/ jueves 4 de marzo de 2021

Día Mundial de la Obesidad: ¿Qué engordó a los sonorenses?

Aunque se tiende a señalar a ciertos alimentos como los culpables de la epidemia de obesidad en Sonora, la respuesta resulta un poco más compleja

¿Qué hacer cuando “bájale a las tortillas” no ofrece los resultados que se esperaban? A pesar de incontables propósitos de Año Nuevo y sexenio tras sexenio de campañas para promover el ejercicio y la sana alimentación, la obesidad en Sonora continúa más presente que nunca, sumándose a un panorama que se replica en gran parte del mundo, sin distinción de países desarrollados o en vías de desarrollo.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

Este 4 de marzo marca el Día Mundial de la Obesidad, reconocido por la World Obesity Federation como una oportunidad de presentar soluciones prácticas que se alejen de las perspectivas tradicionales en el combate a esta crisis de salud, que ponen la responsabilidad en el individuo sin tomar en cuenta los factores en los que vive.

Lejos de ser considerada como una falta de “voluntad” en las personas, señalan, debe verse a través de los factores económicos, culturales y sociales de cada lugar, e incluso de cada persona.

En el caso de Sonora, la obesidad y el sobrepeso son un problema cada vez más crítico para el sistema de salud, sobre el que pesa un 77% de población adulta con estos padecimientos, aunado a un 14% con diabetes y un 35% de adultos mayores de 60 años con hipertensión arterial, números que ponen a la entidad en los primeros lugares a nivel nacional.

¿Qué es lo que ha engordado a los sonorenses?

Perla Medina, estudiante de Ciencias Nutricionales en la Universidad de Sonora, señala que los alimentos que hoy en día consideramos como típicamente sonorenses tienden a estar entre aquellos considerados densamente calóricos, que aunados a otros factores como el consumo regular de bebidas azucaradas y el sedentarismo mantienen a la población consumiendo regularmente más calorías de las que se gastan, llevando al aumento de peso.

Aún con esto, no es correcto “satanizar” a uno u otro alimento directamente, señala, se recomienda generalmente solo regular el consumo de alimentos ricos en grasa como las siempre presentes tortillas, el pan dulce y los productos procesados, así como de las carnes rojas.

En lugar de culpar a los tradicionales dogos, e incluso a los abiertamente excesivos burros percherones, la causa de la obesidad en Sonora como problema de salud generalizado puede ser rastreada a tendencias que ocurrieron en el país durante finales del siglo pasado y continúan hasta el día de hoy.

Fuentes gubernamentales estiman que el punto de inflexión puede ubicarse aproximadamente hace cuatro décadas, antes de las cuales el sobrepeso y la obesidad no representaban un problema tan importante como ahora.

Según explicó Martha Nydia Ballesteros, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el desarrollo tecnológico en la industria de los alimentos en México contribuyó a generar una gran variedad de productos procesados que poco a poco fueron adoptados en las familias.

Estos alimentos procesados fueron reemplazando poco a poco a los que por generaciones habían sido consumidos en la región, cambiando las preferencias y hábitos de los consumidores hacia alimentos con altos contenidos calóricos pero escaso valor nutrimental.

Pronto estos productos de gran oferta y a un bajo costo, se volvieron omnipresentes en los mercados y tiendas empezando por las ciudades hasta llegar a las más apartadas comunidades rurales.

Parte fundamental de la dieta sonorense donde pueden apreciarse cambios, en el mejor ejemplo, se trata de las tortillas de harina, las cuales han sido consumidas tradicionalmente en la entidad y que con los cambios en la industria alimenticia pasaron a elaborarse con harinas refinadas, perdiendo una parte importante de su valor nutricional original como vitaminas, minerales y fibra. Lo mismo pasó con las menos populares pero siempre presentes tortillas de maíz, que pasaron de utilizar el nixtamal a la harina de maíz con resultados similares.

Sigue a El Sol de Hermosillo en Google News y mantente informado con las noticias más recientes

Cambios a profundidad

Los hábitos de consumo y alimentación en el estado, como en cualquier otra comunidad, se basan en los productos que estén más abiertamente disponibles y accesibles, por lo que la saturación del mercado con alimentos de bajo valor nutricional, harinas, azúcares y grasas, seguida por las tradiciones locales que ponen la comida como el centro de muchas actividades (cómo olvidar la carne asada del domingo, del bautismo, del cumpleaños y la boda por el civil) hacen más difícil la implementación de los programas promovidos por el Gobierno en materia de combate a la obesidad.

Ante el avance de la obesidad en la población, se hace aparente la necesidad de cambios estructurales en la industria de los alimentos que amplíen la oferta de opciones saludables junto a una mayor educación en la materia de cuanto y qué deben comer las familias sonorenses.

¿Qué hacer cuando “bájale a las tortillas” no ofrece los resultados que se esperaban? A pesar de incontables propósitos de Año Nuevo y sexenio tras sexenio de campañas para promover el ejercicio y la sana alimentación, la obesidad en Sonora continúa más presente que nunca, sumándose a un panorama que se replica en gran parte del mundo, sin distinción de países desarrollados o en vías de desarrollo.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

Este 4 de marzo marca el Día Mundial de la Obesidad, reconocido por la World Obesity Federation como una oportunidad de presentar soluciones prácticas que se alejen de las perspectivas tradicionales en el combate a esta crisis de salud, que ponen la responsabilidad en el individuo sin tomar en cuenta los factores en los que vive.

Lejos de ser considerada como una falta de “voluntad” en las personas, señalan, debe verse a través de los factores económicos, culturales y sociales de cada lugar, e incluso de cada persona.

En el caso de Sonora, la obesidad y el sobrepeso son un problema cada vez más crítico para el sistema de salud, sobre el que pesa un 77% de población adulta con estos padecimientos, aunado a un 14% con diabetes y un 35% de adultos mayores de 60 años con hipertensión arterial, números que ponen a la entidad en los primeros lugares a nivel nacional.

¿Qué es lo que ha engordado a los sonorenses?

Perla Medina, estudiante de Ciencias Nutricionales en la Universidad de Sonora, señala que los alimentos que hoy en día consideramos como típicamente sonorenses tienden a estar entre aquellos considerados densamente calóricos, que aunados a otros factores como el consumo regular de bebidas azucaradas y el sedentarismo mantienen a la población consumiendo regularmente más calorías de las que se gastan, llevando al aumento de peso.

Aún con esto, no es correcto “satanizar” a uno u otro alimento directamente, señala, se recomienda generalmente solo regular el consumo de alimentos ricos en grasa como las siempre presentes tortillas, el pan dulce y los productos procesados, así como de las carnes rojas.

En lugar de culpar a los tradicionales dogos, e incluso a los abiertamente excesivos burros percherones, la causa de la obesidad en Sonora como problema de salud generalizado puede ser rastreada a tendencias que ocurrieron en el país durante finales del siglo pasado y continúan hasta el día de hoy.

Fuentes gubernamentales estiman que el punto de inflexión puede ubicarse aproximadamente hace cuatro décadas, antes de las cuales el sobrepeso y la obesidad no representaban un problema tan importante como ahora.

Según explicó Martha Nydia Ballesteros, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), el desarrollo tecnológico en la industria de los alimentos en México contribuyó a generar una gran variedad de productos procesados que poco a poco fueron adoptados en las familias.

Estos alimentos procesados fueron reemplazando poco a poco a los que por generaciones habían sido consumidos en la región, cambiando las preferencias y hábitos de los consumidores hacia alimentos con altos contenidos calóricos pero escaso valor nutrimental.

Pronto estos productos de gran oferta y a un bajo costo, se volvieron omnipresentes en los mercados y tiendas empezando por las ciudades hasta llegar a las más apartadas comunidades rurales.

Parte fundamental de la dieta sonorense donde pueden apreciarse cambios, en el mejor ejemplo, se trata de las tortillas de harina, las cuales han sido consumidas tradicionalmente en la entidad y que con los cambios en la industria alimenticia pasaron a elaborarse con harinas refinadas, perdiendo una parte importante de su valor nutricional original como vitaminas, minerales y fibra. Lo mismo pasó con las menos populares pero siempre presentes tortillas de maíz, que pasaron de utilizar el nixtamal a la harina de maíz con resultados similares.

Sigue a El Sol de Hermosillo en Google News y mantente informado con las noticias más recientes

Cambios a profundidad

Los hábitos de consumo y alimentación en el estado, como en cualquier otra comunidad, se basan en los productos que estén más abiertamente disponibles y accesibles, por lo que la saturación del mercado con alimentos de bajo valor nutricional, harinas, azúcares y grasas, seguida por las tradiciones locales que ponen la comida como el centro de muchas actividades (cómo olvidar la carne asada del domingo, del bautismo, del cumpleaños y la boda por el civil) hacen más difícil la implementación de los programas promovidos por el Gobierno en materia de combate a la obesidad.

Ante el avance de la obesidad en la población, se hace aparente la necesidad de cambios estructurales en la industria de los alimentos que amplíen la oferta de opciones saludables junto a una mayor educación en la materia de cuanto y qué deben comer las familias sonorenses.

Local

Caleb, víctima de accidente en Bahía de Kino, despierta del coma

El hijo mayor del pastor cristiano Víctor Cadena ya recobró la consciencia después de estar una semana inconsciente tras el accidente que sufrió con su familia

Local

Universidad de Sonora: más de 45 mil regresaron a clases presenciales

María Rita Plancarte, indicó que este día marca historia en la institución, luego de dos años de pandemia, ya es posible reunirse y volver a la convivencia presencial

Local

Familia arrastrada por arroyo en El Realito había ido a cenar

Los cuerpos del papá de 45 y el hijo de 4 años fueron arrastrados por la corriente de agua del arroyo El Realito desde el sábado por la noche; solo la mamá sobrevivió

Mundo

Ocho personas muertas en Corea del Sur por las peores lluvias en 80 años

Además de las personas fallecidas, seis más están desaparecidas tras las fuertes inundaciones que afestaron el país en las últimas horas

Mundo

EU terminará con el programa Quédate en México

El anuncio se dio luego de que un juez levantara una orden judicial que impedía al gobierno de Joe Biden eliminarla

Finanzas

Zarpan dos buques más con cereales desde Ucrania

En total seis barcos han partido desde el puerto de Odesa, en Ucrania, con cereales ucranianos tras el acuerdo alcanzado con Rusia para desbloquear las exportaciones

Local

Pese a fuertes lluvias en Sonora, presas registran bajos niveles de capacitación

El año pasado las presas estaban al 35.1% de la capacidad total de almacenamiento, mientras que hasta el 8 de agosto de 2022 se contaba con 31.1%

Finanzas

Inflación acelera a 8.15% durante julio, su nivel más alto en 22 años

El indicador acumula dos meses consecutivos al alza, llegando a su nivel más alto en lo que va del año

Mundo

Taiwán inicia pruebas defensivas con fuego real; China alarga maniobras militares otro día

Las pruebas anunciadas por el ejército de Taiwán simulan los métodos de contención de una ataque marítimo chino