencia social que los llevaba a exigir al gobierno mejores condiciones académicas.

Bandas de México, España, Estados Unidos, Argentina y Brasil estuvieron presentes en Hermosillo en el Rola 92 / Foto: Cortesía / Política y Rockanroll Radio

La oferta para este festival fue directamente con el Gobierno del Estado mediante la SEC y la Casa de la Cultura, que era dirigida en ese entonces por el dramaturgo Sergio Galindo y fue así como se empezó a manejar la posibilidad de albergar a bandas de diferentes países para que se presentaran en Hermosillo, algo que nunca había pasado a esa escala en un evento de rock en la ciudad.

“El director de la Casa de la Cultura se encargó de la promoción, hubo un grupo muy entusiasta de jóvenes que entraron a esa labor en el evento, en el cual poca gente muy entrada en el terreno del rock conocían a algunas de las bandas que se iban a presentar, entonces por ese lado sí fue buena y creo que suficiente la difusión que le dieron al evento” recordó Amílcar.

Sonia Juvera fue del equipo de difusión

“Recuerdo que me llegó una invitación por correo para ser parte de la difusión del evento. No tenía idea de que se trataba, ni supe cómo dieron con mi dirección y mi nombre, en ese tiempo yo tenía 17 años y apenas empezaba a salir a tocadas. Recuerdo que ese día por la tarde fui a ver a mis amigos de la colonia Las Fuentes y llegué platicándoles que me había llegado una invitación y al parecer también les había llegado a algunos de ellos”, relató Sonia en un post de Facebook.

Sonia Juvera fue parte del equipo de jóvenes que andivieron por toda la ciudad haciendo promoción al festival / Foto: Cortesía / Sonia Juvera

El rock no era muy bien visto y contaba con muy poco público en la ciudad, así que lo que tenían que hacer los jóvenes era ir colonia por colonia a hacer ruido y entregar publicidad a quienes se acercaban al escuchar la música que llevaban, de las mismas bandas que se presentarían, una aventura que disfrutaron con todo y lo pesado por tratarse del mes de junio y el calor que hacía en la ciudad.

“El día del evento ya todos jodidos y cansados nos valió madre y en lugar de estar al pendiente de cada área que nos asignaron, pues nos dedicamos a bailar, cantar y bañarnos con agua que había de las hieleras. ¡Qué tiempos y qué buenos recuerdos!”, recalcó la hermosillense.

Cartel poco conocido

Bandas como “Los Fabulosos Cadillacs” de Argentina, “Café Tacvba” de México, “Negu Gorriak” del País Vasco, España, “Litfib” a de Italia, “Os Paralamas do Sucesso” de Brasil, “Horny Toad” de Los Angeles y “Víctimas” de Hermosillo, conformaban un cartel de mucha calidad, pero que en ese momento no llamaba mucho la atención, pues en ese entonces eran poco conocidos y salvo en algunos círculos especializados, fueron escuchados por primera ese mismo día del evento para la mayoría de los asistentes.

Negu Gorriak era una banda conocida en los círculos punk porque venían de la formación de Kortatu, una agrupación muy famosa del punk vasco y en ese tiempo había mucha efervescencia del movimiento en Sonora; Paralamas lo conocíamos como una de las bandas más populares de Brasil, pero poco habíamos escuchado en ese tiempo; a los Cadillacs los conocíamos más por la Sopa de Caracol”, recuerda Amílcar Peñuñuri.

“Litfiba era la mejor banda de rock italiano, que todavía andan girando, de hard rock progresivo poco conocidos aquí; llegó Horny Toad, una agrupación de Los Angeles, funky y experimental y Tijuana No que ya había pegado con ‘Pobre de ti’ y estaba Víctimas, que estaba en su mejor momento, que fue la banda local que abrió”, relató el baterista de punk rock.

El día del concierto

Esa tarde noche muy calurosa que se vivió en Hermosillo, (que según la Conagua el promedio máximo del mes de junio de 1992 fue de 38.6 grados centígrados), fueron los locales: Víctimas quienes empezaron a sonar y a hacer vibrar a todos los seguidores que tenían en la ciudad, luego fue Horny Toad, Tijuana No, Litfiba, Negu Gorriak, Café Tacuva, Paralamas y cerraron Los Fabulosos Cadillacs.

“Es difícil saber cuánta gente estuvo, yo calculo que alrededor de unas 3 mil o 4 mil personas más o menos, era un espacio tan grande como un estadio de 20 mil personas, como es el Héroe de Nacozari, y el concierto no lució del todo porque no dejaron que se apagaran las luces del estadio, las candilejas, era un concierto de rock con un gran escenario, pero las luces no las quisieron apagar nunca, pero aún así dejó un buen sabor de boca en toda una generación de rockeros”, aseguró.

La experiencia que vivieron esos miles de sonorenses, porque vino gente de diferentes ciudades del estado a este gran evento, fue muy grande, Amílcar para entonces ya tocaba con la banda Suciedad Discriminada, que para ese entonces llevaban 4 años de experiencia en los escenarios, pero él asegura que de ahí de esa generación que estuvo en el Rola 92 salieron 30 o 40 bandas distintas de diferentes géneros que de ahí se inspiraron a hacer música.

El ambiente esa noche fue de gran hermandad, de camaradería y se notaba, no hubo disturbios, ni ningún episodio desagradable, sino todo contrario, la música en su máxima expresión hizo retumbar ese inmueble del entonces Periférico Poniente, la buena vibra y presentaciones legendarias de esas grandes bandas, que a lo mejor la historia no les dio el suficiente crédito que merecían.

“Nos emocionó mucho que los integrantes de Negu Gorriak, que admirábamos mucho, se bajaran al pasto ahí donde estaba todo el movimiento, llegaron y saludaron a cada persona y les agradecieron el apoyo, creo que fueron los que se vieron más cercanos a la gente, vino gente el movimiento de todos lados que tocaban en diferentes bandas, se armó el slam con ellos, creo que fue uno de los más grandes que hubo esa noche”, aseguró Peñuñuri Soto.

‘El mejor espectáculo de rock que se haya presentado por estas tierras’, Amilcar Peñuñuri

Era el momento justo, en Ciudad de México ya empezaban a realizarse concierto masivos de rock con causa, eran festivales de 10 o 12 horas donde desfilaban bandas muy importantes dentro del movimiento del rock en nuestro país y el costo de la entrada era un kilo de comida no perecedera que después donaban a comunidades necesitadas, luego vinieron los conciertos pro Zapatistas.

Hermosillo levantaba la mano con este gran festival y de paso le daba una buena inyección de rock & roll a su sociedad, a su juventud, a sus universitarios, que justo un mes antes habían realizado la “Marcha Nacional del Desierto al Zócalo”; tres meses atrás del Rola 92, Maldita Vecindad fue “aconsejada” de no manifestarse en nada sobre los conflictos estudiantiles de la época cuando tocó en el Estadio Héctor Espino, eran épocas convulsionadas y eso históricamente pone nerviosos a los gobiernos.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las noticias directo a tu correo electrónico!

“Fue el principio del fin del apoyo estatal del Gobierno del Sonora a los grandes eventos, después de esto, se había dado un movimiento muy fuerte la Universidad de Sonora y algunos activistas del movimiento estudiantil trataron de conectar con estas bandas del Rola para que lanzaran mensajes en apoyo a la marcha nacional y el único que hizo eco de esta sugerencia fue Negu Gorriak que que lanzó siempre con una posición política en apoyo a los estudiantes que estaban en ese momento en lucha”, recordó.

Un evento que nunca se volverá a repetir, pues hay grupos que ya no existen e incluso algunos miembros ya dejaron esas bandas o algunos han muerto, habrá algunos que siguen en activo y pudieran realizar una segunda edición del festival, como Los Fabulosos Cadillacs, Café Tacvba, Litfiba o los Horny Toad, aunque seguramente por la difusión, el prestigio de esas bandas después de tantos años tocando juntos, seguramente no traerían a 3 mil personas, seguramente serían 30 mil, como mínimo, Hermosillo los necesita de vuelta.

¿Ya nos sigues en WhatsApp? Regístrate con un solo click a nuestro canal

Local

Colonias presentan problemas en el servicio de agua este 22 de julio

Son al menos siete los asentamientos contemplados con afectación en el suministro del recurso hídrico, en algunos casos se suman otras zonas aledañas

Local

Violencia en Hermosillo por disputa de dos bandas criminales: Alfonso Durazo

El gobernador de Sonora manifestó que se coordinan con el gobierno municipal para reducir la incidencia y que persista una armonía social

Policiaca

Continúan los casos de violencia familiar en Hermosillo: Suman 5 en un día

Los casos de violencia familiar se presentaron en diversas zonas de la ciudad, siendo uno de ellos hacia una mujer embarazada y un menor de edad

Local

Reciben 500 familias sonorenses las escrituras de sus hogares con el Infonavit

Si bien todavía se tiene un déficit de personas que aún no tienen sus escrituras, hicieron el compromiso de trabajar para que en los siguientes años puedan cumplir su petición

Local

Ciberacoso en Sonora: la preocupante realidad que ubica al estado en el octavo lugar

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer los resultados del Módulo sobre Ciberacoso (MOCIBA) 2023

Local

Reparan señalamientos viales en Hermosillo para prevenir accidentes

Los reportes de señalamientos en carencia pueden realizarse a través de las redes sociales de la institución, así como a los teléfonos número 072 y 662 212 7535