/ martes 19 de octubre de 2021

Supervivientes de cáncer de mama reciben programa físico en la Unison

Se trata de un entrenamiento muscular con el que descargan inquietudes, miedo y ansiedad

El Departamento de Ciencias del Deporte y Actividad física de la Universidad de Sonora brinda el programa de entrenamiento muscular en mujeres que son supervivientes del cáncer de mama, con la finalidad de que tengan una atención integral tras la superación del padecimiento.

Puede interesarte: No estás sola, Unison apoya a pacientes con cáncer de mama

Desde el 2014 a la fecha, más de 300 mujeres detectaron a tiempo el cáncer, mismas que hoy en día son sobrevivientes y fueron parte del programa que ofrece la Universidad de Sonora.

Ena Montserrat Romero Pérez, doctora en Ciencias de la Actividad Física del Ejercicio, fue quien inició con el proyecto hace siete años, bajo la coordinación del doctor José Antonio de Paz Fernández, del Departamento de Ciencias Biomédicas.

Dijo que el objetivo es no sólo brindar una atención física a las mujeres que cantaron victoria en su lucha contra el cáncer de mama, sino que también reciban atención psicológica ya que con el ejercicio pueden tener una descarga de inquietudes, de ansiedad y miedos, además de mantenerlas activas.

“Es un ejercicio prescrito a que son sobrevivientes a una enfermedad con efectos devastadores, como es el cáncer de mama, del cual sabemos de la alta prevalencia que hay en México; sabemos que es uno de los estados (Sonora) con mayor prevalencia y, curiosamente, además de ser un estado con un mayor número de casos, se tiene un índice muy alto de mortalidad”, explicó.

Por su parte, la maestra de la Licenciatura en Cultura Física y Deporte detalló que está comprobado que el ejercicio tiene beneficios protectores y un efecto rehabilitador; y, al ser los tratamientos muy agresivos, como la quimioterapia y la cirugía, es que hay secuelas como un índice elevado de fatiga y dolor crónico, que lleva a afectar las actividades de la vida diaria y, en ocasiones, hasta su suspensión total por impedimento físico o temor.

“La afectación más evidente es el miedo a movilizar sus miembros superiores, que lleva a una pérdida de fuerza al grado de no peinarse, tender su cama, moverse, vestirse. El entrenamiento de fuerza es individualizado, se evalúa su condición física, médica, se le elabora un programa específico de acuerdo con las condiciones de cada paciente, será el mismo tipo de ejercicio, pero con cargas diferentes” explicó.

La contingencia sanitaria afectó este programa, y más porque al ser las supervivientes de cáncer una población de alto riesgo ante el covid-19, esto llevó a parar su atención presencial; sin embargo, sigue la atención en línea y comienzan a acudir a las instalaciones del Gimnasio de la Universidad en horario y días no consecutivos.

“Como tenemos muy buenos compañeros, entrenadores, miembros aquí del departamento que trabajan con ellas diariamente, pues lo único que se nos ocurrió fue utilizar la tecnología, las redes y así como con nuestros alumnos enviarles un programa que pudieran realizar ellas en casa para que no perdieran ese vínculo con el ejercicio y con el programa en sí”, platicó.

Se recomienda que para iniciar con los ejercicios haya pasado un año de la cirugía; sin embargo, bajo aprobación médica hay mujeres que han iniciado a los seis meses, reconoció que practicar ejercicio de fuerza es otro tabú porque, al estar recién intervenidas quirúrgicamente, el médico les dice que no carguen, así que el trabajo de fuerza que manejen puede ser desplazar equipos, no cargar, y antes de todo plan se evalúa la condición de fuerza máxima que pueden soportar.

Este programa consta inicialmente de una valoración física, sigue la evaluación psicológica, la mejora en la calidad de vida, autoestima, superar estados de depresión y ansiedad; las supervivientes se encuentran en un espacio cómodo, seguro, con iguales, lo que les permite sentirse libres, por lo que la profesora agradeció el apoyo brindado por la Universidad para poder contar con espacios y horarios exclusivos para este programa.


El Departamento de Ciencias del Deporte y Actividad física de la Universidad de Sonora brinda el programa de entrenamiento muscular en mujeres que son supervivientes del cáncer de mama, con la finalidad de que tengan una atención integral tras la superación del padecimiento.

Puede interesarte: No estás sola, Unison apoya a pacientes con cáncer de mama

Desde el 2014 a la fecha, más de 300 mujeres detectaron a tiempo el cáncer, mismas que hoy en día son sobrevivientes y fueron parte del programa que ofrece la Universidad de Sonora.

Ena Montserrat Romero Pérez, doctora en Ciencias de la Actividad Física del Ejercicio, fue quien inició con el proyecto hace siete años, bajo la coordinación del doctor José Antonio de Paz Fernández, del Departamento de Ciencias Biomédicas.

Dijo que el objetivo es no sólo brindar una atención física a las mujeres que cantaron victoria en su lucha contra el cáncer de mama, sino que también reciban atención psicológica ya que con el ejercicio pueden tener una descarga de inquietudes, de ansiedad y miedos, además de mantenerlas activas.

“Es un ejercicio prescrito a que son sobrevivientes a una enfermedad con efectos devastadores, como es el cáncer de mama, del cual sabemos de la alta prevalencia que hay en México; sabemos que es uno de los estados (Sonora) con mayor prevalencia y, curiosamente, además de ser un estado con un mayor número de casos, se tiene un índice muy alto de mortalidad”, explicó.

Por su parte, la maestra de la Licenciatura en Cultura Física y Deporte detalló que está comprobado que el ejercicio tiene beneficios protectores y un efecto rehabilitador; y, al ser los tratamientos muy agresivos, como la quimioterapia y la cirugía, es que hay secuelas como un índice elevado de fatiga y dolor crónico, que lleva a afectar las actividades de la vida diaria y, en ocasiones, hasta su suspensión total por impedimento físico o temor.

“La afectación más evidente es el miedo a movilizar sus miembros superiores, que lleva a una pérdida de fuerza al grado de no peinarse, tender su cama, moverse, vestirse. El entrenamiento de fuerza es individualizado, se evalúa su condición física, médica, se le elabora un programa específico de acuerdo con las condiciones de cada paciente, será el mismo tipo de ejercicio, pero con cargas diferentes” explicó.

La contingencia sanitaria afectó este programa, y más porque al ser las supervivientes de cáncer una población de alto riesgo ante el covid-19, esto llevó a parar su atención presencial; sin embargo, sigue la atención en línea y comienzan a acudir a las instalaciones del Gimnasio de la Universidad en horario y días no consecutivos.

“Como tenemos muy buenos compañeros, entrenadores, miembros aquí del departamento que trabajan con ellas diariamente, pues lo único que se nos ocurrió fue utilizar la tecnología, las redes y así como con nuestros alumnos enviarles un programa que pudieran realizar ellas en casa para que no perdieran ese vínculo con el ejercicio y con el programa en sí”, platicó.

Se recomienda que para iniciar con los ejercicios haya pasado un año de la cirugía; sin embargo, bajo aprobación médica hay mujeres que han iniciado a los seis meses, reconoció que practicar ejercicio de fuerza es otro tabú porque, al estar recién intervenidas quirúrgicamente, el médico les dice que no carguen, así que el trabajo de fuerza que manejen puede ser desplazar equipos, no cargar, y antes de todo plan se evalúa la condición de fuerza máxima que pueden soportar.

Este programa consta inicialmente de una valoración física, sigue la evaluación psicológica, la mejora en la calidad de vida, autoestima, superar estados de depresión y ansiedad; las supervivientes se encuentran en un espacio cómodo, seguro, con iguales, lo que les permite sentirse libres, por lo que la profesora agradeció el apoyo brindado por la Universidad para poder contar con espacios y horarios exclusivos para este programa.


Salud

La vacuna contra el cáncer de mama logró detener la enfermedad en una paciente

Nuevos avances en la inmunoterapia podrían ser la respuesta para hacer que el cuerpo elimine por si mismo varios tipos de cáncer

Virales

Patrulla fronteriza rescata a perrito abandonado en el desierto y ¡lo adoptan!

No solamente encontraron al cachorro en el desierto, sino también a migrantes

Doble Vía

Martín, de 5 años, cumple su sueño: ser soldado por un día 

Se trata de un niño con discapacidad por espina bífida, y el personal militar logró acercarse al menor durante un evento que se realizó en el CRIT Sonora

Policiaca

Policía Estatal asegura más de 8 mil envoltorios con droga en Sonora

En la semana del 22 al 28 de noviembre se logró retirar 8, 339 estupefacientes, nueve armas de fuego y 552 cartuchos de diferentes calibres

Doble Vía

Hermosillenses hacen largas filas para comprar boletos de SpiderMan No Way Home

Los asistentes aseguran que el tiempo de espera para adquirir una entrada para el estreno oscila entre una y dos horas

Gossip

Joe Blandino lanza sencillo para dedicar a una persona especial

En su tema titulado "Mi vida", que ya se encuentra disponible en las plataformas, el cantante dominicano mezcla los sonidos de la balada, soul y R&B

Local

Liz Ung: la estudiante de ITH que podría estar en la Nasa como astronauta

Liz Ung recibió la medalla Right Stuff, que simboliza las cualidades de un astronauta al destacar el trabajo en equipo, liderazgo, compañerismo y la inclusión

Local

Realizan foro sectorial para crear Plan Estatal de Desarrollo

Este lunes se realizó el Foro Sectorial de Equidad y Desarrollo donde participaron instituciones gubernamentales y legislativas

Salud

La vacuna contra el cáncer de mama logró detener la enfermedad en una paciente

Nuevos avances en la inmunoterapia podrían ser la respuesta para hacer que el cuerpo elimine por si mismo varios tipos de cáncer