imagotipo

Celebra Hermosillo aniversario de su fundación

  • Guillermo Saucedo
  • en Hermosillo

Tras cumplir 317 años desde que se registró el primer asentamiento humano de lo que hoy es Hermosillo, el presidente municipal, Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, encabezó la conmemoración de este acontecimiento histórico en compañía de otras autoridades locales.

En el evento acudió el cronista de la ciudad, Rómulo Félix Gastélum, quien relató de manera breve cómo en el año 1700 fue fundada la villa de la Santísima Trinidad del Pitiquín, hoy Hermosillo.

“En 1700 se formó una aldea, envió la corona española con sede en Santa Rosa de Corodéhuach, hoy Fronteras, a un militar llamado Juan Bautista de Escalante, viene y aquí cerca en San Miguel de Horcasitas entra un misionero jesuita llamado Adamo Gilg, ellos a su vez entablan relaciones amistosas con diferentes personalidades de la etnia Pima que dominaba ese lugar y fundan lo que se denominó la aldea de Pimas de la Santísima Trinidad del Pitiquín”, narró.

Indicó que luego de una serie de acontecimientos la corona española ordenó la creación de una guarnición militar en 1741 lo que ocasionó que más personas se instalaran en la villa y posteriormente, en 1828, tras concluir la lucha por la independencia de la Nueva España, lo que era una aldea se convertiría en una ciudad a la que llamarían Hermosillo.

En su mensaje, Acosta Gutiérrez comentó que la capital de Sonora ha crecido hasta tres veces más en los últimos años, pues casi está por llegar al millón de habitantes después de 317 años.

“Aquí lo importante es que han llegado muchísimas personas de muchos lugares, que todos los días hacen el esfuerzo y trabajamos duro precisamente para dejar huella en el lugar en el que vivimos, en el lugar que viven nuestros hijos y en el lugar que hemos visto crecer y desarrollarse desde hace mucho tiempo”, expresó.

Agregó que actualmente los rezagos y la desigualdad por la que los hermosillenses se encuentran molestos es precisamente porque en el pasado no se tomaron decisiones con carácter, por lo que bajo su mandato se tendrán que llevar a cabo acciones que en un futuro otros tendrán que cosechar.