/ miércoles 1 de julio de 2020

Cae recaudación del IVA y el IEPS en mayo

La caída en el consumo durante el segundo mes de confinamiento se reflejó en la recaudación tributaria

Los efectos del confinamiento social para evitar contagios de Covid-19 se reflejaron en la caída de la recaudación de los impuestos al Valor Agregado (IVA) y Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que provocaron una contracción de 14.6 por ciento a tasa anual en los ingresos tributarios en mayo.

Sólo en ese mes, el cobro del IVA se desplomó 36.5 por ciento respecto al mismo mes de 2019, mientras que los ingresos por IEPS disminuyeron 25.7 por ciento.

En el reporte de Finanzas y Deuda Pública de mayo, la Secretaría de Hacienda señala estas caídas en la recaudación de impuestos asociados al consumo.

El Impuesto Sobre la Renta (ISR) fue el único dentro de los ingresos no petroleros que tuvo un incremento durante el mes de referencia, de 2.2 por ciento.

De acuerdo con el informe de Hacienda, los ingresos tributarios no petroleros de mayo registraron su monto más bajo para dicho mes desde 2015.

En general, los ingresos del sector público registraron una caída de 23.1 por ciento en términos reales respecto a mayo del año pasado.

Se trata de la caída más pronunciada de ingresos públicos registrada para un mes de mayo desde 1990, desde que tiene registro la Secretaría de Hacienda.

En mayo de 2009, año de la crisis financiera global, los ingresos presupuestarios cayeron 12.8 por ciento a tasa anual.

Fuente: Estadísticas Oportunas de la Secretaría de Hacienda

En el acumulado de los primeros cinco meses del año, los ingresos del sector público reportaron una caída anual de 3.1 por ciento respecto al mismo periodo de 2019.

Esto se debió principalmente a un desplome de 47.3 por ciento en los ingresos petroleros.

La recaudación tributaria resultó positiva en el periodo enero-mayo, con un incremento de 2.1 por ciento a tasa anual.

Este aumento, dijo la Secretaría de Hacienda, fue “resultado de las mejoras en la eficiencia recaudatoria, dado que no se han creado nuevos impuestos, ni se han aumentado los existentes”.

Además de las caídas en recaudación, la dependencia encabezada por Arturo Herrera reportó un subejercicio del gobierno federal por 88 mil 438.5 millones de pesos en los primeros cinco meses .

Con este dato, el balance financiero del sector público presentó un déficit de 148 mil 203.2 millones de pesos en el acumulado del año.

El balance primario, en tanto, reportó un superávit de 43 mil 667.7 millones de pesos en el periodo enero-mayo en su comparativo anual.

Los efectos del confinamiento social para evitar contagios de Covid-19 se reflejaron en la caída de la recaudación de los impuestos al Valor Agregado (IVA) y Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que provocaron una contracción de 14.6 por ciento a tasa anual en los ingresos tributarios en mayo.

Sólo en ese mes, el cobro del IVA se desplomó 36.5 por ciento respecto al mismo mes de 2019, mientras que los ingresos por IEPS disminuyeron 25.7 por ciento.

En el reporte de Finanzas y Deuda Pública de mayo, la Secretaría de Hacienda señala estas caídas en la recaudación de impuestos asociados al consumo.

El Impuesto Sobre la Renta (ISR) fue el único dentro de los ingresos no petroleros que tuvo un incremento durante el mes de referencia, de 2.2 por ciento.

De acuerdo con el informe de Hacienda, los ingresos tributarios no petroleros de mayo registraron su monto más bajo para dicho mes desde 2015.

En general, los ingresos del sector público registraron una caída de 23.1 por ciento en términos reales respecto a mayo del año pasado.

Se trata de la caída más pronunciada de ingresos públicos registrada para un mes de mayo desde 1990, desde que tiene registro la Secretaría de Hacienda.

En mayo de 2009, año de la crisis financiera global, los ingresos presupuestarios cayeron 12.8 por ciento a tasa anual.

Fuente: Estadísticas Oportunas de la Secretaría de Hacienda

En el acumulado de los primeros cinco meses del año, los ingresos del sector público reportaron una caída anual de 3.1 por ciento respecto al mismo periodo de 2019.

Esto se debió principalmente a un desplome de 47.3 por ciento en los ingresos petroleros.

La recaudación tributaria resultó positiva en el periodo enero-mayo, con un incremento de 2.1 por ciento a tasa anual.

Este aumento, dijo la Secretaría de Hacienda, fue “resultado de las mejoras en la eficiencia recaudatoria, dado que no se han creado nuevos impuestos, ni se han aumentado los existentes”.

Además de las caídas en recaudación, la dependencia encabezada por Arturo Herrera reportó un subejercicio del gobierno federal por 88 mil 438.5 millones de pesos en los primeros cinco meses .

Con este dato, el balance financiero del sector público presentó un déficit de 148 mil 203.2 millones de pesos en el acumulado del año.

El balance primario, en tanto, reportó un superávit de 43 mil 667.7 millones de pesos en el periodo enero-mayo en su comparativo anual.