imagotipo

Somos positivos, pero con prudencia por Trump, considera Mónica Flores

  • EFE Agencia
  • en Finanzas

  • Asume presidencia de la Cámara Americana de Comercio en México

La Cámara Americana de Comercio en México (American Chamber) celebró ayer 100 años en México con más de mil 450 socios que se sienten “positivos” pero observan “con prudencia” la era que impuso la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, dijo en entrevista su nueva presidenta, Mónica Flores.

“El entorno económico de nuestro país enfrenta una época de ajuste y cambio, y todos los empresarios en México estamos positivos pero con prudencia”, explicó la representante de entidad que engloba cerca del 70 por ciento de la inversión extranjera directa y del 30 por ciento del empleo.

Flores, que asumió ayer el cargo, rompió así un lanza en favor de México y su fuerza empresarial ante los temidos embates que pueda propiciar una cambio en la relación bilateral.

“Hemos enfrentado y sobrevivido a crisis peores. Hoy no estamos en crisis, estamos en un ajuste macroeconómico”, puntualizó la también presidenta para Latinoamérica de Manpower Group. En enero, la firma automovilística Ford canceló una inversión de mil 600 millones de dólares en San Luis Potosí (centro-norte), una decisión que coincidió con las amenazas de Trump de subir aranceles a varias firmas automotrices.

El inesperado anuncio, sumado a otros como el traslado de producción de otra gran marca como General Motors, desató todas la alarmas.

Ayer Flores remarcó que si bien se han dado “decisiones corporativas”, no ven “un freno en el crecimiento de las empresas americanas” en el país.

Según cifras de la American Chamber, México recibió en 2016, 26 mil 739 millones de dólares de inversión extranjera, el 39 por ciento proveniente de Estados Unidos.

A pesar del positivismo, Flores remarcó que el organismo y el empresariado en general, tiene hoy “el gran reto de estar a la altura de los tiempos”, cuando las actuales “incertidumbre y globalización” hacen el mundo “más complejo”.

Es por ello que las tres delegaciones de la Cámara en el país -en los polos industriales de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey- trabajan de la mano con las autoridades temas como la seguridad, la innovación o desarrollo de capital humano.

También dando ideas para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994 entre Canadá, EU y México.

Su remodelación es una de las principales exigencias de Trump, que considera que los actuales parámetros del convenio benefician a México en detrimento de la industria y el empleo de su nación.

“Hay que modernizarlo, como cualquier cosa que tenga más de 20 años, pensando en el bienestar de la sociedad y el beneficio de las empresas”, indicó.

Con el tratado, que llevó “beneficios para todos, afirma, se elevó el comercio bilateral hasta los 532 mil millones de dólares en 2015, con una balanza comercial positiva para México de 60 mil millones de dólares, de acuerdo con cifras oficiales.

Con base en esto, el TLCAN debe contemplar nuevos temas como el comercio electrónico y, en definitiva, “revalorar la situación comercial para que sea justa, equitativa y benéfica para ambos países”, agregó.

Para Flores, las primeras conversaciones están siendo “sólidas” y prueban que, desde el lado mexicano, se está “en buenas manos”.

“Es una decisión de país, no de personas”, remarcó al ser cuestionada sobre el estilo negociador de Trump.

La Cámara Americana de Comercio en México defiende el libre comercio en pro de una sociedad más próspera, desechando la línea proteccionista y nacionalista que se está reproduciendo en ciertas partes del mundo.

“En un mundo global donde las fronteras están cada vez más difuminadas, donde tenemos negocios globales y talento móvil; es difícil pensar que el proteccionismo sea la mejor opción”, detalló Flores, distinguida por el Senado como “Mujer Destacada del Año 2011”.

La American Chamber, nacida a la par que la actual Constitución de México, es hoy un símbolo de hermandad y tiene gran influencia en México, donde impactó incluso en el habla. (EFE)