/ viernes 22 de marzo de 2019

Conocidos aseguran que el acusado es un hombre tranquilo

Compañeros de trabajo de Omar N., quien presuntamente diera muerte a Santiago Barroso, se mostraron sorprendidos por el hecho

San Luis R.C.- Compañeros de trabajo se expresaron sorprendidos ante la posibilidad de que un colega haya sido responsable del asesinato del comunicador Santiago Barroso Alfaro, quien el pasado 15 de septiembre fue asesinado.

Como un hombre amable, serio, responsable y respetuoso fue descrito Omar N, empleado sindicalizado del Ayuntamiento, quien fue señalado como presunto responsable del crimen del periodista Santiago Barroso Alfaro.

Al realizar una visita a su centro de trabajo, los compañeros compartieron con Tribuna de San Luis su asombro ante los hechos de violencia que pudo cometer el funcionario de Gobierno.

El día de su aprehensión, Omar se presentó a laborar al Centro Cultural doctor “Héctor Chávez Fontes”, pero salió a su vehículo a recoger unos papeles y ya no volvió, de hecho su pick up blanco todavía se encuentra en el estacionamiento.

“Es una persona muy amable, muy responsable, siempre estaba aquí desde temprano, estoy muy sorprendido de lo que pasó, todavía no lo puedo creer”, dijo uno de sus compañeros de quien reservaremos su identidad para evitar represalias.

En el teatro

También comentaron que su labor era estar a cargo de la agenda y orden del Teatro Río Colorado, su jornada de trabajo era de 8:00 a 15:00 horas.

Omar tiene alrededor de 40 años, 16 laborando como empleado municipal, tiene tres hijos, dos con su última pareja con quien llevaba siete años de matrimonio.

El presunto homicida laboró durante muchos años en el Departamento de Catastro del Ayuntamiento, con los cambios de Gobierno fue movido a la Biblioteca de Luis B. Sánchez, posteriormente transferido al Centro Cultural.

La Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) logró su detención e informó que el delito está relacionada con el entorno afectivo del comunicador, aunque de acuerdo a información extraoficial el reportero sostenía una relación extramarital con la esposa de Omar, lo que motivó la agresión con arma de fuego calibre 38.

San Luis R.C.- Compañeros de trabajo se expresaron sorprendidos ante la posibilidad de que un colega haya sido responsable del asesinato del comunicador Santiago Barroso Alfaro, quien el pasado 15 de septiembre fue asesinado.

Como un hombre amable, serio, responsable y respetuoso fue descrito Omar N, empleado sindicalizado del Ayuntamiento, quien fue señalado como presunto responsable del crimen del periodista Santiago Barroso Alfaro.

Al realizar una visita a su centro de trabajo, los compañeros compartieron con Tribuna de San Luis su asombro ante los hechos de violencia que pudo cometer el funcionario de Gobierno.

El día de su aprehensión, Omar se presentó a laborar al Centro Cultural doctor “Héctor Chávez Fontes”, pero salió a su vehículo a recoger unos papeles y ya no volvió, de hecho su pick up blanco todavía se encuentra en el estacionamiento.

“Es una persona muy amable, muy responsable, siempre estaba aquí desde temprano, estoy muy sorprendido de lo que pasó, todavía no lo puedo creer”, dijo uno de sus compañeros de quien reservaremos su identidad para evitar represalias.

En el teatro

También comentaron que su labor era estar a cargo de la agenda y orden del Teatro Río Colorado, su jornada de trabajo era de 8:00 a 15:00 horas.

Omar tiene alrededor de 40 años, 16 laborando como empleado municipal, tiene tres hijos, dos con su última pareja con quien llevaba siete años de matrimonio.

El presunto homicida laboró durante muchos años en el Departamento de Catastro del Ayuntamiento, con los cambios de Gobierno fue movido a la Biblioteca de Luis B. Sánchez, posteriormente transferido al Centro Cultural.

La Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) logró su detención e informó que el delito está relacionada con el entorno afectivo del comunicador, aunque de acuerdo a información extraoficial el reportero sostenía una relación extramarital con la esposa de Omar, lo que motivó la agresión con arma de fuego calibre 38.