imagotipo

Abrirán Salas de Convivencia Familiar

  • Leonardo Rodríguez
  • en Hermosillo

La alienación parental es un problema que complica el 25% de los pleitos legales que se revisan en los juzgados de lo familiar, querellas con tintes dramáticos donde los menores son utilizados como moneda de cambio y motivo de chantaje por alguno de los padres, informó el titular del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

Francisco Gutiérrez Rodríguez manifestó que de alrededor de 10 casos que se presentan diariamente en los juzgados familiares en Hermosillo, una cuarta parte presenta esta clase de problemas donde los padres utilizan a los menores para chantajear o dañar a sus ex parejas, lo que a su vez genera graves daños a los pequeños.

De igual manera, el magistrado manifestó que si bien los casos no son numerosos, su dramatismo los vuelve sumamente importantes al tomar en cuenta las secuelas que pueden generar en los menores.

“Hay muchos, algunos con tintes dramáticos, en volumen no son demasiados los expedientes que tienen ese tipo de problemas, todos son importantes, lamentablemente los padres empleitados lo ponen de carnada, lo utilizan de rehén, de moneda de cambio.

“Yo creo que en todos los casos donde se maneja la convivencia y la custodia andará por el 25%, aquí en Hermosillo, si hablamos más bien de convivencias familiares, tendríamos de 6 a 10 diarias”, explicó.

Junto a Unacari
Es en este contexto que en Sonora se trabaja en la creación de las Salas de Convivencia Familiar Supervisada, donde los padres de familia envueltos en juicios de esta naturaleza podrán convivir con sus hijos en un ambiente controlado que permitirá apreciar la relación existente y ayudará a determinar el cauce de estas querellas legales.

El magistrado presidente del Supremo Tribunal de Justicia expuso que en la capital del estado ya son sólo detalles los que faltan para el inicio de las actividades de estas salas, detalles que deben atenderse por la importancia del manejo de menores y los propios casos.

“Aquí en Hermosillo nos falta nada más pulir un reglamento de operación, que es necesario porque es un tema muy delicado, necesitamos establecer protocolos muy definidos por la importancia que implica el manejo de menores y sobre todo en materia de juicios familiares porque cada juicio de ese tipo, donde se pelean las custodias y la convivencia, es un drama cada uno”.

Gutiérrez Rodríguez informó que la ubicación de estas salas será junto al centro Unacari, donde además en su momento se establecerán también los tres juzgados de lo familiar existentes y se adicionará un cuarto juzgado para incrementar la capacidad de atención en estos casos.