imagotipo

Duelo de noqueadores

  • El Sol de Hermosillo
  • en Deportes

Nueva York, N.Y. (AP).- No sintonice tarde ni despegue la vista por mucho tiempo de la pelea del sábado entre Gennady Golovkin y Daniel Jacobs.

El duelo por la supremacía del peso Mediano entre dos temibles noqueadores podría terminar en cualquier momento.

Golovkin ha ganado 33 de sus 36 peleas antes del límite, incluyendo las últimas 23 desde 2008. Así como lo escucha: el campeón del CMB, FIB y OIB ha noqueado a todos sus oponentes en los últimos nueve años.

Jacobs, monarca de la AMB, tiene su propia racha de 12 nocauts desde que volvió al cuadrilátero tras estar fuera de acción durante 19 meses mientras batallaba contra cáncer óseo. Si se cuentan sus dos combates antes de eso, su racha de nocauts es de 14 desde su única derrota, en 2010 frente a Dmitry Pirog.

Olvídese del circo protagonizado por el retirado Floyd Mayweather y el peleador de la UFC Conor McGregor sobre un posible combate, una farsa publicitaria que probablemente nunca se concretará. Tomando en cuenta las credenciales de GGG y Jacobs, la suya probablemente sea la pelea del año.

“Es uno de mis oponentes más difíciles”, expresó Golovkin. “Es muy bueno. Es un buen boxeador, con una buena técnica. Pega bien con ambas manos, lo hace todo bien”.

Hacerlo todo bien quizás no sea suficiente para Jacobs. Golovkin, de 34 años, está entre un puñado de los mejores púgiles libra por libra, con una pegada temida por todos.

“Él es el número uno”, concedió Jacobs, de 30 años. “Tiene los cinturones y el historial impresionante. Se merece todo el respeto”.

Luz verde para Cuadras y Carmona

Los pugilistas mexicanos, Carlos “Príncipe” Cuadras y David “Severo” Carmona, tienen luz verde para su pelea de esta noche en el Madison Square Garden de Nueva York, al superar la báscula.

La tarde de ayer se presentó en una sala contigua de la llamada “Meca del Boxeo”, donde el sinaloense cumplió con el pesaje reglamentario previo a la noche en la que aspira a cubrirse se gloria, ya que una eventual victoria podría darle el boleto para enfrentar en pleito de revancha al invicto campeón mundial nicaragüense Román “Chocolatito” González, a quien ya tiene en la mira.

De momento, Cuadras detuvo la romana en 52.400 kilogramos, mientras que su rival, el doble contendiente mundialista Carmona registró 52.500 kilos, con lo que ambos reflejaron la disciplina y preparación física para este combate, al estar dentro del límite pactado.

Durante el cara a cara, ambos pugilistas cruzaron miradas de fuego y la tensión se vivió al máximo, pues la cercanía de sus rostros dejaba ver que este sábado no habrá tregua y saltarán chispas del encordado, aunque deportivamente terminaron el evento con un saludo de manos.