imagotipo

Ignacio Lagarda: nuevo cronista de Hermosillo

  • Leonardo Rodríguez
  • en Hermosillo

Entre los principales puntos de la agenda del nuevo cronista de la ciudad se encuentran la dignificación de las funciones de este emblemático personaje, así como el rescate del trabajo de otros cronistas del pasado.

Así lo dijo Ignacio Lagarda Lagarda, quien el día de hoy en punto de las 9:00 horas recibirá el nombramiento en la sesión de Cabildo, pues consideró que hasta el momento la figura del cronista de la ciudad no ha sido valorada como se debiera, debido a su labor como el proyector de la actualidad al futuro y su misión de rescatar el pasado para el presente.

“Vamos a profesionalizar la función del cronista, tenemos que institucionalizarlo, darle el valor, la importancia y la trascendencia que lleva, qué hubiera sido de nosotros si no hubiera existido el cronista de Las Indias, por ejemplo, aquellos que hicieron la crónica de la Conquista de México o la conquista del Noroeste de México, gracias a ellos conopeos el pasado, por eso es necesario darle el valor al cronista municipal, esto primero a través de dignificar sus funciones”, explicó Lagarda Lagarda.

De igual manera, el nuevo cronista de la capital del estado aseveró que quien ocupa este puesto ya tradicional debe ser un personaje de la calle que trascienda la visión de particulares y gobernantes en el afán de guardar un registro fiel de la historia que día a día se escribe en las rúas de Hermosillo.

“El cronista debe ser un personaje de la calle que esté en cualquier tipo de evento, de circunstancia, institución u organización de cualquier tipo para registrarlo si considera que esto tiene una trascendencia histórica para el municipio… El periodista ve el hecho periodístico, lo que tenga impacto periodístico, y el cronista tiene que ver mucho más allá de lo que ve la prensa, mucho más de lo que ven los gobernantes y mucho más allá de lo que ven los políticos”, dijo.

Es debido a esta labor que se ha planteado un proyecto de dignificación del oficio de cronista, así como una meta fijada en el rescate de otros tantos contadores de historias que antes de él se ocuparon de salvaguardar la memoria de la capital del estado.

“Esa es parte de lo que en particular voy a proponer, voy a pugnar para que haya un reglamento municipal del cronista, que haya una oficina, que tenga un sueldo, que sea una oficina, una oficina municipal como cualquier otra, (además) hay que rescatar las obras de los cronistas hermosillenses, tendremos que promoverlo y rescatar los libros de Fernando Galas, Gilberto Escoboza y los jesuitas y viajeros que visitaron el estado y vieron lo que pasaba en nuestras ciudades”, concluyó.