imagotipo

Rescatan a niño atacado por enjambre de abejas

  • Leonardo Rodríguez
  • en Hermosillo

Momentos de tensión vivieron ciudadanos, bomberos, policías y socorristas de Cruz Roja después de que un ataque de abejas dejara un saldo de 3 menores heridos, uno de ellos de gravedad, mismo que tuvo que ser rastreado por las cuestas de un cerro al cual fue guiado por los insectos en su huida.

El incidente ocurrió alrededor de las 12:40 horas, momento en el que, desesperados, vecinos de la colonia El Ranchito llamaron al número de emergencias, ya que un grupo de niños que jugaba en las faldas del Cerro de la Cruz fue atacado por cientos de abejas y uno de ellos no podía ser localizado por sus familiares.
Inmediatamente acudieron elementos de la Policía Municipal, Cruz Roja y Bomberos, siendo trasladados los hermanos César y Octavio Oreste Duarte López, de 5 y 8 años respectivamente, mientras que su pequeño hermano Javier Uriel, de 3 años, continuaba sin aparecer.

10A F2 NOTA 1 abejas

 

Vecinos se unen a la búsqueda
Ante el hecho de que no había indicios de la ruta que pudiera haber tomado el menor debido a lo alto de la hierba en el cerro, algunos ciudadanos se unieron a la búsqueda, mientras que a las faldas del altillo Marina López, madre de los pequeños, lloraba desesperadamente.
Fueron aproximadamente 40 minutos de angustia hasta que, después de rastrear por gran parte del Cerro de La Cruz, un ciudadano, quien se identificó solamente cómo Pablo López, encontró al niño y después de quitarle varias abejas del rostro y el cuerpo lo tomó en sus brazos y corrió a entregarlo a uno de los bomberos que trabajaban en la ladera, acción por la que él también sufrió picaduras y se enterró varías espinas.
“La neta yo le hablaba al niño, ‘hey’, bueno, pues yo les hablo así, ‘hey wey, vente’, y el niño así sentadito en una piedra, viendo pa’ acá pa’ abajo, pero como que ido, luego como estaban unas choyas y unos nopales pues yo la pensaba ¿no? en ir por él, pero como vi que ya no se movió y cuando llegué le hice al niño así en la cara y pum, le cayeron así de parvada los animales, y como miré que no se meneó, lo agarré de la manita y fierro, pa’ abajo, nos caímos como dos veces, pero se los quité”, dijo Pablo, mientras se quitaba los aguijones.

10A F3 NOTA 1 abejas
Este héroe de barrio mencionó que el niño estaba sentado en una piedra a cerca de 5 metros de él y no lo había visto hasta que lo escuchó llorar repentinamente, por lo cual decidió ir a recogerlo, pues los bomberos ya habían pasado por el área y estaban próximos a la cumbre.
“La neta yo estaba mirando a los batos que andan con los trajes esos blancos, yo estaba en un arbolón, allá mirando, pero ya lo habían pasado al niño ellos pues, ya andaban cerca de la punta los batos allá, y yo de repente lo oí llorar y dije ‘no, estos batos andan muy lejos, me voy a meter por acá’. Traía cientos (de abejas), yo creo, imagínate, toda la carita tupida y su cuerpecito y las manitas, traía el puro shortcito, todo se le miraba negro así de animales”, explicó Pablo.