imagotipo

Personas con tatuajes también pueden donar

  • Alberto Maytorena
  • en Hermosillo

Los tatuajes han dejado de ser un impedimento para donar sangre, pues los estudios que se dedican a este arte deben cumplir con una serie de indicaciones establecidas por diversas dependencias para garantizar su seguridad.

Tal es el caso de Skull Gallery, negocio emprendido por la pareja de Pocho Medina y Aria Villa, ambos artistas del tatuaje, quienes con frecuencia se encuentran con la desinformación de las instituciones hospitalarias.

No parece haber un consenso sobre cuánto debe esperar una persona que se ha tatuado para donar, si seis meses o un año, por lo que esto depende del criterio de cada hospital, no obstante hay lugares como el Hospital CIMA donde se reservan el derecho de sacar sangre, indicó Villa.

Para poder impregnar tinta en la piel es necesario sacar los permisos correspondientes ante la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Coesprisson), así como la licencia sanitaria y la licencia de uso de suelos.

“Como tatuadores tenemos unos formatos que hacemos que nuestros clientes firmen donde dicen los riesgos que te vas a encontrar si te tatúas, que puede ser contraer una hepatitis, un virus bacteriano, o hasta VIH”, informó la artista.

Posteriormente, Skull Gallery hace un registro del cliente para saber cuál fue su estado de salud durante el último año o los últimos seis meses, así, si el individuo interesado cuenta con una enfermedad, se le dice el tiempo que debe esperar para tatuarse.

Asimismo, si el cliente tuvo una ortodoncia o procedimiento dental que implique cirugía, se le niega la posibilidad de hacerse un tatuaje hasta que haya pasado al menos un año de la intervención.

“También les decimos que todo el material que usamos es desechable: agujas, tubos, tintas; todo lo que es plástico se deshecha, no esterilizamos nada por el riesgo sanitario que implica”, aseguró Aria Villa.

Los artistas alientan a los clientes a que conserven el comprobante de su tatuaje, para que vean la fecha en la que se lo hicieron y lleven un registro del tiempo que deben esperar para donar sangre, así como para establecer que se trata de un estudio regulado con todos los permisos pertinentes.