/ viernes 6 de diciembre de 2019

HMO Cuéntame tu Historia | La descendencia de Doña Altagracia en El Sapo

El cronista del rancho El Sapo cuenta la genealogía de las familias que viven en este lugar, su historia y como entrelazaron sus vidas con otras familias

Un 29 de marzo de 1876, en el bello pueblo de Villa de Seris, (hoy colonia de Hermosillo) es sepultada la señora doña Altagracia Guzmán Sainz. Según el acta no. 13 del Registro Civil, muere a consecuencia de parto a sus 40 años de vida. Era viuda del francés don Antonio Bourjac Fuentes con quien había procreado tres hijos y casada al momento de su muerte con don Francisco Hernández Molina y padre de sus 5 hijos menores.

RECIBE LAS NOTICIAS DE EL SOL DE HERMOSILLO DIRECTO EN TU WHATSAPP, SUSCRÍBETE AQUÍ

Doña Altagracia era oriunda del bello pueblo sonorense de Baviácora en las márgenes del Río Sonora por allá de 1836 e hija de don José María Guzmán y de doña María del Carmen Sainz, su infancia la pasó en la ciudad de Hermosillo a donde se trasladaron sus padres a residir.

En su etapa de matrimonio, su residencia fue en Las Placitas, Villa de Seris y el Rancho La Viznaga. Todos aquellos que tenemos nuestras raíces en el Rancho El Sapo corre sangre por nuestras venas de ésta distinguida dama del siglo XIX y de varios ranchos más, así como del propio Villa de Seris.

Ella cumplió 143 años de muerte, justo este 29 de marzo pasado y sus genes siguen en sus bisnietos, en cientos y cientos de tataranietos, así como sus descendientes alcanzando ya la octava generación.

¿Quiénes somos? Es muy importante, aunque no para todos aclaro, el saber de dónde viene uno y porqué es de tal modo, a eso se le llama IDENTIDAD (del Latin identitas) y la Real Academia Española lo define de la siguiente forma: “Conjunto de razgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás”.

Pues bien, doña Altagracia Guzmán es generadora, a través de 7 de sus hijos, porque la menor –causante su muerte- Concepción Hernández Guzmán murió soltera de 27 años a causa de la mortal enfermedad en aquellos años (1903) tuberculosis, ella era modista.

En su primer matrimonio con el ciudadano francés don Antonio Bourjac, tienen como hijo a Juan Tomás Bourjac Guzmán quien nace el 23 de julio de 1857, su padrino de bautizo fue Juan María Roillon, también de origen francés y amigo-hermano de don Antonio. En su juventud contrajo nupcias con doña Ángela López Burgos, fincando su domicilio en Villa De Seris y Rancho El Sapo, sus hijos fueron 10 de los que llegan a edad adulta solo 7.

Cortesía | Carlos Valenzuela

Su segundo hijo fue Juan Emilio, quien nace el 3 de marzo de 1858, bautizado en la parroquia de Hermosillo 15 días después de su nacimiento. El se casa ya mayor a los 38 años de edad con una distinguida dama de Villa de Seris, doña Ángela Valencia Rodríguez, fincando su domicilio en Las Placitas y Villa de Seris, dedicado al comercio, agricultura y ganadería. Solo tienen un hijo Juan Antonio, quién no fue casado.

Encarnación Bourjac Guzmán fue la tercera hija del matrimonio con el francés y nació el 2 de enero de 1860, año en que legalizan sus padres su unión matrimonial. En aquellos tiempos era muy usual que la hija mayor quedara al cuidado de sus padres y con mayor razón al morir su madre en 1876, ella se hace cargo de los hermanos menores y quizás por eso se casa hasta los 36 años de edad con don Hilario Olea Castro con domicilio en Las Placitas, hoy una colonia de la ciudad de Hermosillo. Solo tienen dos hijos, porque en 1898, a sus 38 años ella muere a consecuencia del parto de su hijo Hilario Olea Bourjac, quién llegaría a ser Diputado Local y Presidente Municipal de Hermosillo.

A los dos años de viudez doña Altagracia Guzmán Sainz contrae matrimonio con don Francisco Hernández, dedicado a la ganadería, y tienen 5 hijos siendo la primera María Guadalupe Hernández Guzmán que nace el 12 de febrero de 1863, ella es bautizada en la parroquia de Villa de Seris por el sacerdote Francisco Carreón. Su esposo fue don Guillermo Arvizu León y procrearon 7 hijos. Ellos residían en Las Placitas y el Rancho El Porvenir. Se dedicaron a la ganadería y agricultura como fuentes principales.

Cortesía | Carlos Valenzuela

El 8 de octubre de 1864 nace María Brígida Hernández Guzmán, bautizada en la parroquia de Hermosillo por el sacerdote José Juán Pérez Serrano y sus padrinos de bautizo fueron el matrimonio de don Jesús Arvizu y doña Loreto Ruíz, padres a su vez de don Ricardo Arvizu Ruíz dueño en su tiempo de la Hacienda El Tojungo. Ella se casa en 1888 con don Santiago López Burgos hermano de doña Angelita López Burgos casada con su hermano Tomás Bourjac Guzmán. Fincan su domicilio en el Rancho El Sapo, Villa de Seris y Las Plácitas. De su unión nacen 8 hijos, muriendo uno de ellos siendo niño de nombre Rafael.

La sexta heredera de doña Altagracia fue la niña María Antonia Hernández Guzmán, quien nace un 15 de diciembre de 1866, bautizada en la parroquia de Hermosillo, es madrina de bautizo su tía Josefa Hernández y el esposo Manuel Bojorquez. Al morir su hermana mayor Encarnación Bourjac Guzmán de parto y siendo Antonia soltera se hace cargo de sus sobrinos Tomás e Hilario y a la vuelta de un año de ser viudo su cuñado Hilario Olea Castro, esto en 1899, las familias autorizan el matrimonio de Antonia e Hilario contando los dos con alrededor de 33 años, de ésta unión nacen tres hijos, muriendo la niña Cristina siendo una infanta. Su residencia en Las Plácitas y Villa de Seris. Dedicados a la agricultura y ganadería.

Cortesía | Carlos Valenzuela

Doña Altagracia Guzmán era propietaria de una parte del Rancho La Viznaga y es justo ahí donde nace su hijo Leandro Hernández Guzmán un 27 de febrero de 1869, se bautiza en la parroquia de Hermosillo, tiene como madrina a su tía Ma. Antonia Hernández e Ignacio Fabela. Él se casa con María de Jesús Molina López, sobrina de sus cuñados Ángela y Santiago López. De ésta relación matrimonial nacen 5 hijos, su residencia es Rancho El Sapo, Las Placitas y Villa de Seris. Dedicados a la ganadería.

Cabe mencionar que don Leandro, procreó alrededor de 6 hijos más en una relación fuera de matrimonio con doña Dolores Romero Domínguez en la Hacienda del Tojungo.

Esta descendencia de doña Altagracia Guzmán Sainz ha unido sus vidas a través de los años con los Ruíz, Fontes, Valenzuela, Romero, González, Domínguez, Quihuis, López, Peralta, Félix, Arvallo, Armenta, Guillén, Rodríguez, Valencia, Oviedo, Ávila, Acosta, Arvizu, Molina, Villaescusa, Ibarra, Moreno, Carranza, Prandini, Carbajal, Orozco, Galavíz, Romo, Ochoa, Castro, Dávila, Dessens, Bernal, Miranda, Acuña, Gaxiola, Bojorquez, Durazo, Paredes, León, Huerta, Loustaunau, Machichi, Vargas, Olea, Millanes, entre otros muchos apellidos.

Fuentes de documentos: Registro Civil del Gobierno del Estado de Sonora, Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Hermosillo, Actas Digitalizadas por Family Search, fotografías de familiares y amistades así como la información por la oralidad de los descendientes de doña Altagracia y de otros sapeños como Sra. Eva Huerta Olea, Agustín Millanes Romero, Carmela Valenzuela López, Francisca Arvizu Fontes, Lupita López Ruíz, Brígida López Fontes entre muchos familiares y amistades más.

Carlos M. Valenzuela Quintanar

Cronista por ACROS del Rancho El Sapo

Un 29 de marzo de 1876, en el bello pueblo de Villa de Seris, (hoy colonia de Hermosillo) es sepultada la señora doña Altagracia Guzmán Sainz. Según el acta no. 13 del Registro Civil, muere a consecuencia de parto a sus 40 años de vida. Era viuda del francés don Antonio Bourjac Fuentes con quien había procreado tres hijos y casada al momento de su muerte con don Francisco Hernández Molina y padre de sus 5 hijos menores.

RECIBE LAS NOTICIAS DE EL SOL DE HERMOSILLO DIRECTO EN TU WHATSAPP, SUSCRÍBETE AQUÍ

Doña Altagracia era oriunda del bello pueblo sonorense de Baviácora en las márgenes del Río Sonora por allá de 1836 e hija de don José María Guzmán y de doña María del Carmen Sainz, su infancia la pasó en la ciudad de Hermosillo a donde se trasladaron sus padres a residir.

En su etapa de matrimonio, su residencia fue en Las Placitas, Villa de Seris y el Rancho La Viznaga. Todos aquellos que tenemos nuestras raíces en el Rancho El Sapo corre sangre por nuestras venas de ésta distinguida dama del siglo XIX y de varios ranchos más, así como del propio Villa de Seris.

Ella cumplió 143 años de muerte, justo este 29 de marzo pasado y sus genes siguen en sus bisnietos, en cientos y cientos de tataranietos, así como sus descendientes alcanzando ya la octava generación.

¿Quiénes somos? Es muy importante, aunque no para todos aclaro, el saber de dónde viene uno y porqué es de tal modo, a eso se le llama IDENTIDAD (del Latin identitas) y la Real Academia Española lo define de la siguiente forma: “Conjunto de razgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás”.

Pues bien, doña Altagracia Guzmán es generadora, a través de 7 de sus hijos, porque la menor –causante su muerte- Concepción Hernández Guzmán murió soltera de 27 años a causa de la mortal enfermedad en aquellos años (1903) tuberculosis, ella era modista.

En su primer matrimonio con el ciudadano francés don Antonio Bourjac, tienen como hijo a Juan Tomás Bourjac Guzmán quien nace el 23 de julio de 1857, su padrino de bautizo fue Juan María Roillon, también de origen francés y amigo-hermano de don Antonio. En su juventud contrajo nupcias con doña Ángela López Burgos, fincando su domicilio en Villa De Seris y Rancho El Sapo, sus hijos fueron 10 de los que llegan a edad adulta solo 7.

Cortesía | Carlos Valenzuela

Su segundo hijo fue Juan Emilio, quien nace el 3 de marzo de 1858, bautizado en la parroquia de Hermosillo 15 días después de su nacimiento. El se casa ya mayor a los 38 años de edad con una distinguida dama de Villa de Seris, doña Ángela Valencia Rodríguez, fincando su domicilio en Las Placitas y Villa de Seris, dedicado al comercio, agricultura y ganadería. Solo tienen un hijo Juan Antonio, quién no fue casado.

Encarnación Bourjac Guzmán fue la tercera hija del matrimonio con el francés y nació el 2 de enero de 1860, año en que legalizan sus padres su unión matrimonial. En aquellos tiempos era muy usual que la hija mayor quedara al cuidado de sus padres y con mayor razón al morir su madre en 1876, ella se hace cargo de los hermanos menores y quizás por eso se casa hasta los 36 años de edad con don Hilario Olea Castro con domicilio en Las Placitas, hoy una colonia de la ciudad de Hermosillo. Solo tienen dos hijos, porque en 1898, a sus 38 años ella muere a consecuencia del parto de su hijo Hilario Olea Bourjac, quién llegaría a ser Diputado Local y Presidente Municipal de Hermosillo.

A los dos años de viudez doña Altagracia Guzmán Sainz contrae matrimonio con don Francisco Hernández, dedicado a la ganadería, y tienen 5 hijos siendo la primera María Guadalupe Hernández Guzmán que nace el 12 de febrero de 1863, ella es bautizada en la parroquia de Villa de Seris por el sacerdote Francisco Carreón. Su esposo fue don Guillermo Arvizu León y procrearon 7 hijos. Ellos residían en Las Placitas y el Rancho El Porvenir. Se dedicaron a la ganadería y agricultura como fuentes principales.

Cortesía | Carlos Valenzuela

El 8 de octubre de 1864 nace María Brígida Hernández Guzmán, bautizada en la parroquia de Hermosillo por el sacerdote José Juán Pérez Serrano y sus padrinos de bautizo fueron el matrimonio de don Jesús Arvizu y doña Loreto Ruíz, padres a su vez de don Ricardo Arvizu Ruíz dueño en su tiempo de la Hacienda El Tojungo. Ella se casa en 1888 con don Santiago López Burgos hermano de doña Angelita López Burgos casada con su hermano Tomás Bourjac Guzmán. Fincan su domicilio en el Rancho El Sapo, Villa de Seris y Las Plácitas. De su unión nacen 8 hijos, muriendo uno de ellos siendo niño de nombre Rafael.

La sexta heredera de doña Altagracia fue la niña María Antonia Hernández Guzmán, quien nace un 15 de diciembre de 1866, bautizada en la parroquia de Hermosillo, es madrina de bautizo su tía Josefa Hernández y el esposo Manuel Bojorquez. Al morir su hermana mayor Encarnación Bourjac Guzmán de parto y siendo Antonia soltera se hace cargo de sus sobrinos Tomás e Hilario y a la vuelta de un año de ser viudo su cuñado Hilario Olea Castro, esto en 1899, las familias autorizan el matrimonio de Antonia e Hilario contando los dos con alrededor de 33 años, de ésta unión nacen tres hijos, muriendo la niña Cristina siendo una infanta. Su residencia en Las Plácitas y Villa de Seris. Dedicados a la agricultura y ganadería.

Cortesía | Carlos Valenzuela

Doña Altagracia Guzmán era propietaria de una parte del Rancho La Viznaga y es justo ahí donde nace su hijo Leandro Hernández Guzmán un 27 de febrero de 1869, se bautiza en la parroquia de Hermosillo, tiene como madrina a su tía Ma. Antonia Hernández e Ignacio Fabela. Él se casa con María de Jesús Molina López, sobrina de sus cuñados Ángela y Santiago López. De ésta relación matrimonial nacen 5 hijos, su residencia es Rancho El Sapo, Las Placitas y Villa de Seris. Dedicados a la ganadería.

Cabe mencionar que don Leandro, procreó alrededor de 6 hijos más en una relación fuera de matrimonio con doña Dolores Romero Domínguez en la Hacienda del Tojungo.

Esta descendencia de doña Altagracia Guzmán Sainz ha unido sus vidas a través de los años con los Ruíz, Fontes, Valenzuela, Romero, González, Domínguez, Quihuis, López, Peralta, Félix, Arvallo, Armenta, Guillén, Rodríguez, Valencia, Oviedo, Ávila, Acosta, Arvizu, Molina, Villaescusa, Ibarra, Moreno, Carranza, Prandini, Carbajal, Orozco, Galavíz, Romo, Ochoa, Castro, Dávila, Dessens, Bernal, Miranda, Acuña, Gaxiola, Bojorquez, Durazo, Paredes, León, Huerta, Loustaunau, Machichi, Vargas, Olea, Millanes, entre otros muchos apellidos.

Fuentes de documentos: Registro Civil del Gobierno del Estado de Sonora, Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Hermosillo, Actas Digitalizadas por Family Search, fotografías de familiares y amistades así como la información por la oralidad de los descendientes de doña Altagracia y de otros sapeños como Sra. Eva Huerta Olea, Agustín Millanes Romero, Carmela Valenzuela López, Francisca Arvizu Fontes, Lupita López Ruíz, Brígida López Fontes entre muchos familiares y amistades más.

Carlos M. Valenzuela Quintanar

Cronista por ACROS del Rancho El Sapo

Local

Duplicarán apoyo para estudiantes con discapacidad auditiva

De acuerdo con el Instituto de Becas, en 2019 se atendieron a 60 estudiantes, por lo que esperan puedan aumentar el número de beneficiarios

Local

Bahía de Kino está en abandono, reclaman habitantes

Roberto Marroquin Bravo, presidente de Voces Colectivas afirmó que no se han hecho inversiones públicas en los últimos años

Local

¡Tu bici en el camión! Inicia prueba piloto en Hermosillo

Este servicio será en la línea 18, una de las que pasan por la Unison, quienes generalmente utilizan la bicicleta para traslado, además que es una ruta que atraviesa gran parte de Hermosillo

Policiaca

Comenzó con actitud sospechosa y lo descubren con crystal

Las autoridades patrullaban las inmediaciones de la calle Badiraguato y Delicias, donde una persona con actitud sospechosa huyó a toda prisa

Gossip

[Video] La obra inconclusa entre ¡Salvador Dalí y Walt Disney!

Dos grandes artistas del siglo XX alguna vez conjuntaron su ingenio

Local

Influenza más peligrosa que coronavirus, advierte Salud Sonora

Mencionaron que, sin subestimar la posible introducción de este nuevo virus, la población debe prevenir contagiarse de influenza

Local

Duplicarán apoyo para estudiantes con discapacidad auditiva

De acuerdo con el Instituto de Becas, en 2019 se atendieron a 60 estudiantes, por lo que esperan puedan aumentar el número de beneficiarios

Futbol

Jugadoras del FC Juárez sufren accidente automovilístico

Seis jugadoras del equipo Bravas de Ciudad Juárez resultaron lesionadas

Policiaca

Tras una persecución policíaca, logran arrestar a hombre por robo con violencia

Fue el miércoles a las 21:45 horas, cuando se logró aprehender al sujeto en las inmediaciones de la colonia Ley 57, a la altura de la calle Baviácora