/ jueves 8 de octubre de 2020

Mahoma se suma a la era electrónica

Para acercar religión a los musulmanes en el encierro, crearon una página de internet para ofrecer servicios religiosos

Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Con las mezquitas cerradas por la pandemia, una pionera plataforma digital lanzada en el Reino Unido ofrece servicios de imanes en línea o a domicilio, desde circuncisiones a emparejamientos, uniones matrimoniales o lecturas del Corán.

Con casi 80 proveedores y unos 500 usuarios desde su nacimiento en septiembre, ImamConnect, anunciada como “el Uber de los imanes”, es en esencia “una mezquita virtual”, un “mercado en la red” donde la comunidad musulmana global puede contratar prestaciones a su medida, dice el fundador, Muddassar Ahmed.

Desde su oficina, ubicada en el este de Londres, el emprendedor explica que ideó la iniciativa sobre todo para el colectivo mayoritario de musulmanes, en general jóvenes, de países occidentales que no suele ir al templo, pero que desea acceder a servicios que encajen con su religión y su cultura.

De 3.4 millones de musulmanes en el Reino Unido -la mitad menores de 25 años-, sólo 12 por ciento acude a menudo a la mezquita y seis por ciento en Estados Unidos, donde ImamConnect también está presente, además de Canadá, Malasia, Australia, Alemania o Singapur. Con la pandemia, esta oferta de servicios islámicos por internet, que incluyen asimismo psicólogos o asesores financieros que operan acorde a la “sharía” (ley islámica), es “si cabe más relevante” y “evidencia que el futuro de la religión está en la tecnología”, según Ahmed.

ESTRICTO PROCESO DE CONTROL

Uno de los proveedores en la plataforma, que pronto tendrá una aplicación para Android, es el imán Tarek Elgawary, adscrito a una mezquita de Washington, que ha encontrado un modo de “organizar” y “rentabilizar” la labor de asesoramiento y terapia que, como muchos colegas, ofrece en paralelo a la liturgia religiosa.

Apoyo a la pareja o acompañamiento en la soledad por las restricciones actuales son algunos de los servicios que ya le han solicitado en la web, a los que podrían sumarse eventos como ceremonias de casamiento o defunción, elaboración de testamentos o incluso búsqueda de pareja.

Para Elgawary, uno de los aspectos fundamentales de ImamConnect es que, al contrario que muchas mezquitas fuera de los países musulmanes, “garantiza altos estándares” de sus agentes, que deben demostrar su valía y pasar varios controles de seguridad, además de suscribir un código de conducta.

En su opinión, esta iniciativa digital no perjudicará a los templos tradicionales, que se seguirán utilizando “para rezos, ceremonias y días señalados”, mientras que, en cambio, ayudará a ciertos grupos aislados, entre ellos muchas mujeres.

Musulmanes Kashmiri hacen su oración de la tarde, la tercera del día dentro de la mezquita Shrine en Srinagar / Foto: EFE

CONTEXTO CULTURAL

Para los musulmanes en sociedades occidentales, es importante contar con profesionales que entiendan su contexto religioso y cultural, algo que ofrece en el portal la “coach” de relaciones personales Aamna Khokhar.

“Propongo un trabajo de desarrollo personal pero desde una perspectiva islámica”, lo que, dice, “cubre un enorme hueco en la sociedad”, ya que, según ha comprobado, muchos musulmanes británicos no usan iniciativas públicas de salud, ya sea por sentirse incomprendidos o por barreras como el idioma.

Khokhar cree que, aunque atraerá sobre todo a las generaciones más jóvenes, ImamConnect puede ser “una oportunidad” para que los mayores, a menudo “inmigrantes económicos preocupados principalmente por la subsistencia”, se ejerciten con la tecnología y “pongan en valor sus experiencias”.

En la oficina ubicada entre la City de Londres y el barrio de Whitechapel (con gran número de vecinos musulmanes), Mariah Aziz muestra cómo funciona la plataforma, donde la amplia oferta de servicios -clases de árabe, interpretación de sueños, inscripción de lápidas...- se filtra por área geográfica, idioma o ramas islámicas suní o chií.

Al estilo de aplicaciones colaborativas como Uber o AirBnb, cualquiera que cumpla los requisitos puede ofertar sus servicios, mientras que ImamConnect se lleva una comisión por las operaciones y los usuarios las valoran con sus calificaciones y comentarios.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Google Podcasts

Apple Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Con las mezquitas cerradas por la pandemia, una pionera plataforma digital lanzada en el Reino Unido ofrece servicios de imanes en línea o a domicilio, desde circuncisiones a emparejamientos, uniones matrimoniales o lecturas del Corán.

Con casi 80 proveedores y unos 500 usuarios desde su nacimiento en septiembre, ImamConnect, anunciada como “el Uber de los imanes”, es en esencia “una mezquita virtual”, un “mercado en la red” donde la comunidad musulmana global puede contratar prestaciones a su medida, dice el fundador, Muddassar Ahmed.

Desde su oficina, ubicada en el este de Londres, el emprendedor explica que ideó la iniciativa sobre todo para el colectivo mayoritario de musulmanes, en general jóvenes, de países occidentales que no suele ir al templo, pero que desea acceder a servicios que encajen con su religión y su cultura.

De 3.4 millones de musulmanes en el Reino Unido -la mitad menores de 25 años-, sólo 12 por ciento acude a menudo a la mezquita y seis por ciento en Estados Unidos, donde ImamConnect también está presente, además de Canadá, Malasia, Australia, Alemania o Singapur. Con la pandemia, esta oferta de servicios islámicos por internet, que incluyen asimismo psicólogos o asesores financieros que operan acorde a la “sharía” (ley islámica), es “si cabe más relevante” y “evidencia que el futuro de la religión está en la tecnología”, según Ahmed.

ESTRICTO PROCESO DE CONTROL

Uno de los proveedores en la plataforma, que pronto tendrá una aplicación para Android, es el imán Tarek Elgawary, adscrito a una mezquita de Washington, que ha encontrado un modo de “organizar” y “rentabilizar” la labor de asesoramiento y terapia que, como muchos colegas, ofrece en paralelo a la liturgia religiosa.

Apoyo a la pareja o acompañamiento en la soledad por las restricciones actuales son algunos de los servicios que ya le han solicitado en la web, a los que podrían sumarse eventos como ceremonias de casamiento o defunción, elaboración de testamentos o incluso búsqueda de pareja.

Para Elgawary, uno de los aspectos fundamentales de ImamConnect es que, al contrario que muchas mezquitas fuera de los países musulmanes, “garantiza altos estándares” de sus agentes, que deben demostrar su valía y pasar varios controles de seguridad, además de suscribir un código de conducta.

En su opinión, esta iniciativa digital no perjudicará a los templos tradicionales, que se seguirán utilizando “para rezos, ceremonias y días señalados”, mientras que, en cambio, ayudará a ciertos grupos aislados, entre ellos muchas mujeres.

Musulmanes Kashmiri hacen su oración de la tarde, la tercera del día dentro de la mezquita Shrine en Srinagar / Foto: EFE

CONTEXTO CULTURAL

Para los musulmanes en sociedades occidentales, es importante contar con profesionales que entiendan su contexto religioso y cultural, algo que ofrece en el portal la “coach” de relaciones personales Aamna Khokhar.

“Propongo un trabajo de desarrollo personal pero desde una perspectiva islámica”, lo que, dice, “cubre un enorme hueco en la sociedad”, ya que, según ha comprobado, muchos musulmanes británicos no usan iniciativas públicas de salud, ya sea por sentirse incomprendidos o por barreras como el idioma.

Khokhar cree que, aunque atraerá sobre todo a las generaciones más jóvenes, ImamConnect puede ser “una oportunidad” para que los mayores, a menudo “inmigrantes económicos preocupados principalmente por la subsistencia”, se ejerciten con la tecnología y “pongan en valor sus experiencias”.

En la oficina ubicada entre la City de Londres y el barrio de Whitechapel (con gran número de vecinos musulmanes), Mariah Aziz muestra cómo funciona la plataforma, donde la amplia oferta de servicios -clases de árabe, interpretación de sueños, inscripción de lápidas...- se filtra por área geográfica, idioma o ramas islámicas suní o chií.

Al estilo de aplicaciones colaborativas como Uber o AirBnb, cualquiera que cumpla los requisitos puede ofertar sus servicios, mientras que ImamConnect se lleva una comisión por las operaciones y los usuarios las valoran con sus calificaciones y comentarios.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Google Podcasts

Apple Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Doble Vía

Dionisio es cocinero en una clínica y teme recontagiarse de Covid-19

Su experiencia previa a este trabajo había sido en restaurantes, por lo que ha aprendido nuevos protocolos, al tiempo que busca cuidar su salud

Policiaca

Abandonan cilindros de oxígeno robados al IMSS de Navojoa

Los siete tanques fueron abandonados cerca de un camino de terracería entre la carretera Navojoa Obregón, no hay personas detenidas por el hecho

Policiaca

¡Hay más!, colectivo localiza cuatro fosas clandestinas en Guaymas

Madres Buscadoras de Sonora tuvieron jornada con resultados positivos de nuevo en la comisaría de Ortiz, perteneciente a este municipio del sur de Sonora

Turismo

Mariachis, una década de ser patrimonio inmaterial

Este 21 de enero se conmemora el Día del Mariachi y en Guadalajara lo celebran así

Cultura

Opciones de cursos online que ni te imaginas

Dale play al podcast de La Guía del fin de semana y conoce las distintas propuestas a bajo costo o gratuitas

Sociedad

Padres de los 43 normalistas desconocían declaraciones del testigo protegido

El testigo dijo que no fueron 43 los desaparecidos, sino entre 60 y 80. Todos fueron asesinados, descuartizados y algunos incinerados

Cultura

Festival de Glastonbury, anulado por segundo año debido a la pandemia

"Pese a nuestros esfuerzos por remover cielo y tierra, no podremos organizar el festival", lamentaron los organizadores

Mundo

Se incendia la mayor planta productora de vacunas anticovid del mundo; hay cinco muertos

De acuerdo a los primeros informes, un error en los trabajos de soldadura sería lo que provocó el siniestro