imagotipo

Va por más

  • Carlos Oceguera Gutiérrez
  • en Deportes

Feliz pero no confirme se declaró Alejandra Valencia al regreso de su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde acarició el podio y finalizó en la cuarta posición, siendo la mejor representante mexicana en esta disciplina.

En exclusiva para El Sol de Hermosillo, Valencia asegura haber estado muy concentrada durante toda la competencia, haciendo algunos ejercicios de relajación para manejar la presión a la hora en enfrentar a las mejores del mundo en la competencia olímpica de arco recurvo.

“Fue bastante duro porque, además de estar luchando contra ti mismo y tus pensamientos, estuvimos batallando con el factor viento, que si bien es cierto era para las dos, la suerte jugó un papel primordial, ya que cambiaba a cada momento”, compartió.

Recalcó que la empatía que tiene con todas sus compañeras de equipo ayudó para manejar la decepción que resultó al no haber pasado de la primera ronda, pero que seguirán en pie de lucha para futuras competencias, tras un muy merecido descanso que tomará aquí en Hermosillo.

“Descansaremos un poco y más adelante volveremos a la actividad para el evento más próximo del cual tengo conocimiento que es el Campeonato Mundial a realizarse en la Ciudad de México el próximo año”, ahondó.

La doble faceta

Con su sonrisa característica nos compartió lo complicado que ha sido manejar tanto su faceta de arquera de alto rendimiento con la de sus estudios de diseño gráfico en la Universidad de Sonora, debido a que algunos maestros no comprenden lo complicado que es manejar una disciplina deportiva, y exigen los requerimientos académicos sin ninguna distracción.

“Ha sido duro pero pues estamos en esto desde la primaria y desde ahí he aprendido a separar una cosa de la otra y pues sí es difícil, sobre todo por los tiempos y las tareas que se tienen que hacer en los momentos de descanso entre los entrenamientos”, afirmó.

Se autocalifica como una buena estudiante que ha sabido llevar bien los tiempos para no descuidar ambas cosas.

Muy relajada se mostró durante toda la entrevista y sobre todo feliz por estar de nuevo en casa tras un largo proceso de 10 meses para concluir en Río, pero con un esfuerzo bien recompensado por los buenos resultados obtenidos.

Tardía llegada de apoyos

En cuanto al apoyo recibido por parte de la Comisión Nacional del Deporte (Conade) y el Comité Olímpico Mexicano (COM), expresó que estos muchas veces llegan tarde, ya que hasta antes de Londres 2012 ellos pasaron por serios apuros para poder llegar tan lejos.

“En este momento todos los deportistas traemos el mismo problema que es la administración, donde una institución se pelea con otra y los afectados somos nosotros, y desgraciadamente ese problema es parte de los que nos afecta”, señaló.

Con respecto a los apoyos al deporte sonorense declaró que en este momento está desconectada y que la reunión que se tuvo hace un par de días con el titular Genaro Enríquez fue más de carácter amistoso que para ahondar en charlas sobre el deporte institucional.

Firme para Tokio 2020

Alejandra aseguró que con los resultados obtenidos se siente con la confianza plena de llegar hasta los próximos juegos olímpicos y que desde ahora se ha marcado ese objetivo, ya que busca constantemente mejorar.

En cuanto al manejo de la presión, dice que no le atemoriza ninguna bandera y que ella enfrenta por igual a cualesquier rival, pero que sí siente la presión en las olimpiadas, ya que el manejo de los medios de comunicación es mucho mayor y sabe que los aficionados siempre están al pendiente.

“En un campeonato o una copa mundial o cualesquier otra competencia que no sean Juegos Olímpicos sabes que puede que alguien me vea en las noticias o que vean el periódico y me vean, pero en este tipo de competencia es constante la llega de notificaciones y de los que mucha gente ve o sobre ti y te debes concientizar de que siempre todos te están siguiendo”, declaró.

Hasta mil flechas al día

“Las facetas de entrenamiento de cara a unos juegos olímpicos son variadas pero manejamos un promedio de 600 a 800 disparos al día, donde en algún momento llegamos hasta mil, pero no más de ahí”, respondió a la pregunta de cuantas flechas se lanzan diariamente para llegar en plenitud.

Explicó que cada jalón debe aplicar una presión de poco más de 40 libras, por lo que el desgaste es bastante en lo físico, pero que al ver los resultados se motiva más para seguir en la práctica.

Finalmente dijo que cuestiones extradeportivas, como las imágenes que se han visto de directivos paseándose plácidamente por todo Río de Janeiro, intenta que no le afecten, ya que ellos van a hacer lo suyo. Posteriormente se entera de esas cosas y desconoce el hecho de que varios atletas están pidiendo la cabeza de los titulares del deporte nacional.

La arquera hermosillense figura como todo un ejemplo de perseverancia y constancia en su trabajo, lo cual la ha llevado a donde se encuentra actualmente y que seguirá haciéndolo porque la mejora constante es siempre parte se sus objetivos tanto personales como deportivos.