imagotipo

Toshiba planea escindir todas sus ramas de negocio para sanear cuentas

  • Creará cuatro nuevas áreas: infraestructuras, energía, dispositivos electrónicos y servicios de telecomunicaciones

TOKIO, Japón. (EFE).- El grupo japonés Toshiba planea escindir la mayoría de sus principales ramas de negocio además de su unidad de chips de memoria, dentro de su amplio proceso de reestructuración para dejar atrás sus graves pérdidas, informaron hoy los medios locales.

El conglomerado japonés, que atraviesa una delicada situación financiera derivada de la quiebra de la filial nuclear en Estados Unidos (EU) Westinghouse Electric, tiene previsto crear cuatro nuevas entidades separadas con sus ramas de infraestructuras, energía, dispositivos electrónicos y servicios de telecomunicaciones.

La escisión de sus cuatro principales áreas de negocio, sumada a la reciente constitución de una compañía independiente con su rama de chips de memoria -una de sus unidades más rentables-, permitiría un saneamiento de las cuentas del gigante nipón, según dijeron fuentes de la compañía a la agencia nipona Kyodo.

Toshiba Corporation podría mantener el control de las nuevas entidades mediante participaciones mayoritarias, y tiene previsto someter esta decisión a la aprobación de sus accionistas en una junta general que se celebrará en junio, informó por su parte el diario económico Nikkei.

La reestructuración concedería mayor flexibilidad operativa a cada nueva empresa y supondría también la transferencia de unos 20 mil empleados del gigante japonés, según el mismo medio.

La medida, que ya fue planteada por la directiva de la empresa de el pasado día 11 al presentar sus resultados financieros, tuvo buena acogida en la Bolsa de Tokio, donde las acciones del grupo Toshiba ganaron más de un uno por ciento en el primer tramo de negociación.

El conglomerado nipón registró unas pérdidas netas de 532 mil 500 millones de yenes (cuatro mil 537 millones de euros) entre abril y diciembre del año pasado, primeros nueve meses del año fiscal nipón, y acumuló un patrimonio neto negativo de 225 mil 690 millones de yenes (mil 923 millones de euros) en el mismo período.

El principal motivo fue el endeudamiento de Westinghouse Electric por el incremento de los costes de construcción para las nuevas centrales atómicas en EU, que derivó en la quiebra de la filial y forzó a Toshiba a escindir su rama de chips de memoria, uno de los mayores fabricantes mundiales de este tipo de
dispositivos.

Toshiba Corporation pretende vender una parte mayoritaria de sus participaciones en esta nueva compañía independiente con el objetivo de mejorar su liquidez, y actualmente estudia las ofertas de posibles compradores.