imagotipo

Logra ex funcionario evadir a la prensa

  • Leonardo Rodríguez
  • en Hermosillo

En contraposición al principio de publicidad que forma parte del Nuevo Sistema de Justicia Penal, una aparente confabulación para evitar el ingreso a medios de comunicación al Juzgado Décimosegundo federal tuvo lugar ayer después de la comparecencia de quien fuera director de Auditoría Fiscal del SAT en la administración de Guillermo Padrés.

Roberto Francisco Ávila Quiroga se encuentra vinculado a los delitos de uso indebido de atribuciones y facultades, debido a que presuntamente condonó deudas fiscales de allegados al ex mandatario estatal, por lo que estaba citado a comparecer, pero no fue visto ni oído en el lugar.

Como se recordará, entre los principales beneficiados de las acciones fiscales del ex funcionario se encuentran Javier Gándara Magaña, quien se presume logró evadir más de 14 millones de pesos en impuestos, al igual que el rancho “El Pozo Nuevo de Padrés”, que se vio beneficiado con una cantidad de más de 15 millones, situación que ocurrió con otras 39 empresas que ahorraron un monto cercano a los mil 800 millones de pesos gracias a este personaje, quien por tales acusaciones pagó sólo 20 mil pesos para salir libre bajo fianza.

Caen en contradicciones

Trascendió en el lugar que Ávila Quiroga se presentó 30 minutos antes de la hora pactada para la diligencia y posterior a ello, al arribo de los medios de comunicación, no se permitió el acceso ni siquiera al loby del inmueble, ubicado en la calle Doctor Aguilar, a pocos metros de la plaza Alonso Vidal.

Después de varias horas de espera, personal de seguridad manifestó que no había llegado  y después que se había ido, cayendo en contradicciones de acuerdo a una “orden” que se les dio, sin embargo tampoco supieron indicar de quién la recibieron.

Con conocimiento de lo sucedido, se solicitó autorización para ingresar a verificar en las actas de acuerdos si dicha comparecencia había tenido lugar, pero el acceso a este documento público también fue negado.

De esta manera se entiende que por medio de trabajadores del Juzgado, se permitió al imputado la salida por una puerta posterior, misma que se dijo, es exclusivamente para uso de personal interno, artimaña mediante la cual se logró evadir a los medios de comunicación presentes, cuando la única restricción que establece el Nuevo Sistema de Justicia es no revelar la imagen ni el nombre de los imputados, derecho que no aplica al caso de Roberto Francisco Ávila Quiroga, debido a su calidad de ex funcionario público bajo proceso de investigación.