/ viernes 15 de noviembre de 2019

HMO Cuéntame tu historia | La Pera del Ferrocarril

Los viejos de mi tierra siempre decían que Hermosillo tenía dos estaciones; La Pera del Ferrocarril y la de verano

Todas las fotos tienen "Una Historia Digna de Contarse", hoy, les presento fotos del Hermosillo de antaño.

Los viejos de mi tierra siempre decían que Hermosillo tenía dos estaciones; La Pera del Ferrocarril y la de verano.

La imagen que están mirando en este momento, es la famosa Pera del Ferrocarril, es una foto anónima, tomada aproximadamente en los años cuarenta.

Cortesía Alberto Pérez Nájera

Como dato curioso, les diré que en 1910 el maquinista llegaba primero que el tren, cuando pasaban frente a la oficinas, el maquinista el “Loco” Tena y el conductor Paulino Fontes saltaban del tren, y se iban a la oficina a arreglar sus papeleos con los encargados de la estación mientras tomaban café, el tren viajaba solo por toda la curva, antes de llegar el convoy, el Loco Tena se trepaba de nuevo, y con el poco vuela que traía la máquina, aplicaba los frenos y se paraba suavemente al llegar al andén que se encontraba por la calle Oaxaca y Juárez. Era cosa de todos los días. Después el “Loco” Tena gritaba a todo pulmón “Todos a Bordo”.

Nuestra historia comienza así:

Un viernes cuatro de noviembre de 1881, llega desde Guaymas por primera vez el tren a Hermosillo, a una pequeña estación de madera tipo americano, la más elegante de la línea del ferrocarril, era de dos pisos, donde las palomas revoloteaban en sus techos de dos aguas, se encontraba frente al Molino el Hermosillense, en la esquina Noroeste del cruce de las antiguas calles Rosales y Av. del Ferrocarril, hoy Revolución y bulevar Luis Encinas donde estuvo Almacenes Bacanora.

Cortesía Alberto Pérez Nájera

Ese día era de mucho alboroto, se saludaban ricos y pobres con apretones de mano, la razón era el arribo del caballo de hierro (el tren) que llegaba con casi 60 años de retraso, quien trae el tren es Carlos Ortiz Retes, el gobernador más joven de Sonora, ese mismo día cumplía 30 años era oriundo de Álamos, Sonora. El gobernador fue tío del Dr. Alfonso Ortiz Tirado, prestigiado cantante y reconocido médico.

Por desgracia esta primera estación es devorada por las llamas un 27 de noviembre de 1889 a las 7:00 de la mañana arrasando con los techos de madera, los almacenes y patios, los hermosillenses no pudieron sofocar el incendio.

Diez años después la empresa del ferrocarril compró en 1899 los 153 mil m2, formándose la Pera del Ferrocarril, que estuvieron a un costo de 2cvs el m2, los compradores fueron don Thomas Robinson, después el sr, Juan Bautista Corral, don Jesús Félix y vecinos le venden a la compañía constructora del ferrocarril, así como sus casas que estaban en el barrio del Dipo.

Para 1900 ya estaba trazado la Pera del Ferrocarril en un plano topográfico del ing. Civil J.M. Ainza.

Cortesía Alberto Pérez Nájera

La Pera iniciaba en el puente que estaba sobre las calles bulevar Luis Encinas y Revolución, de aquí el tren seguía su marcha hasta las calles matamoros y Gastón Madrid, aquí se formaba la famosa Pera, hasta llegar a la tienda Supermercado Ley, tomando el carril Sur del bulevar Encinas, hasta llegar a la nueva estación que se levantaba en las calles bulevar Luis encinas, entre la matamoros y Manuel González.

De nuevo, esta segunda estación es devorada por el fuego un domingo 14 de enero de 1912 a las 15:30 horas, Hermosillo no durmió, se escuchó la sirena del molino harinero el hermosillense, el pitido de las viejas locomotoras, el repiqueteo de las campanas de la Capilla del Carmen y los gritos de la gente, se quema la estación del ferrocarril.

Tampoco se pudo sofocar el incendio y aquel inmenso galerón estilo americano con arcos y techos de madera se hicieron cenizas a excepción de los cimientos, muros de ladrillo, piedra y banquetas hay que recordar que esta estación fue inaugurada en 1889 con bombo y platillo y contaba con los mejores servicios.

Después fue reconstruido con mejores materiales, durando la estación hasta 1957 en que se cambia a su nueva ubicación en la colonia San Luis. La inaugura el presidente Adolfo Ruiz Cortines, llamada terminal Pitic del Ferrocarril del Pacifico. Desde ese momento las maquinas empezaron a funcionar con diésel, dejando en el recuerdo el resoplido de vapor y los grandes penachos de las humaredas negras y tiznadas, desde ese momento todos empezaron a extrañar el paso de la mocha.

Los negocios que estaban cerca de la Pera eran el Molino el Hermosillense, fruterías, almacenes, tiendas, cantinas, restaurantes, El Tiboli en 1904, hoteles como el Unión, el México, la fabricas de velas esteáricas de don Bonifacio de la Puente, después Club Unión de Juan Paganini, luego aquí se situó el Cine Nacional, el Restaurante Carmen Medina con Servicio esmerado a la carta, recibía abonados a $50.00 mensuales en 1914.

La Galletería Sonora, en la calle puebla la tienda de don Tirzo Gámez, El Hotel Pullman de Andrés Mada luego San Andrés, en 1940 la Gasolinera de don Vicente Contreras, Las Mesitas, el Limoncito en el Jardín Juárez, el Café Meyer de la familia Betancourt y donde estuvo Librolandía el depósito de aceites y grasa del ferrocarril, Combustibles, la refresquería el Danubio Azul del Sr. Montaño, la yarda donde se vendían productos frescos del campo en la calle del Ferrocarril entre la Rayón y la Novena, donde estuvo Sears se instalaban las carpas de titiriteros, circos y juegos mecánicos, aquí también se jugaba beisbol, pero lo más bonito era la fuente de colores de gas neón donde existió el Hotel Lourdes por la calle Juárez entre la Oaxaca y el Blvd. Luis Encinas, construida por el Pte. Mpal. don Roberto Romero, cuando la estación del ferrocarril es derribada en 1959, se tumba esta fuente de colores y se abre el camino de la calle Juárez hacia el Norte finalmente.

Todas las fotos tienen "Una Historia Digna de Contarse", hoy, les presento fotos del Hermosillo de antaño.

Los viejos de mi tierra siempre decían que Hermosillo tenía dos estaciones; La Pera del Ferrocarril y la de verano.

La imagen que están mirando en este momento, es la famosa Pera del Ferrocarril, es una foto anónima, tomada aproximadamente en los años cuarenta.

Cortesía Alberto Pérez Nájera

Como dato curioso, les diré que en 1910 el maquinista llegaba primero que el tren, cuando pasaban frente a la oficinas, el maquinista el “Loco” Tena y el conductor Paulino Fontes saltaban del tren, y se iban a la oficina a arreglar sus papeleos con los encargados de la estación mientras tomaban café, el tren viajaba solo por toda la curva, antes de llegar el convoy, el Loco Tena se trepaba de nuevo, y con el poco vuela que traía la máquina, aplicaba los frenos y se paraba suavemente al llegar al andén que se encontraba por la calle Oaxaca y Juárez. Era cosa de todos los días. Después el “Loco” Tena gritaba a todo pulmón “Todos a Bordo”.

Nuestra historia comienza así:

Un viernes cuatro de noviembre de 1881, llega desde Guaymas por primera vez el tren a Hermosillo, a una pequeña estación de madera tipo americano, la más elegante de la línea del ferrocarril, era de dos pisos, donde las palomas revoloteaban en sus techos de dos aguas, se encontraba frente al Molino el Hermosillense, en la esquina Noroeste del cruce de las antiguas calles Rosales y Av. del Ferrocarril, hoy Revolución y bulevar Luis Encinas donde estuvo Almacenes Bacanora.

Cortesía Alberto Pérez Nájera

Ese día era de mucho alboroto, se saludaban ricos y pobres con apretones de mano, la razón era el arribo del caballo de hierro (el tren) que llegaba con casi 60 años de retraso, quien trae el tren es Carlos Ortiz Retes, el gobernador más joven de Sonora, ese mismo día cumplía 30 años era oriundo de Álamos, Sonora. El gobernador fue tío del Dr. Alfonso Ortiz Tirado, prestigiado cantante y reconocido médico.

Por desgracia esta primera estación es devorada por las llamas un 27 de noviembre de 1889 a las 7:00 de la mañana arrasando con los techos de madera, los almacenes y patios, los hermosillenses no pudieron sofocar el incendio.

Diez años después la empresa del ferrocarril compró en 1899 los 153 mil m2, formándose la Pera del Ferrocarril, que estuvieron a un costo de 2cvs el m2, los compradores fueron don Thomas Robinson, después el sr, Juan Bautista Corral, don Jesús Félix y vecinos le venden a la compañía constructora del ferrocarril, así como sus casas que estaban en el barrio del Dipo.

Para 1900 ya estaba trazado la Pera del Ferrocarril en un plano topográfico del ing. Civil J.M. Ainza.

Cortesía Alberto Pérez Nájera

La Pera iniciaba en el puente que estaba sobre las calles bulevar Luis Encinas y Revolución, de aquí el tren seguía su marcha hasta las calles matamoros y Gastón Madrid, aquí se formaba la famosa Pera, hasta llegar a la tienda Supermercado Ley, tomando el carril Sur del bulevar Encinas, hasta llegar a la nueva estación que se levantaba en las calles bulevar Luis encinas, entre la matamoros y Manuel González.

De nuevo, esta segunda estación es devorada por el fuego un domingo 14 de enero de 1912 a las 15:30 horas, Hermosillo no durmió, se escuchó la sirena del molino harinero el hermosillense, el pitido de las viejas locomotoras, el repiqueteo de las campanas de la Capilla del Carmen y los gritos de la gente, se quema la estación del ferrocarril.

Tampoco se pudo sofocar el incendio y aquel inmenso galerón estilo americano con arcos y techos de madera se hicieron cenizas a excepción de los cimientos, muros de ladrillo, piedra y banquetas hay que recordar que esta estación fue inaugurada en 1889 con bombo y platillo y contaba con los mejores servicios.

Después fue reconstruido con mejores materiales, durando la estación hasta 1957 en que se cambia a su nueva ubicación en la colonia San Luis. La inaugura el presidente Adolfo Ruiz Cortines, llamada terminal Pitic del Ferrocarril del Pacifico. Desde ese momento las maquinas empezaron a funcionar con diésel, dejando en el recuerdo el resoplido de vapor y los grandes penachos de las humaredas negras y tiznadas, desde ese momento todos empezaron a extrañar el paso de la mocha.

Los negocios que estaban cerca de la Pera eran el Molino el Hermosillense, fruterías, almacenes, tiendas, cantinas, restaurantes, El Tiboli en 1904, hoteles como el Unión, el México, la fabricas de velas esteáricas de don Bonifacio de la Puente, después Club Unión de Juan Paganini, luego aquí se situó el Cine Nacional, el Restaurante Carmen Medina con Servicio esmerado a la carta, recibía abonados a $50.00 mensuales en 1914.

La Galletería Sonora, en la calle puebla la tienda de don Tirzo Gámez, El Hotel Pullman de Andrés Mada luego San Andrés, en 1940 la Gasolinera de don Vicente Contreras, Las Mesitas, el Limoncito en el Jardín Juárez, el Café Meyer de la familia Betancourt y donde estuvo Librolandía el depósito de aceites y grasa del ferrocarril, Combustibles, la refresquería el Danubio Azul del Sr. Montaño, la yarda donde se vendían productos frescos del campo en la calle del Ferrocarril entre la Rayón y la Novena, donde estuvo Sears se instalaban las carpas de titiriteros, circos y juegos mecánicos, aquí también se jugaba beisbol, pero lo más bonito era la fuente de colores de gas neón donde existió el Hotel Lourdes por la calle Juárez entre la Oaxaca y el Blvd. Luis Encinas, construida por el Pte. Mpal. don Roberto Romero, cuando la estación del ferrocarril es derribada en 1959, se tumba esta fuente de colores y se abre el camino de la calle Juárez hacia el Norte finalmente.

Doble Vía

¿Comer la piel del pollo es saludable?, entérate

La estigmatización de su consumo es más por la desinformación respecto a aspectos nutricionales, señalan expertos

Local

Y ahora… ¡Tiembla en Nacozari!

El titular de Protección Civil estatal llama a la población a estar alerta y tomar precauciones por los movimientos sísmicos de este sábado

Doble Vía

Aumenta riesgo por Covid-19, Sonora se acerca al naranja

La Secretaría de Salud dio a conocer que diez de los 12 municipios aumentaron sus cifras de contagios

Sociedad

Aprovechan el Tren Maya para fraudes con las tierras

En las redes sociales aumentaron las ofertas de terrenos presuntamente cercanos a estaciones del ferrocarril

Sociedad

México, donde más asesinan a estadounidenses

Ciudad Juárez y Tijuana son las ciudades con más muertes de ciudadanos de la Unión Americana

Sociedad

Bajo Operación Sin Rastro, EU arresta a 410 por tráfico de armas

En un año ha incautado mil 125 armas de fuego y 680 mil cartuchos que iban directo a nuestro país

Sociedad

Julio, el mes pico de tercera ola por Covid-19 en México

El séptimo mes de este año tuvo más enfermos de Covid en comparación con el mismo periodo de 2020

Ecología

Groenlandia sufre derretimiento masivo

Al día se han derretido cerca de ocho mil millones de toneladas de hielo por una ola de calor en el ártico

Política

Quitan triunfo a candidato sin registro oficial en Sonora

Édgar Palomino consideró que es un atropello a la democracia ya que él obtuvo la mayoría de votos