/ miércoles 4 de agosto de 2021

¿Funcionan las tarjetas de dióxido de cloro? Esto es lo que sabemos

Las tarjetas sanitizantes que se venden en comercios o por Internet prometen mucho a la hora de prevenir el Covid-19, aquí te explicamos si cumplen


¿Qué son esas bolsas azules que se venden en internet y que prometen protegerte del coronavirus con un campo de vapores químicos? A pesar de haber sido desmentidas en su efectividad por autoridades de salud en todo el mundo, las tarjetas sanitizantes continúan dando de qué hablar, respaldadas por uno de los mitos más longevos del mundo post-pandemia.

Lee también: No todos quieren vacunarse: ¿Cómo entender a los antivacunas?

A la llegada del Covid-19 a este lado del mundo era de esperar que le siguiera la aparición de diversos productos “milagro” que prometían protección contra el nuevo virus, una amenaza que en su momento era totalmente desconocida. Pocos de estos productos, sin embargo, han logrado permanecer tan presentes como el dióxido de cloro.

El dióxido de cloro es un desinfectante y blanqueador industrial que desde hace años era presentado como una cura universal para muchas enfermedades (en realidad, para todas) y que continúa encontrando nuevas formas de venderse a pesar de los riesgos que representa, las tarjetas siendo solo uno de los más extendidos.

La Organización Panamericana de la Salud advierte desde el año pasado que no existe hasta el momento evidencia de la eficacia de este compuesto, tanto ingerido como inhalado, para tratar el Covid-19. Por el contrario, la ingesta puede causar daños graves a la salud como náuseas, vómitos, fallos renales y anemia hemolítica; la exposición al gas genera quemaduras, broncoespasmo y edema pulmonar.

Foto: Archivo | El Sol de Hermosillo

Lo que es cierto, es que el dióxido de cloro sí tiene un uso en la pandemia, y es como desinfectante de superficies y objetos inanimados, y en ningún caso se recomienda que tenga contacto con las personas.

Las tarjetas sanitizantes, según aquellos que las promueven a través de sitios web y redes sociales, funcionan dispersando en el aire el dióxido de cloro para generar una “barrera protectora” alrededor de su usuario que promete frenar al SARS-CoV-2 antes de que siquiera tenga una oportunidad de contagiarle.

Lamentablemente, a pesar de la comodidad y conveniencia que prometen a las personas que compran estos productos buscando algo más cómodo de llevar que el siempre confiable cubrebocas, estas tarjetas no solo no proveen ninguna protección sino que además también exponen a quien la lleva a los efectos adversos de su principal componente.

¡Recibe las noticias directo en tu celular! Suscríbete al WhatsApp de El Sol de Hermosillo

Otro elemento a tomar en cuenta es el fenómeno de la compensación de riesgo, presente para la mayoría de los medios de protección “alternativos”: Se trata de la disposición de aquellos que se falsamente sienten protegidos a exponerse de mayor manera a la pandemia, lo cual les vuelve a la vez más susceptibles a enfermarse y contagiar a otros; por esto se dice que portar estas tarjetas confiando en su eficacia es más peligroso que no llevar nada en algunos casos.


¿Qué son esas bolsas azules que se venden en internet y que prometen protegerte del coronavirus con un campo de vapores químicos? A pesar de haber sido desmentidas en su efectividad por autoridades de salud en todo el mundo, las tarjetas sanitizantes continúan dando de qué hablar, respaldadas por uno de los mitos más longevos del mundo post-pandemia.

Lee también: No todos quieren vacunarse: ¿Cómo entender a los antivacunas?

A la llegada del Covid-19 a este lado del mundo era de esperar que le siguiera la aparición de diversos productos “milagro” que prometían protección contra el nuevo virus, una amenaza que en su momento era totalmente desconocida. Pocos de estos productos, sin embargo, han logrado permanecer tan presentes como el dióxido de cloro.

El dióxido de cloro es un desinfectante y blanqueador industrial que desde hace años era presentado como una cura universal para muchas enfermedades (en realidad, para todas) y que continúa encontrando nuevas formas de venderse a pesar de los riesgos que representa, las tarjetas siendo solo uno de los más extendidos.

La Organización Panamericana de la Salud advierte desde el año pasado que no existe hasta el momento evidencia de la eficacia de este compuesto, tanto ingerido como inhalado, para tratar el Covid-19. Por el contrario, la ingesta puede causar daños graves a la salud como náuseas, vómitos, fallos renales y anemia hemolítica; la exposición al gas genera quemaduras, broncoespasmo y edema pulmonar.

Foto: Archivo | El Sol de Hermosillo

Lo que es cierto, es que el dióxido de cloro sí tiene un uso en la pandemia, y es como desinfectante de superficies y objetos inanimados, y en ningún caso se recomienda que tenga contacto con las personas.

Las tarjetas sanitizantes, según aquellos que las promueven a través de sitios web y redes sociales, funcionan dispersando en el aire el dióxido de cloro para generar una “barrera protectora” alrededor de su usuario que promete frenar al SARS-CoV-2 antes de que siquiera tenga una oportunidad de contagiarle.

Lamentablemente, a pesar de la comodidad y conveniencia que prometen a las personas que compran estos productos buscando algo más cómodo de llevar que el siempre confiable cubrebocas, estas tarjetas no solo no proveen ninguna protección sino que además también exponen a quien la lleva a los efectos adversos de su principal componente.

¡Recibe las noticias directo en tu celular! Suscríbete al WhatsApp de El Sol de Hermosillo

Otro elemento a tomar en cuenta es el fenómeno de la compensación de riesgo, presente para la mayoría de los medios de protección “alternativos”: Se trata de la disposición de aquellos que se falsamente sienten protegidos a exponerse de mayor manera a la pandemia, lo cual les vuelve a la vez más susceptibles a enfermarse y contagiar a otros; por esto se dice que portar estas tarjetas confiando en su eficacia es más peligroso que no llevar nada en algunos casos.

Deportes

José Romero Corpus sueña con el plano internacional

El hermosillense corrió una ruta de 101.1 km por toda la capital sonorense y busca competencias fuera del país

Local

Estudiantes de Cobach regresan a clases presenciales este lunes

El regreso a las aulas será de forma voluntaria, gradual, ordenada y con estricto apego a los protocolos sanitarios para evitar contagios por Covid-19

Deportes

México saca la casta y triunfa por blanqueada de 5-0 sobre Cuba

La novena tricolor sumó su primer triunfo del Mundial U23 en el Estadio Yaquis de Ciudad Obregón 

Tecnología

Evita que tu cuenta de WhatsApp sea hackeada; sigue estos pasos

Con el auge de las plataformas digitales para comunicarse hoy en día y su constante aumento por la actual pandemia, las estafas y ciberataques también crecen

Deportes

José Romero Corpus sueña con el plano internacional

El hermosillense corrió una ruta de 101.1 km por toda la capital sonorense y busca competencias fuera del país

Gossip

Ofelia Medina, actriz de Oro del cine mexicano

La actriz y activista recibirá esta noche el Ariel de Oro, premio que dedicará a su madre

Sociedad

Las 27 recomendaciones de Manuel Mejido para los periodistas

Este es el legado de Manuel Mejido a las nuevas generaciones de periodistas

Deportes

México saca la casta y triunfa por blanqueada de 5-0 sobre Cuba

La novena tricolor sumó su primer triunfo del Mundial U23 en el Estadio Yaquis de Ciudad Obregón 

Local

Actual legislatura da inicio aprobando dos comisiones

Las comisiones en el congreso continúan integrándose previo a las sesiones próximas