/ miércoles 4 de agosto de 2021

¿Funcionan las tarjetas de dióxido de cloro? Lo que sabemos hasta ahora

Las tarjetas sanitizantes que se venden en comercios o por Internet prometen mucho a la hora de prevenir el Covid-19, aquí te explicamos si cumplen

¿Qué son esas bolsas azules que se venden en internet y que prometen protegerte del coronavirus con un campo de vapores químicos? A pesar de haber sido desmentidas en su efectividad por autoridades de salud en todo el mundo, las tarjetas sanitizantes continúan dando de qué hablar, respaldadas por uno de los mitos más longevos del mundo post-pandemia.

Lee también: No todos quieren vacunarse: ¿Cómo entender a los antivacunas?

A la llegada del Covid-19 a este lado del mundo era de esperar que le siguiera la aparición de diversos productos “milagro” que prometían protección contra el nuevo virus, una amenaza que en su momento era totalmente desconocida. Pocos de estos productos, sin embargo, han logrado permanecer tan presentes como el dióxido de cloro.

El dióxido de cloro es un desinfectante y blanqueador industrial que desde hace años era presentado como una cura universal para muchas enfermedades (en realidad, para todas) y que continúa encontrando nuevas formas de venderse a pesar de los riesgos que representa, las tarjetas siendo solo uno de los más extendidos.

La Organización Panamericana de la Salud advierte desde el año pasado que no existe hasta el momento evidencia de la eficacia de este compuesto, tanto ingerido como inhalado, para tratar el Covid-19. Por el contrario, la ingesta puede causar daños graves a la salud como náuseas, vómitos, fallos renales y anemia hemolítica; la exposición al gas genera quemaduras, broncoespasmo y edema pulmonar.

Acude con un médico si comienzas a tener síntomas de Covid-19 / Foto: Archivo | El Sol de Hermosillo

Lo que es cierto, es que el dióxido de cloro sí tiene un uso en la pandemia, y es como desinfectante de superficies y objetos inanimados, y en ningún caso se recomienda que tenga contacto con las personas.

Las tarjetas sanitizantes, según aquellos que las promueven a través de sitios web y redes sociales, funcionan dispersando en el aire el dióxido de cloro para generar una “barrera protectora” alrededor de su usuario que promete frenar al SARS-CoV-2 antes de que siquiera tenga una oportunidad de contagiarle.

Lamentablemente, a pesar de la comodidad y conveniencia que prometen a las personas que compran estos productos buscando algo más cómodo de llevar que el siempre confiable cubrebocas, estas tarjetas no solo no proveen ninguna protección sino que además también exponen a quien la lleva a los efectos adversos de su principal componente.

¡Recibe las noticias directo en tu celular! Suscríbete al WhatsApp de El Sol de Hermosillo

Otro elemento a tomar en cuenta es el fenómeno de la compensación de riesgo, presente para la mayoría de los medios de protección “alternativos”: Se trata de la disposición de aquellos que se falsamente sienten protegidos a exponerse de mayor manera a la pandemia, lo cual les vuelve a la vez más susceptibles a enfermarse y contagiar a otros; por esto se dice que portar estas tarjetas confiando en su eficacia es más peligroso que no llevar nada en algunos casos.

¿Qué son esas bolsas azules que se venden en internet y que prometen protegerte del coronavirus con un campo de vapores químicos? A pesar de haber sido desmentidas en su efectividad por autoridades de salud en todo el mundo, las tarjetas sanitizantes continúan dando de qué hablar, respaldadas por uno de los mitos más longevos del mundo post-pandemia.

Lee también: No todos quieren vacunarse: ¿Cómo entender a los antivacunas?

A la llegada del Covid-19 a este lado del mundo era de esperar que le siguiera la aparición de diversos productos “milagro” que prometían protección contra el nuevo virus, una amenaza que en su momento era totalmente desconocida. Pocos de estos productos, sin embargo, han logrado permanecer tan presentes como el dióxido de cloro.

El dióxido de cloro es un desinfectante y blanqueador industrial que desde hace años era presentado como una cura universal para muchas enfermedades (en realidad, para todas) y que continúa encontrando nuevas formas de venderse a pesar de los riesgos que representa, las tarjetas siendo solo uno de los más extendidos.

La Organización Panamericana de la Salud advierte desde el año pasado que no existe hasta el momento evidencia de la eficacia de este compuesto, tanto ingerido como inhalado, para tratar el Covid-19. Por el contrario, la ingesta puede causar daños graves a la salud como náuseas, vómitos, fallos renales y anemia hemolítica; la exposición al gas genera quemaduras, broncoespasmo y edema pulmonar.

Acude con un médico si comienzas a tener síntomas de Covid-19 / Foto: Archivo | El Sol de Hermosillo

Lo que es cierto, es que el dióxido de cloro sí tiene un uso en la pandemia, y es como desinfectante de superficies y objetos inanimados, y en ningún caso se recomienda que tenga contacto con las personas.

Las tarjetas sanitizantes, según aquellos que las promueven a través de sitios web y redes sociales, funcionan dispersando en el aire el dióxido de cloro para generar una “barrera protectora” alrededor de su usuario que promete frenar al SARS-CoV-2 antes de que siquiera tenga una oportunidad de contagiarle.

Lamentablemente, a pesar de la comodidad y conveniencia que prometen a las personas que compran estos productos buscando algo más cómodo de llevar que el siempre confiable cubrebocas, estas tarjetas no solo no proveen ninguna protección sino que además también exponen a quien la lleva a los efectos adversos de su principal componente.

¡Recibe las noticias directo en tu celular! Suscríbete al WhatsApp de El Sol de Hermosillo

Otro elemento a tomar en cuenta es el fenómeno de la compensación de riesgo, presente para la mayoría de los medios de protección “alternativos”: Se trata de la disposición de aquellos que se falsamente sienten protegidos a exponerse de mayor manera a la pandemia, lo cual les vuelve a la vez más susceptibles a enfermarse y contagiar a otros; por esto se dice que portar estas tarjetas confiando en su eficacia es más peligroso que no llevar nada en algunos casos.

Local

Arrestan a presuntos responsables de balaceras en San Carlos

Los implicados portaban armas de fuego de uso exclusivo del Ejército y narcóticos al momento de ser capturados; se les capturó por el caso de incendios en estos bares de San Carlos

Local

Anuncia Alfonso Durazo 95% de avance en rehabilitación de escuelas

Alfonso Durazo señaló que son mil 789 escuelas las que ya han sido rehabilitadas y que aún permanecen 86 planteles educativos que faltan por terminar

Local

No hay 'cobro de piso' en Guaymas ni San Carlos, asegura la Canirac

Cabe recordar que en los últimos días se han registrado hechos violentos a las afueras de varios bares y restaurantes como La Bartina 64, y el Maukaa en San Carlos, Nuevo Guaymas

Gossip

Celebran séptima edición de Hay Festival en un formato híbrido

En un formato híbrido, con mayoría de eventos presenciales, el programa incluye 94 actividades y la participación de 148 autores, entre ellos, Rosa Montero, Felipe Restrepo Pombo y Margo Glantz

Gossip

Gepe está listo para regresar a los escenarios en vivo

El cantante se prepara para su concierto en Ciudad de México, con el cual se reencuentra oficialmente con sus fans

Gossip

Carolina Miranda y José Ron protagonizan La mujer del diablo, nueva apuesta de Vix+

La mujer del diablo, es una de las apuestas fuertes de la plataforma Vix+

México

#SOY Bajo Observación | Aborto en la CDMX se hace menos común

De acuerdo con datos de la Ciudad de México, el número de abortos practicados dentro del sistema de salud durante el 2021 fueron 40%

Cultura

Regresa en vivo el verano musical con la Orquesta Sinfónica de Minería

Carlos Miguel Prieto al frente de la Orquesta Sinfónica de Minería inicia temporada en la Sala Nezahualcóyotl; interpretarán las nueve sinfonías de Beethoven, entre otras obras

Sociedad

Niños hacen fila y no los vacunan en Guanajuato

En Celaya, León e Irapuato las dosis fueron insuficientes y muchos se quedaron sin su antígeno