/ martes 12 de octubre de 2021

Nomofobia, uno de los males de hoy: ¿qué es y cómo afecta tu salud?

La caída de las redes sociales hace unos días provocó caos en la vida de las personas. ¿Qué tanto dependes de tu celular y de estas plataformas?

Durante la caída de WhatsApp, Facebook, Messenger e Instagram, es posible que personas cercanas, o incluso nosotros mismos, hayamos experimentado un miedo irracional, ansiedad y estrés, debido a lo que hoy se conoce como “nomofobia”.

Lee también: Problemas de salud mental aumentaron en 2021 en Sonora

La también nombrada non mobile phone phobia es el temor extremo, así como ansiedad irracional, que siente una persona cuando pasa un prolongado tiempo sin usar el teléfono móvil.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (Endutih) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) 2020, Sonora es la entidad con más usuarios de celular.

En el estado el 87% de la población mayor de 6 años cuenta con un teléfono móvil, superando incluso a localidades como la Ciudad de México que cuenta con el 84.3%.

De acuerdo con el Inegi, en Sonora hay un mayor número de usuarios de internet / Foto: Cecilia Saijas | El Sol de Hermosillo

Esta situación coloca a Sonora con un alto índice de personas propensas a padecer nomofobia, sobre todo en casos como la caída de redes sociales, ya que el 78.1% de las personas con celular lo utilizan para acceder a estas aplicaciones.

Luz Esmeralda Morales Acuña, psicóloga-clínica, mencionó que, a pesar de no estar clasificado dentro del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5, por sus siglas en inglés), este trastorno afecta especialmente al sector más joven de la población.

“La mayoría de las personas que están empezando a presentar algunos síntomas cada vez son más jóvenes, es lo que nos hemos dado cuenta. Revisando artículos, por ejemplo, las primeras investigaciones que se hicieron referente a este caso, fueron en 2011, en Reino Unido, pero no tenemos números aproximados en México”, comentó.

Algunos casos, explicó, registran hasta 150 usos del celular al día, aunque sea para verificar la hora, lo cual consume una gran cantidad de tiempo contemplando que muchas veces lo utilizan para consultar redes sociales, navegar por Internet, entre otras cuestiones.

Es un problema de salud mental

Existen síntomas que caracterizan esta afectación, tales como sentir miedo y ansiedad intensos por quedarse sin carga para el teléfono; consultar notificaciones de manera compulsiva; tener el teléfono encendido durante todo el día, entre otros.

“Hablando de un efecto a un nivel psicosocial, se ha notado en las personas mayor agitación, irritabilidad, angustia, desorientación y, con frecuencia, síntomas físicos como taquicardia, temblores, alteración en la respiración y temblor hasta en el habla”, detalló Morales Acuña.

La nomofobia es una de las enfermedades catalogadas más recientes / Foto: Cecilia Saijas / El Sol de Hermosillo

De tal manera, a los pacientes que muestran esta preocupación irracional, llena de escenarios catastróficos, se les trata con terapia cognitivo-conductual, orientándoles a buscar otras opciones para ocupar su tiempo, de preferencia en actividades deportivas.

De acuerdo con diferentes hipótesis, este problema puede presentarse con factores diversos, como es la imposibilidad de comunicarse con otros al instante o no saber si alguien busca comunicarse con él o ella, perder conexión, no contar con acceso a la información y renunciar a la comodidad.

En ese sentido, se trata de un miedo tan extremo que puede derivar en un problema cuando entorpece y dificulta la vida cotidiana de la persona, especialmente cuando no puede tener acceso inmediato a su celular o cuando se le separa por tiempo prolongado.

Morales Acuña agregó que la accesibilidad al Internet en general, el comportamiento obsesivo compulsivo, la sensibilidad interpersonal y la desmesurada cantidad de horas dedicadas al uso del celular, son algunas variables que pueden detonar en un caso de nomofobia.

¿Has tenido este temor cuando no traes tu celular? Es nomofobia / Foto: Cecilia Saijas | El Sol de Hermosillo

Es importante encontrar un equilibrio y limitar el tiempo de uso, afirmó, para lo cual es importante hacer conciencia sobre las horas invertidas al día en los celulares, pues se trata de un arma de dos filos al ser una herramienta de trabajo para muchas personas.

“El uso no es lo que falla, sino el abuso, crear esa dependencia emocional. Sobre todo porque estamos muy alimentados por los likes, de los seguidores, porque si bien ya de antes esto estaba pegando duro, la pandemia hizo que se multiplicaran los usos del celular”, puntualizó.

Al ser los jóvenes los más afectados por esta situación, la recomendación es que entre menor edad tenga, menor el tiempo para estar frente a una pantalla, ya que una persona pasa más de la mitad del día frente a su celular, solamente por ocio, podría tratarse de un problema que puede derivar en consecuencias para su salud física y mental.

Lo que hay detrás de una adicción

Francisco Javier Romero Córdova, psicólogo consultor del programa institucional de Bienestar Psicológico de la Universidad de Sonora, aseveró que se trata de una dependencia, una obsesión compulsiva por parte del usuario hacia su teléfono celular y permanecer conectado.

“Sin embargo, ahorita estamos viendo un comportamiento muy normalizado, estamos acostumbrados a ver que una persona esté todo el tiempo como agachado viendo el teléfono, conectado a diferentes redes, etcétera. Esa normalización hace que de pronto no caigamos en cuenta que tal vez se esté tratando de un problema”, abundó.

Por tanto, es importante destacar que esta variable puede influir para no percatarse sobre una posible adicción, pues no es sencillo identificar si se está teniendo o no una nomofobia; no obstante, ese miedo que se produce cuando una persona no está conectada a través de su teléfono, puede deberse a una dependencia psicológica y hasta fisiológica.

En su mayoría, son los adolescentes los más afectados / Foto: Cecilia Saijas | El Sol de Hermosillo

“Hay que entender que una adicción tiene una característica importante. Es el impulso irrefrenable por estar en contacto con una situación, evento o sustancia. Pero las adicciones en nuestra cultura son temas tabú. Podemos estar viviendo con una persona adicta a algo, pero no lo ubicamos porque culturalmente no estamos abiertos a la idea de que una persona puede desarrollar adicción”, señaló Romero Córdova.

Cada quien lo entiende y lo maneja de manera particular, abundó, por lo que cuando una persona tiene una adicción a las redes sociales y dispositivos electrónicos, lo más probable es que no se identifique como una nomofobia, sino como un comportamiento válido y no sea tratado más allá de una broma, pues estamos acostumbrados a la negación.

“Detrás de esta dependencia, muy posiblemente se encuentra otro problema. Lo más común encontrar es una depresión o ansiedad, ya sea que el constante uso de las redes sociales desarrolla una ansiedad o que por ansiedad se haga uso de redes sociales. Probablemente la persona que tenga adicciones esté atravesando por un problema mental que hay que atender”, dijo.

A pesar de lo anterior, los jóvenes no son los únicos que tienen acceso a dispositivos celulares, pues hoy en día la gran mayoría de la población posee un teléfono con acceso a Internet y por consiguiente a redes sociales, por lo que es necesario contemplar el panorama completo para evitar caer en prejuicios.

Durante la caída de WhatsApp, Facebook, Messenger e Instagram, es posible que personas cercanas, o incluso nosotros mismos, hayamos experimentado un miedo irracional, ansiedad y estrés, debido a lo que hoy se conoce como “nomofobia”.

Lee también: Problemas de salud mental aumentaron en 2021 en Sonora

La también nombrada non mobile phone phobia es el temor extremo, así como ansiedad irracional, que siente una persona cuando pasa un prolongado tiempo sin usar el teléfono móvil.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (Endutih) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) 2020, Sonora es la entidad con más usuarios de celular.

En el estado el 87% de la población mayor de 6 años cuenta con un teléfono móvil, superando incluso a localidades como la Ciudad de México que cuenta con el 84.3%.

De acuerdo con el Inegi, en Sonora hay un mayor número de usuarios de internet / Foto: Cecilia Saijas | El Sol de Hermosillo

Esta situación coloca a Sonora con un alto índice de personas propensas a padecer nomofobia, sobre todo en casos como la caída de redes sociales, ya que el 78.1% de las personas con celular lo utilizan para acceder a estas aplicaciones.

Luz Esmeralda Morales Acuña, psicóloga-clínica, mencionó que, a pesar de no estar clasificado dentro del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5, por sus siglas en inglés), este trastorno afecta especialmente al sector más joven de la población.

“La mayoría de las personas que están empezando a presentar algunos síntomas cada vez son más jóvenes, es lo que nos hemos dado cuenta. Revisando artículos, por ejemplo, las primeras investigaciones que se hicieron referente a este caso, fueron en 2011, en Reino Unido, pero no tenemos números aproximados en México”, comentó.

Algunos casos, explicó, registran hasta 150 usos del celular al día, aunque sea para verificar la hora, lo cual consume una gran cantidad de tiempo contemplando que muchas veces lo utilizan para consultar redes sociales, navegar por Internet, entre otras cuestiones.

Es un problema de salud mental

Existen síntomas que caracterizan esta afectación, tales como sentir miedo y ansiedad intensos por quedarse sin carga para el teléfono; consultar notificaciones de manera compulsiva; tener el teléfono encendido durante todo el día, entre otros.

“Hablando de un efecto a un nivel psicosocial, se ha notado en las personas mayor agitación, irritabilidad, angustia, desorientación y, con frecuencia, síntomas físicos como taquicardia, temblores, alteración en la respiración y temblor hasta en el habla”, detalló Morales Acuña.

La nomofobia es una de las enfermedades catalogadas más recientes / Foto: Cecilia Saijas / El Sol de Hermosillo

De tal manera, a los pacientes que muestran esta preocupación irracional, llena de escenarios catastróficos, se les trata con terapia cognitivo-conductual, orientándoles a buscar otras opciones para ocupar su tiempo, de preferencia en actividades deportivas.

De acuerdo con diferentes hipótesis, este problema puede presentarse con factores diversos, como es la imposibilidad de comunicarse con otros al instante o no saber si alguien busca comunicarse con él o ella, perder conexión, no contar con acceso a la información y renunciar a la comodidad.

En ese sentido, se trata de un miedo tan extremo que puede derivar en un problema cuando entorpece y dificulta la vida cotidiana de la persona, especialmente cuando no puede tener acceso inmediato a su celular o cuando se le separa por tiempo prolongado.

Morales Acuña agregó que la accesibilidad al Internet en general, el comportamiento obsesivo compulsivo, la sensibilidad interpersonal y la desmesurada cantidad de horas dedicadas al uso del celular, son algunas variables que pueden detonar en un caso de nomofobia.

¿Has tenido este temor cuando no traes tu celular? Es nomofobia / Foto: Cecilia Saijas | El Sol de Hermosillo

Es importante encontrar un equilibrio y limitar el tiempo de uso, afirmó, para lo cual es importante hacer conciencia sobre las horas invertidas al día en los celulares, pues se trata de un arma de dos filos al ser una herramienta de trabajo para muchas personas.

“El uso no es lo que falla, sino el abuso, crear esa dependencia emocional. Sobre todo porque estamos muy alimentados por los likes, de los seguidores, porque si bien ya de antes esto estaba pegando duro, la pandemia hizo que se multiplicaran los usos del celular”, puntualizó.

Al ser los jóvenes los más afectados por esta situación, la recomendación es que entre menor edad tenga, menor el tiempo para estar frente a una pantalla, ya que una persona pasa más de la mitad del día frente a su celular, solamente por ocio, podría tratarse de un problema que puede derivar en consecuencias para su salud física y mental.

Lo que hay detrás de una adicción

Francisco Javier Romero Córdova, psicólogo consultor del programa institucional de Bienestar Psicológico de la Universidad de Sonora, aseveró que se trata de una dependencia, una obsesión compulsiva por parte del usuario hacia su teléfono celular y permanecer conectado.

“Sin embargo, ahorita estamos viendo un comportamiento muy normalizado, estamos acostumbrados a ver que una persona esté todo el tiempo como agachado viendo el teléfono, conectado a diferentes redes, etcétera. Esa normalización hace que de pronto no caigamos en cuenta que tal vez se esté tratando de un problema”, abundó.

Por tanto, es importante destacar que esta variable puede influir para no percatarse sobre una posible adicción, pues no es sencillo identificar si se está teniendo o no una nomofobia; no obstante, ese miedo que se produce cuando una persona no está conectada a través de su teléfono, puede deberse a una dependencia psicológica y hasta fisiológica.

En su mayoría, son los adolescentes los más afectados / Foto: Cecilia Saijas | El Sol de Hermosillo

“Hay que entender que una adicción tiene una característica importante. Es el impulso irrefrenable por estar en contacto con una situación, evento o sustancia. Pero las adicciones en nuestra cultura son temas tabú. Podemos estar viviendo con una persona adicta a algo, pero no lo ubicamos porque culturalmente no estamos abiertos a la idea de que una persona puede desarrollar adicción”, señaló Romero Córdova.

Cada quien lo entiende y lo maneja de manera particular, abundó, por lo que cuando una persona tiene una adicción a las redes sociales y dispositivos electrónicos, lo más probable es que no se identifique como una nomofobia, sino como un comportamiento válido y no sea tratado más allá de una broma, pues estamos acostumbrados a la negación.

“Detrás de esta dependencia, muy posiblemente se encuentra otro problema. Lo más común encontrar es una depresión o ansiedad, ya sea que el constante uso de las redes sociales desarrolla una ansiedad o que por ansiedad se haga uso de redes sociales. Probablemente la persona que tenga adicciones esté atravesando por un problema mental que hay que atender”, dijo.

A pesar de lo anterior, los jóvenes no son los únicos que tienen acceso a dispositivos celulares, pues hoy en día la gran mayoría de la población posee un teléfono con acceso a Internet y por consiguiente a redes sociales, por lo que es necesario contemplar el panorama completo para evitar caer en prejuicios.

Local

Colonias presentan problemas en el servicio de agua este 22 de julio

Son al menos siete los asentamientos contemplados con afectación en el suministro del recurso hídrico, en algunos casos se suman otras zonas aledañas

Local

Violencia en Hermosillo por disputa de dos bandas criminales: Alfonso Durazo

El gobernador de Sonora manifestó que se coordinan con el gobierno municipal para reducir la incidencia y que persista una armonía social

Policiaca

Continúan los casos de violencia familiar en Hermosillo: Suman 5 en un día

Los casos de violencia familiar se presentaron en diversas zonas de la ciudad, siendo uno de ellos hacia una mujer embarazada y un menor de edad

Local

Reciben 500 familias sonorenses las escrituras de sus hogares con el Infonavit

Si bien todavía se tiene un déficit de personas que aún no tienen sus escrituras, hicieron el compromiso de trabajar para que en los siguientes años puedan cumplir su petición

Local

Ciberacoso en Sonora: la preocupante realidad que ubica al estado en el octavo lugar

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer los resultados del Módulo sobre Ciberacoso (MOCIBA) 2023

Local

Reparan señalamientos viales en Hermosillo para prevenir accidentes

Los reportes de señalamientos en carencia pueden realizarse a través de las redes sociales de la institución, así como a los teléfonos número 072 y 662 212 7535