imagotipo

La vida de Frida Kahlo y Diego Rivera se hace ópera

  • El Sol de Hermosillo
  • en Espectáculos

Por Iván Mejía

Los Ángeles, California (EFE).- La trágica vida de la pintora mexicana Frida Kahlo junto a su esposo, el muralista Diego Rivera, es relatada en forma de ópera a partir de ayer en el Museo de Arte Latinoamericano (MoLAA) de Long Beach, California.
“La vida de Frida fue tan y tan dramática, tan y tan teatral, que para mí lo obvio es que tiene que ser ópera”, dijo Laura Virella, actriz puertorriqueña quien interpreta a la artista mexicana en Frida.
“La ópera siempre se ha dicho que es cuando a una persona las palabras ya no le son suficientes, cuando hay una emoción tan y tan grande que no es suficiente hablar, (entonces) sale uno cantando”, indicó la mezzosoprano, quien agregó: “la ópera es el exponente máximo de la emoción, del sentimiento”.
La ópera Frida, compuesta por Robert Xavier Rodríguez con líricas de Migdalia Cruz, fue creada en 1991 para ser presentada en el Festival de Teatro Musical de Estados Unidos, en Filadelfia y ya está lista para debutar en el MoLAA con un elenco de seis actores, en el que figura el barítono mexicano-venezolano Bernardo Bermúdez, que encarna a Rivera.
Esta producción, a cargo de la compañía Ópera de Long Beach (LBO), cuenta con 5 funciones que se presentarán a partir de ayer hasta el 25 de junio.

Vida trágica
“La vida de Frida no fue normal, fue trágica, fue caracterizada por unos contrastes increíbles, un amor fatal con Diego y entonces un odio increíble, una relación extremadamente volátil, y todo eso creo que queda extremadamente bien, representado y caracterizado en el género de ópera, o sea, estaba para escribirse”, explicó Virella.
“Frida representa un nuevo tipo de mujer mexicana, es una mujer que reconoce y se identifica y se conecta con las grandes tradiciones”, detalló el promotor de arte Gregorio Luke.
“Pero también es una mujer moderna, es una mujer culta, es una mujer que conoce a (Pablo) Picasso, que estudia el surrealismo, es feminista, es una mujer que busca su propia identidad sexual, cultural, artística”, recordó.

Generación de artistas
Luke fue cónsul de temas de cultura mexicana en el consulado de México en Los Ángeles y argumentó que Kahlo, junto a Rivera, fueron parte de una generación de artistas que después de la revolución de 1910 trabajaron en reinventar México, en reimaginar” el arte mexicano.
Kahlo aprendió a admirar los colores, formas, y escenas de la vida cotidiana mexicana con la fascinación de un fotógrafo extranjero, como su padre Guillermo Kahlo, inmigrante judío de Alemania que trabajó fotografiando monumentos arquitectónicos mexicanos, señaló Luke.
“Todas las óperas tienen ese elemento dramático exacerbado, llevan al teatro a un extremo y la vida de Frida es eso, es ese extremo, es esa intensidad, entonces a mí me parece muy lógico, muy natural, que ahora exista esta ópera inspirada en el arte y en la vida de Frida Kahlo”, aseveró el ex director del MoLAA.

Ritmos mexicanos
Esta nueva propuesta escénica vocal es una combinación de ritmos mexicanos como mariachi, cánticos de piñatas, el himno de “La Internacional” comunista y breves segmentos de la cuarta sinfonía de Tchaikovsky, así como monólogos.
Andreas Mitisek, director artístico de la Ópera de Long Beach, expresó que “Frida fue una artista mexicana sorprendente que nos enseñó a transformar el dolor en arte”.
“Frida era una intelectual que su vida tuvo tantas facetas, apropiada para una ópera magnífica”, concluyó sobre el personaje principal de una ópera que necesitó 17 versiones de su libreto y 9 meses de trabajo.