/ jueves 13 de diciembre de 2018

Decepcionante, América y Cruz Azul aburren en la ida de la final

Sin goles y con poquísimas emociones, la Máquina y las Águilas dejaron todo para la vuelta el próximo domingo

Tenso, rocoso, ríspido y trabado. Así se podría describir el partido de ida de la final entre América y Cruz Azul que terminó en un empate sin goles que deja todo abierto para que cualquiera de los dos se corone el próximo domingo.

Todo lo parejo que se predijo que sería el duelo se cumplió. Ambas escuadras terminaron por nulificarse.

El empate le salió caro a los emplumados. Mateus y Roger salieron por lesión; el mediocampista parece estar descartado para la vuelta y Martínez es duda.

Sobre la hora, los Cementeros estuvieron a centímetros de ganarlo, pero el poste les dijo que no de forma increíble.

La tensión se apoderó de la definición por el título. Serán 90 minutos para definir todo.

EL JUEGO

La hora del juicio final en el estadio Azteca finalmente llegó. América y Cruz Azul dejaron de lado todo lo hablado en días anteriores para poner la pelota en movimiento y dar inicio a la gran final que decretaría si las Águilas se proclaman como el más ganador de Ligas en México o si La Máquina finalmente termina con la sequía de 21 años sin título, y de paso, toma revancha de aquella noche del 26 de mayo del 2013.

La cosa no podía ser más pareja; el primero contra el segundo de la tabla, la mejor ofensiva contra la mejor defensa del certamen y duelos individuales que llevaron a que durante grandes lapsos del encuentro, ambas escuadras se nulificaran.

Y es que tanto Caixinha como Herrera, plantaron a sus conjuntos con formaciones similares, lo que llevó a que el medio campo se poblara y se jugará ahí durante un tiempo considerable.


La paridad se pudo romper por medio de la pelota parada. Adrián Aldrete cobró un tiro libre con un centro al área que el “Cata” Domínguez remató con un testarazo bien colocado y que llevaba sello de gol. Sin embargo, Agustín Marchesín emprendió el vuelo y a una mano consiguió desviar a tiro de esquina.

Del otro lado, los azulcremas intentaban, mas no lograban inquietar a la bien plantada zaga azul. Roger Martínez no pudo ganar en los duelos individuales a Pablo Aguilar e Igor Lichnovsky, mientras que Renato Ibarra y Diego Lainez buscaban desequilibrar por las bandas, pero se veían regularmente en desventaja numérica al momento de encarar.

Las emociones en las áreas fueron pocas. Entre los buenos trabajos de los cuadros bajos y las imprecisiones de medio campo para adelante, los minutos transcurrieron sin que los miles de aficionados que abarrotaron las gradas tuvieran sobresaltos.

Par de roscas para ir al descanso y la expectativa en el aire de ver que podría romper la igualdad entre uno y otro.

Tuvieron que pasar 45 minutos para que los cremas tocaran con seriedad la puerta de Corona. Roger Martínez tiró un doble recorte por derecha, llegó a línea de fondo y mandó una diagonal retrasada a su compatriota, Mateus Uribe. El mediocampista colombiano remató de primera, pero su envío salió justo a la ubicación de Jesús Corona. El meta cementero escupió la bola, mas su defensa estaba atenta para mandar lejos la de gajos.

En un encuentro con un nivel tan similar, los Millonetas sufrieron una sensible baja. Uribe sufrió una lesión en el medio campo que lo dejó con un notable semblante de dolor. De inmediato tuvo que abandonar la cancha.

A medida que se acercaba el final, tanto América como Cruz Azul daban la sensación de no querer perder, así tuvieran que firmar el empate sin goles y dejar todo para la vuelta. Tensión pura se respiraba en Santa Úrsula. Nadie regalaba nada.

Las lesiones fueron el mal que ayer aquejó a os de Coapa. Esta vez fue Roger Martínez quien aquejó una molestia muscular y dejó el campo. Cecilio Domínguez entró en su lugar para consolidar el segundo movimiento por un percance para los el equipo del “Piojo” Herrera.

Sobre la hora, La Máquina lo tuvo. Un contragolpe letal dejó a Méndez en el mano a mano contra Marchesín. El español la quiso colocar lejos del arquero, el gol se cantaba, pero el poste le dijo que no. ¡Increíble!

Todo quedó en el aire. Nada para nadie y la gloria sigue vacante para quien se anime a hacerla suya.


Tenso, rocoso, ríspido y trabado. Así se podría describir el partido de ida de la final entre América y Cruz Azul que terminó en un empate sin goles que deja todo abierto para que cualquiera de los dos se corone el próximo domingo.

Todo lo parejo que se predijo que sería el duelo se cumplió. Ambas escuadras terminaron por nulificarse.

El empate le salió caro a los emplumados. Mateus y Roger salieron por lesión; el mediocampista parece estar descartado para la vuelta y Martínez es duda.

Sobre la hora, los Cementeros estuvieron a centímetros de ganarlo, pero el poste les dijo que no de forma increíble.

La tensión se apoderó de la definición por el título. Serán 90 minutos para definir todo.

EL JUEGO

La hora del juicio final en el estadio Azteca finalmente llegó. América y Cruz Azul dejaron de lado todo lo hablado en días anteriores para poner la pelota en movimiento y dar inicio a la gran final que decretaría si las Águilas se proclaman como el más ganador de Ligas en México o si La Máquina finalmente termina con la sequía de 21 años sin título, y de paso, toma revancha de aquella noche del 26 de mayo del 2013.

La cosa no podía ser más pareja; el primero contra el segundo de la tabla, la mejor ofensiva contra la mejor defensa del certamen y duelos individuales que llevaron a que durante grandes lapsos del encuentro, ambas escuadras se nulificaran.

Y es que tanto Caixinha como Herrera, plantaron a sus conjuntos con formaciones similares, lo que llevó a que el medio campo se poblara y se jugará ahí durante un tiempo considerable.


La paridad se pudo romper por medio de la pelota parada. Adrián Aldrete cobró un tiro libre con un centro al área que el “Cata” Domínguez remató con un testarazo bien colocado y que llevaba sello de gol. Sin embargo, Agustín Marchesín emprendió el vuelo y a una mano consiguió desviar a tiro de esquina.

Del otro lado, los azulcremas intentaban, mas no lograban inquietar a la bien plantada zaga azul. Roger Martínez no pudo ganar en los duelos individuales a Pablo Aguilar e Igor Lichnovsky, mientras que Renato Ibarra y Diego Lainez buscaban desequilibrar por las bandas, pero se veían regularmente en desventaja numérica al momento de encarar.

Las emociones en las áreas fueron pocas. Entre los buenos trabajos de los cuadros bajos y las imprecisiones de medio campo para adelante, los minutos transcurrieron sin que los miles de aficionados que abarrotaron las gradas tuvieran sobresaltos.

Par de roscas para ir al descanso y la expectativa en el aire de ver que podría romper la igualdad entre uno y otro.

Tuvieron que pasar 45 minutos para que los cremas tocaran con seriedad la puerta de Corona. Roger Martínez tiró un doble recorte por derecha, llegó a línea de fondo y mandó una diagonal retrasada a su compatriota, Mateus Uribe. El mediocampista colombiano remató de primera, pero su envío salió justo a la ubicación de Jesús Corona. El meta cementero escupió la bola, mas su defensa estaba atenta para mandar lejos la de gajos.

En un encuentro con un nivel tan similar, los Millonetas sufrieron una sensible baja. Uribe sufrió una lesión en el medio campo que lo dejó con un notable semblante de dolor. De inmediato tuvo que abandonar la cancha.

A medida que se acercaba el final, tanto América como Cruz Azul daban la sensación de no querer perder, así tuvieran que firmar el empate sin goles y dejar todo para la vuelta. Tensión pura se respiraba en Santa Úrsula. Nadie regalaba nada.

Las lesiones fueron el mal que ayer aquejó a os de Coapa. Esta vez fue Roger Martínez quien aquejó una molestia muscular y dejó el campo. Cecilio Domínguez entró en su lugar para consolidar el segundo movimiento por un percance para los el equipo del “Piojo” Herrera.

Sobre la hora, La Máquina lo tuvo. Un contragolpe letal dejó a Méndez en el mano a mano contra Marchesín. El español la quiso colocar lejos del arquero, el gol se cantaba, pero el poste le dijo que no. ¡Increíble!

Todo quedó en el aire. Nada para nadie y la gloria sigue vacante para quien se anime a hacerla suya.


Doble Vía

Nueva normalidad: Hermosillo apuesta por el uso de bicicleta

Detalló que se optó por colocar estas ciclovías emergentes, aprovechando la reducción de la cantidad de automóviles en las calles de la ciudad para tomar un carril completo

Local

Supera Sonora los 2 mil 200 fallecimientos por Covid-19

La Secretaría de Salud Sonora informó en el reporte de este sábado que se registraron 347 nuevos casos de Covid-19 y 39 defunciones

Cultura

Derriban edificio histórico del Centro de Hermosillo, el cual era protegido

Esta construcción tiene valor histórico además de antigüedad, la técnica de construcción de adobe, con muros de más de 60 centímetros de grosor

Automotriz

Hamilton logra su primera victoria de la temporada en Gran Premio de Estiria

La escudería alemana se hizo además con las dos primeras plazas de la carrera, ya que el segundo puesto fue para el finlandés Valtteri Bottas

Mundo

Hongkoneses protestan contra la nueva ley de seguridad con una votación

El sondeo no oficial decidirá cuáles son los candidatos opositores que se presentarán a las elecciones del Consejo Legislativo en septiembre

Mundo

El Papa, "muy dolido" por convertir antigua iglesia de Estambul en una mezquita

Grecia ha condenado el traslado y la UNESCO dijo que su Comité de Patrimonio Mundial examinaría el estatuto de Santa Sofía

Ecología

Guantes y mascarillas invaden los grandes ríos europeos

Los ríos estudiados forman parte de nueve grandes ríos europeos explorados en 2019 por la goleta científica en el marco de una misión sobre los microplásticos

Doble Vía

Nueva normalidad: Hermosillo apuesta por el uso de bicicleta

Detalló que se optó por colocar estas ciclovías emergentes, aprovechando la reducción de la cantidad de automóviles en las calles de la ciudad para tomar un carril completo

Doble Vía

Rocío coloca buzón de cartas para pacientes con Covid-19

Durante el día se recibirán las cartas y por la tarde son entregadas a los pacientes; aquellos que tengan alguna dificultad para leerla Rocío lo hará de su propia voz