/ viernes 19 de febrero de 2021

El capitán Iván Arellano, con orgullo celebra pertenecer al Ejército Mexicano

Desde jovencito se manifestó su interés por formar parte de esta institución y no dejó de perseguir su sueño hasta lograrlo

A su corta edad Iván Arellano Medina soñaba con ser militar, cuando cursaba la primaria le tocó presenciar cerca de su escuela el acto cívico-militar que se realizaba en celebración del 20 de noviembre en varios municipios de Jalisco, éste era encabezado por soldados pertenecientes al Ejército Mexicano, quienes causaban un gran impacto en el joven que desde ese momento su interés por la profesión fue ascendiendo.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

El evento era representado por varias escuelas de Colotlán, Jalisco y participaban solo aquellos que estaban interesados; la escuela ’20 de Noviembre’ justo donde estudiaba Iván no formaba parte del programa, por tal motivo sólo le tocaba ver el desfile de lejos, mientras admiraba la formalidad, uniformes, armas y todo lo relacionado con el Ejército.

“La escuela, por no tener uniforme no participaba en el desfile, soy el menor de cinco hermanos, entonces me iba con ellos para verlo, dentro del desfile se dio ese espacio para la muestra de la campana de Dolores y la llevaban a varios municipios”, mencionó.

En 2008 cumplió su sueño anhelado de formar parte del Ejército y con tan solo 17 años se postuló para ser militar y, sin tener conocimiento del lugar o las ramas que ofrece, se aventuró para estudiar en el Heroico Colegio Militar ubicado en Tlalpan, Ciudad de México, donde estuvo internado 4 años y solamente veía a su familia por temporadas.

“Mi familia estuvo apoyándome desde un principio, mis padres y mis hermanos eran indispensables, ellos eran los que me motivaban a salir adelante desde que empecé con los exámenes hasta que salí con una plaza en el Estado de México en San Miguel de los Jagüeyes”, señaló.

En ese lugar perteneció al Batallón de Infantería, posteriormente -a los tres años- lo trasladaron a Temamatla, Estado de México, para ser parte del batallón de estados especiales por tres años más. Ahora tiene cargo de capitán segundo de Infantería y su trabajo le ha permitido ser parte de batallones de otros lugares de la República como Guerrero, Michoacán, Sinaloa, Chihuahua, Veracruz, una parte de Oaxaca y Sonora.

Foto: Cortesía | Iván Arellano

“Lo más difícil eran los lapsos de separación con la familia, la distancia que había para ir a ver a mis padres y mis hermanos por los horarios de trabajos, a veces los veía por un mes otras veces algunos minutos, ahora tengo mi propia familia conmigo, mi esposa y mis dos hijos pequeños, quienes son mi motivación para seguir”, explicó.

Lleva 12 años perteneciendo al Ejército Mexicano, su especialidad es Infantería en un combate normal o alarma de combate, pero en la actualidad trabaja en la base de operación para la disminución de violencia, patrullaje dentro del sector militar cuarta zona y como escolta si lo requiere alguna autoridad.

A Iván le pareció sencillo pertenecer al Ejército, ya que para entrar al Colegio Militar se realizan varios exámenes psicológicos, médicos, físicos y culturales, que le resultaron fáciles pues se preparó con meses de anticipación para ser parte de los seleccionados.

Hace tres años llegó a Hermosillo, un lugar que lo ha acogido a él y su familia, conoce la mayor parte de los municipios y lo único que le ha resultado difícil son las altas temperaturas que se presentan en verano. Cada tres años se cambia la residencia de trabajo e Iván está preparado al cumplir con su tiempo en Sonora.

Cada día inician sus actividades en punto de las 7:30 horas y se concluye a las 15:30 horas cumpliendo con las ocho horas de trabajo; al finalizar se establecen distintas misiones entre ellas de escoltas por fuera del cuartel y por dentro se realizan actividades adiestramiento, físicas o militares.

Mike Acosta | El Sol de Hermosillo

“Uno de los eventos que marcaron mi vida fue en el estado de Guerrero cuando estaba en una caseta y pasó una señora con su hijo, entonces el niño nos gritó ‘guachos’ de una forma despectiva y su mamá le dio un golpe en la cabeza y le dice: ‘son militares’, entonces eso se me quedó grabado en mi mente”, manifestó.

En 2018 participó en su primer siniestro en Sonora donde se activó el Plan DN-III-E, que se lleva a cabo en diferentes fases como apoyo a la sociedad civil en cuestiones de desastres naturales como los sismos, que ha sido atendido en Guaymas y Bahía de Kino, pero en esta ocasión había afectado al municipio de Álamos hasta Los Mochis, Sinaloa.

“Hemos participado en incendios provocados como en el Cerro del Bachoco, pero esa vez vino el Presidente y la Gobernadora porque estuvo fea la inundación, bajó desde Granados y todo era un desastre, apoyamos a la población con rescate porque había gente arriba de los techos, también con el movimiento de escombros”, señaló.

Después de 12 años de trabajo, Sonora le permitió conocer un evento de gran magnitud, asimismo ser partícipe de la llegada del Covid-19 pues en varias ocasiones escoltaron ambulancias con infectados y presenciaban llanto de las familias, los gritos de sentimiento y desesperación por volver a ver a sus seres queridos sanos.

El 19 de febrero se conmemora el Día del Ejército Mexicano, que se celebrará respetando todas las medidas de seguridad entre compañeros militares, autoridades municipales, estatales y maestros con el propósito de reconocer el trabajo que realizan los militares día con día.

Una de las motivaciones más grande del capitán Iván es su familia, sus padres y hermanos quienes siempre le han brindado su apoyo incondicional, su esposa e hijos su motor principal para continuar en la lucha y sus amigos que siguen ahí aunque hay momentos donde sólo los puede ver 15 minutos.

Sigue a El Sol de Hermosillo en Google News y mantente informado con las noticias más recientes

“Para todos aquellos que estén interesados les sugiero que sigan sus sueños, no es difícil siempre y cuando se preparen, se apeguen a sus ideales y busquen completar sus sueños, no es nada difícil pero sí hay que estar preparados”, finalizó.

A su corta edad Iván Arellano Medina soñaba con ser militar, cuando cursaba la primaria le tocó presenciar cerca de su escuela el acto cívico-militar que se realizaba en celebración del 20 de noviembre en varios municipios de Jalisco, éste era encabezado por soldados pertenecientes al Ejército Mexicano, quienes causaban un gran impacto en el joven que desde ese momento su interés por la profesión fue ascendiendo.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

El evento era representado por varias escuelas de Colotlán, Jalisco y participaban solo aquellos que estaban interesados; la escuela ’20 de Noviembre’ justo donde estudiaba Iván no formaba parte del programa, por tal motivo sólo le tocaba ver el desfile de lejos, mientras admiraba la formalidad, uniformes, armas y todo lo relacionado con el Ejército.

“La escuela, por no tener uniforme no participaba en el desfile, soy el menor de cinco hermanos, entonces me iba con ellos para verlo, dentro del desfile se dio ese espacio para la muestra de la campana de Dolores y la llevaban a varios municipios”, mencionó.

En 2008 cumplió su sueño anhelado de formar parte del Ejército y con tan solo 17 años se postuló para ser militar y, sin tener conocimiento del lugar o las ramas que ofrece, se aventuró para estudiar en el Heroico Colegio Militar ubicado en Tlalpan, Ciudad de México, donde estuvo internado 4 años y solamente veía a su familia por temporadas.

“Mi familia estuvo apoyándome desde un principio, mis padres y mis hermanos eran indispensables, ellos eran los que me motivaban a salir adelante desde que empecé con los exámenes hasta que salí con una plaza en el Estado de México en San Miguel de los Jagüeyes”, señaló.

En ese lugar perteneció al Batallón de Infantería, posteriormente -a los tres años- lo trasladaron a Temamatla, Estado de México, para ser parte del batallón de estados especiales por tres años más. Ahora tiene cargo de capitán segundo de Infantería y su trabajo le ha permitido ser parte de batallones de otros lugares de la República como Guerrero, Michoacán, Sinaloa, Chihuahua, Veracruz, una parte de Oaxaca y Sonora.

Foto: Cortesía | Iván Arellano

“Lo más difícil eran los lapsos de separación con la familia, la distancia que había para ir a ver a mis padres y mis hermanos por los horarios de trabajos, a veces los veía por un mes otras veces algunos minutos, ahora tengo mi propia familia conmigo, mi esposa y mis dos hijos pequeños, quienes son mi motivación para seguir”, explicó.

Lleva 12 años perteneciendo al Ejército Mexicano, su especialidad es Infantería en un combate normal o alarma de combate, pero en la actualidad trabaja en la base de operación para la disminución de violencia, patrullaje dentro del sector militar cuarta zona y como escolta si lo requiere alguna autoridad.

A Iván le pareció sencillo pertenecer al Ejército, ya que para entrar al Colegio Militar se realizan varios exámenes psicológicos, médicos, físicos y culturales, que le resultaron fáciles pues se preparó con meses de anticipación para ser parte de los seleccionados.

Hace tres años llegó a Hermosillo, un lugar que lo ha acogido a él y su familia, conoce la mayor parte de los municipios y lo único que le ha resultado difícil son las altas temperaturas que se presentan en verano. Cada tres años se cambia la residencia de trabajo e Iván está preparado al cumplir con su tiempo en Sonora.

Cada día inician sus actividades en punto de las 7:30 horas y se concluye a las 15:30 horas cumpliendo con las ocho horas de trabajo; al finalizar se establecen distintas misiones entre ellas de escoltas por fuera del cuartel y por dentro se realizan actividades adiestramiento, físicas o militares.

Mike Acosta | El Sol de Hermosillo

“Uno de los eventos que marcaron mi vida fue en el estado de Guerrero cuando estaba en una caseta y pasó una señora con su hijo, entonces el niño nos gritó ‘guachos’ de una forma despectiva y su mamá le dio un golpe en la cabeza y le dice: ‘son militares’, entonces eso se me quedó grabado en mi mente”, manifestó.

En 2018 participó en su primer siniestro en Sonora donde se activó el Plan DN-III-E, que se lleva a cabo en diferentes fases como apoyo a la sociedad civil en cuestiones de desastres naturales como los sismos, que ha sido atendido en Guaymas y Bahía de Kino, pero en esta ocasión había afectado al municipio de Álamos hasta Los Mochis, Sinaloa.

“Hemos participado en incendios provocados como en el Cerro del Bachoco, pero esa vez vino el Presidente y la Gobernadora porque estuvo fea la inundación, bajó desde Granados y todo era un desastre, apoyamos a la población con rescate porque había gente arriba de los techos, también con el movimiento de escombros”, señaló.

Después de 12 años de trabajo, Sonora le permitió conocer un evento de gran magnitud, asimismo ser partícipe de la llegada del Covid-19 pues en varias ocasiones escoltaron ambulancias con infectados y presenciaban llanto de las familias, los gritos de sentimiento y desesperación por volver a ver a sus seres queridos sanos.

El 19 de febrero se conmemora el Día del Ejército Mexicano, que se celebrará respetando todas las medidas de seguridad entre compañeros militares, autoridades municipales, estatales y maestros con el propósito de reconocer el trabajo que realizan los militares día con día.

Una de las motivaciones más grande del capitán Iván es su familia, sus padres y hermanos quienes siempre le han brindado su apoyo incondicional, su esposa e hijos su motor principal para continuar en la lucha y sus amigos que siguen ahí aunque hay momentos donde sólo los puede ver 15 minutos.

Sigue a El Sol de Hermosillo en Google News y mantente informado con las noticias más recientes

“Para todos aquellos que estén interesados les sugiero que sigan sus sueños, no es difícil siempre y cuando se preparen, se apeguen a sus ideales y busquen completar sus sueños, no es nada difícil pero sí hay que estar preparados”, finalizó.

Local

Suman 57 casos de Covid-19 en escuelas de Sonora: SEC

En las mil 834 escuelas públicas 49 docentes y ocho estudiantes notificaron a las autoridades educativas y de salud como positivas al virus

Ecología

Habrá jornada de limpieza de colillas de cigarro en Magdalena

María Idelia Martínez Villa, integrante del colectivo EcoMag, dio a conocer que estas actividades iniciarán en punto de las 8:00 horas el próximo sábado

Finanzas

Sector manufacturero redujo exportaciones en la pandemia

Por otro lado, el sector maquilador y manufacturero ha registrado una recuperación lenta, en el segundo trimestre solo aumentó un 0.33% de ganancias

Local

Alfonso Durazo celebra aprobación de matrimonio igualitario en Sonora

Alfonso Durazo aseguró que los derechos humanos serán primordiales para la toma de decisiones, respetando a todas y todos por igual

Local

Suman 57 casos de Covid-19 en escuelas de Sonora: SEC

En las mil 834 escuelas públicas 49 docentes y ocho estudiantes notificaron a las autoridades educativas y de salud como positivas al virus

Ecología

Habrá jornada de limpieza de colillas de cigarro en Magdalena

María Idelia Martínez Villa, integrante del colectivo EcoMag, dio a conocer que estas actividades iniciarán en punto de las 8:00 horas el próximo sábado

Local

Cidue reforzará arco en paso a desnivel de bulevar Luis Encinas

El arco tiene la función de indicar a los conductores, el riesgo de que los vehículos con exceso de altura queden atrapados en el paso a desnivel del bulevar

Local

Sonora dice sí al Matrimonio Igualitario; diputados aprueban en Congreso

Este jueves fue aprobada la iniciativa presentada por las diputadas Rosa Elena Trujillo, de Movimiento Ciudadano, y Celeste Taddei, de Morena

Cultura

¿Qué eran los museos antes de ser museos? Salón de Cabildos

Un recorrido auditivo que te llevará por este espacio poco explorado y de gran valor histórico en la CdMx