/ viernes 25 de septiembre de 2020

Las cosas buenas y malas que rodean a Compeán

Durante su gestión en la FMF lo9gró el mayor mérito deportivo

Durante su reinado le llovían elogios y aplausos. Su gestión fue próspera en cuanto al aspecto económico del deporte de las patadas. Entregó buenos resultados deportivos, aunque también vivió procesos bochornosos. Se hablaba de una gestión ejemplar, hasta que la tuvo que interrumpir tras nueve largos años. Hoy Justino Compeán, otro mandamás de la Federación Mexicana de Futbol, tendrá que desmarcarse del FIFA- GATE, al que parecía ajeno. Fichas de un escándalo sin fin, sinónimo de futbol.

Justino hoy permanece entre sombras.

Quien fuera titular de la Femexfut, renunció al cargo el 25 de mayo de 2015, y desde entonces dejó de aparecer en los medios. Literal, desapareció de la faz de la Tierra. Sin embargo, Mexicanos Unidos Contra la Corrupción lo ha vuelto a ubicar en el mapa balompédico. La Asociación Civil detectó que en un informe de Deutsche Bank, que data de hace cinco años, el futbol mexicano estuvo ligado posiblemente a transferencias bancarias que lo involucran en el FIFA-GATE. Ese escrito lo sacó del ostracismo.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Compeán, en compañía de su sucesor, Decio de María, así como de Enrique Bonilla, en ese entonces director general, justificó irse por “motivos personales”: “Tengo 75 años -argumentó Compeán-, 25 ligados al futbol, el reloj no se detiene. Quiero tener más tiempo para mis hijos, mis nietos y mi bellísima esposa”, agregó ese 25 de mayo, dos días antes de que en Suiza fueran arrestados algunos directivos latinoamericanos por cargos de soborno.

Justino salió limpio, nada lo relacionó al escándalo deportivo que encarceló a varios dirigentes, hasta el fatídico 2020. Compeán está de regreso en las páginas de los periódicos, noticieros y estaciones de radio, sin embargo, sin tocar el documento alemán, Justino es bien recordado entre directivos y dueños de equipos por el realce y solidez que le dio al futbol mexicano durante 9 años de gestión, aunque él mismo calificó esa labor como un “empate”.

Fernando Cerrilla, en ese 2015 convertido en Secretario General del organismo, elogió lo hecho por Justino: “Es difícil despedirse de una persona que ha hecho tanto por el futbol mexicano en todos sus niveles, se han ganado campeonatos juveniles, mayores, la medalla olímpica, también por la parte económica la Federación nunca había estado mejor que ahora”, mencionó, mientras repasaba los méritos del mandamás.

Entonces, los logros que consiguieron las selecciones nacionales con Compeán al frente abarcan: el título en el Mundial Sub-17 en 2011; la medalla de oro en Londres 2012; el subcampeonato Mundial Sub-17 en 2013; el tercer lugar en el Mundial Sub-20 en 2011 y, con la Mayor, la Copa Oro 2009 y Copa Oro 2011.

Pero no toda su etapa fue miel sobre hojuelas. Quedar casi fuera de Brasil 2014 es su gran página negra: “Tuve muchos errores, tengo una mancha imborrable, soy el único responsable del repechaje al Mundial pasado, eso no se debe repetir”.

Al final, la balanza quedó equilibrada: “Vamos a dejar en empate lo de los logros deportivos con los financieros”, remató.

También fue presidente del estadio Azteca e incluso gobernó al Necaxa. Toda su vida dedicada a vivir de la patada.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Durante su reinado le llovían elogios y aplausos. Su gestión fue próspera en cuanto al aspecto económico del deporte de las patadas. Entregó buenos resultados deportivos, aunque también vivió procesos bochornosos. Se hablaba de una gestión ejemplar, hasta que la tuvo que interrumpir tras nueve largos años. Hoy Justino Compeán, otro mandamás de la Federación Mexicana de Futbol, tendrá que desmarcarse del FIFA- GATE, al que parecía ajeno. Fichas de un escándalo sin fin, sinónimo de futbol.

Justino hoy permanece entre sombras.

Quien fuera titular de la Femexfut, renunció al cargo el 25 de mayo de 2015, y desde entonces dejó de aparecer en los medios. Literal, desapareció de la faz de la Tierra. Sin embargo, Mexicanos Unidos Contra la Corrupción lo ha vuelto a ubicar en el mapa balompédico. La Asociación Civil detectó que en un informe de Deutsche Bank, que data de hace cinco años, el futbol mexicano estuvo ligado posiblemente a transferencias bancarias que lo involucran en el FIFA-GATE. Ese escrito lo sacó del ostracismo.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Compeán, en compañía de su sucesor, Decio de María, así como de Enrique Bonilla, en ese entonces director general, justificó irse por “motivos personales”: “Tengo 75 años -argumentó Compeán-, 25 ligados al futbol, el reloj no se detiene. Quiero tener más tiempo para mis hijos, mis nietos y mi bellísima esposa”, agregó ese 25 de mayo, dos días antes de que en Suiza fueran arrestados algunos directivos latinoamericanos por cargos de soborno.

Justino salió limpio, nada lo relacionó al escándalo deportivo que encarceló a varios dirigentes, hasta el fatídico 2020. Compeán está de regreso en las páginas de los periódicos, noticieros y estaciones de radio, sin embargo, sin tocar el documento alemán, Justino es bien recordado entre directivos y dueños de equipos por el realce y solidez que le dio al futbol mexicano durante 9 años de gestión, aunque él mismo calificó esa labor como un “empate”.

Fernando Cerrilla, en ese 2015 convertido en Secretario General del organismo, elogió lo hecho por Justino: “Es difícil despedirse de una persona que ha hecho tanto por el futbol mexicano en todos sus niveles, se han ganado campeonatos juveniles, mayores, la medalla olímpica, también por la parte económica la Federación nunca había estado mejor que ahora”, mencionó, mientras repasaba los méritos del mandamás.

Entonces, los logros que consiguieron las selecciones nacionales con Compeán al frente abarcan: el título en el Mundial Sub-17 en 2011; la medalla de oro en Londres 2012; el subcampeonato Mundial Sub-17 en 2013; el tercer lugar en el Mundial Sub-20 en 2011 y, con la Mayor, la Copa Oro 2009 y Copa Oro 2011.

Pero no toda su etapa fue miel sobre hojuelas. Quedar casi fuera de Brasil 2014 es su gran página negra: “Tuve muchos errores, tengo una mancha imborrable, soy el único responsable del repechaje al Mundial pasado, eso no se debe repetir”.

Al final, la balanza quedó equilibrada: “Vamos a dejar en empate lo de los logros deportivos con los financieros”, remató.

También fue presidente del estadio Azteca e incluso gobernó al Necaxa. Toda su vida dedicada a vivir de la patada.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer