/ lunes 28 de septiembre de 2020

Para Karla la maternidad no era opción y decidió abortar

La mujer se asesoró con activistas que le ofrecieron acompañamiento para llevarlo a cabo, ahora ella se capacita para apoyar a otras mujeres

“La maternidad no es para mí, siempre he dicho que nunca quiero tener hijos y respeto a las mujeres que sí. Pero yo no puedo conmigo, menos con esa enorme responsabilidad”, expresó Karla, una joven estudiante de la Licenciatura en Derecho, que a los 21 años tomó la decisión de interrumpir su embarazo.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

Archivo | El Sol de Hermosillo

Era diciembre de 2019 cuando Karla notó que su periodo menstrual estaba retrasado, aunque no le prestaba mucha atención ya que siempre ha sido irregular con las fechas, pero aun así decidió acudir al ginecólogo, quien le confirmó su embarazo.

“Siempre he sido muy irregular y pensaba que era normal no menstruar a la fecha y cuando vomitaba pensaba que era porque había comido mariscos, sacaba mis conclusiones; además estaba engordando, la panza la tenía hinchada y cuando fui a un médico general me dijo que no sabía lo que tenía y después me fui con un ginecólogo, donde el mundo se me vino abajo al enterarme que estaba embarazada”, recordó.

Al salir de la clínica optó por contactar a su psicólogo, quien le recomendó consultar a una abogada que estuviera a favor del aborto para que recibiera asesoría, misma que le solicitó hablar con una integrante del colectivo Marea Verde Sonora.

Al buscar ayuda en colectivos feministas de Hermosillo y Monterrey, la joven de 21 años tuvo el acompañamiento de otras mujeres en el proceso de la interrupción de su embarazo. Mencionó que jamás recibió críticas y luego de casi un año del aborto acompaña a otras mujeres que viven la misma situación.

Foto: Carlos Villalba

“Tuve un acompañamiento muy bonito, incluso decidí hacerlo con otras mujeres que quieran abortar y además de asesorarme con colectivos de Hermosillo, también hablé con chicas del grupo llamado Necesito Abortar, que está en Monterrey, y desde allá me estuvieron apoyando. ¡Jamás juzgaron!; después de lo que pasó quise capacitarme tomando cursos para yo también acompañar y ayudarnos entre todas”, relató.

En su habitación

Una tarde, al estar segura de su decisión, Karla tomó dos pastillas cada cuatro horas y mientras pasaba el tiempo fue presentando efectos secundarios en su organismo, como fuertes náuseas, cólicos, tenía temperatura alta; pero en menos de 24 horas volvió a sentirse bien; además se encontraba en su cuarto con la compañía de su expareja y no tuvo complicaciones graves, sus padres no se enteraron.

Foto: Archivo | El Sol de Hermosillo

“La chica de un colectivo me estuvo monitoreando desde el celular, fue relativamente rápido y estuve desde la comodidad de mi cuarto, puse cobijas y sábanas porque pensaba que iba a hacer un manchadero de sangre, porque entre menos semanas tienes más sangras y nunca sangré hasta que expulsé el producto.

La joven contó que sintió miedo en el momento del aborto, ya que pensó en todos los escenarios posibles, ya que hay casos donde mujeres mueren en este procedimiento.

“Se me salió el producto, pero no se me salía la placenta y ahí fue cuando tuve muchísimo miedo”, expresó.

Aunque Karla realizó el aborto en su hogar considera que en un hospital pudo haber sido mejor, con personal capacitado para monitorear y atender cada efecto secundario o problema que pudiera presentarse, como una convulsión o sangrado excesivo.

“Sí, sería más seguro en un hospital, aunque lo normal es que no pase nada cuando abortas. Aunque creo que en los hospitales de México todos te juzgarían, por eso sería importante contar con personal capacitado. Para mí es impresionante cómo en pleno 2020 todavía se está debatiendo si la mujer debe decidir sobre su cuerpo o no”, indicó.

Por último, comentó que cuando egrese de la universidad desea hacer un cambio desde el punto legislativo y ayudar a mujeres de cualquier edad con asesorías sobre el aborto. Espera que para entonces ya esté despenalizado y no sea un delito.

“La maternidad no es para mí, siempre he dicho que nunca quiero tener hijos y respeto a las mujeres que sí. Pero yo no puedo conmigo, menos con esa enorme responsabilidad”, expresó Karla, una joven estudiante de la Licenciatura en Derecho, que a los 21 años tomó la decisión de interrumpir su embarazo.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

Archivo | El Sol de Hermosillo

Era diciembre de 2019 cuando Karla notó que su periodo menstrual estaba retrasado, aunque no le prestaba mucha atención ya que siempre ha sido irregular con las fechas, pero aun así decidió acudir al ginecólogo, quien le confirmó su embarazo.

“Siempre he sido muy irregular y pensaba que era normal no menstruar a la fecha y cuando vomitaba pensaba que era porque había comido mariscos, sacaba mis conclusiones; además estaba engordando, la panza la tenía hinchada y cuando fui a un médico general me dijo que no sabía lo que tenía y después me fui con un ginecólogo, donde el mundo se me vino abajo al enterarme que estaba embarazada”, recordó.

Al salir de la clínica optó por contactar a su psicólogo, quien le recomendó consultar a una abogada que estuviera a favor del aborto para que recibiera asesoría, misma que le solicitó hablar con una integrante del colectivo Marea Verde Sonora.

Al buscar ayuda en colectivos feministas de Hermosillo y Monterrey, la joven de 21 años tuvo el acompañamiento de otras mujeres en el proceso de la interrupción de su embarazo. Mencionó que jamás recibió críticas y luego de casi un año del aborto acompaña a otras mujeres que viven la misma situación.

Foto: Carlos Villalba

“Tuve un acompañamiento muy bonito, incluso decidí hacerlo con otras mujeres que quieran abortar y además de asesorarme con colectivos de Hermosillo, también hablé con chicas del grupo llamado Necesito Abortar, que está en Monterrey, y desde allá me estuvieron apoyando. ¡Jamás juzgaron!; después de lo que pasó quise capacitarme tomando cursos para yo también acompañar y ayudarnos entre todas”, relató.

En su habitación

Una tarde, al estar segura de su decisión, Karla tomó dos pastillas cada cuatro horas y mientras pasaba el tiempo fue presentando efectos secundarios en su organismo, como fuertes náuseas, cólicos, tenía temperatura alta; pero en menos de 24 horas volvió a sentirse bien; además se encontraba en su cuarto con la compañía de su expareja y no tuvo complicaciones graves, sus padres no se enteraron.

Foto: Archivo | El Sol de Hermosillo

“La chica de un colectivo me estuvo monitoreando desde el celular, fue relativamente rápido y estuve desde la comodidad de mi cuarto, puse cobijas y sábanas porque pensaba que iba a hacer un manchadero de sangre, porque entre menos semanas tienes más sangras y nunca sangré hasta que expulsé el producto.

La joven contó que sintió miedo en el momento del aborto, ya que pensó en todos los escenarios posibles, ya que hay casos donde mujeres mueren en este procedimiento.

“Se me salió el producto, pero no se me salía la placenta y ahí fue cuando tuve muchísimo miedo”, expresó.

Aunque Karla realizó el aborto en su hogar considera que en un hospital pudo haber sido mejor, con personal capacitado para monitorear y atender cada efecto secundario o problema que pudiera presentarse, como una convulsión o sangrado excesivo.

“Sí, sería más seguro en un hospital, aunque lo normal es que no pase nada cuando abortas. Aunque creo que en los hospitales de México todos te juzgarían, por eso sería importante contar con personal capacitado. Para mí es impresionante cómo en pleno 2020 todavía se está debatiendo si la mujer debe decidir sobre su cuerpo o no”, indicó.

Por último, comentó que cuando egrese de la universidad desea hacer un cambio desde el punto legislativo y ayudar a mujeres de cualquier edad con asesorías sobre el aborto. Espera que para entonces ya esté despenalizado y no sea un delito.

Deportes

Un movimiento erróneo frenó la carrera de estos deportistas

La historia ha marcado trayectorias de gran éxito que se ven interrumpidas por un error involuntario de los atletas o de sus oponentes

Doble Vía

Su gusto por tés y tisanas llevó a Renata a crear Vida Mantra

Tiene 19 años y hace cinco meses inicio en el mundo del emprendimiento con sus combinaciones favoritas, de las que quiere compartir sus beneficios

Cultura

La obra de Benjamín Rosales, desde la visión de un experto en música

Jesús David Camalich comparte su interpretación sobre la obra del artista basándose en su objeto de estudio

Finanzas

Veto a Huawei despeja el camino a Nokia y Ericsson en el 5G

La tecnología 5G se ha convertido en una cuestión estratégica a nivel global, y su seguridad y fiabilidad, en una de las máximas prioridades de los gobiernos

Sociedad

Vuelven a detener a Kenia Hernández y la trasladan a Acapulco

Hace unas horas un jueza de control del Edomex determinó que seguiría su proceso en libertad; pero esta madrugada se ejecutó una orden de aprehensión de carácter federal

Automotriz

Hamilton gana en Portugal y bate el récord de Schumacher

El británico, séxtuple campeón del mundo, logró la victoria en la duodécima prueba del mundial de Fórmula 1

Mundo

Chile decide si avanza hacia una nueva Constitución, en medio de la pandemia

El presidente Sebastián Piñera llegó temprano a sufragar y llamó a los ciudadanos a ejercer su derecho a respaldar la opción de su preferencia

Cultura

La obra de Benjamín Rosales, desde la visión de un experto en música

Jesús David Camalich comparte su interpretación sobre la obra del artista basándose en su objeto de estudio

Doble Vía

Su gusto por tés y tisanas llevó a Renata a crear Vida Mantra

Tiene 19 años y hace cinco meses inicio en el mundo del emprendimiento con sus combinaciones favoritas, de las que quiere compartir sus beneficios