/ domingo 21 de noviembre de 2021

Panadería Miahuatlán: un negocio familiar con 12 años de trayectoria

Nelson Jiménez habla sobre el origen de la panadería Miahuatlán, un negocio familiar ubicado en el Poblado Miguel Alemán y cuenta con 12 años de trayectoria

Lo que inició como una manera de consentir a sus hijos, pronto se convirtió en un negocio productivo y, con el paso de los años, en un legado familiar importante.

Te puede interesar: Viridiana cocina lasaña, sus ventas aumentaron 70% en pandemia

“Mi papá empezó a hacer pan para nosotros cuando éramos niños, para que comiéramos. Pero luego nuestros vecinos y conocidos empezaron a pedirle que les vendiera pan y así fue como comenzó a elaborar más piezas…”.

Esta es la historia que cuenta Nelson Jiménez sobre el origen de la panadería Miahuatlán, un negocio familiar ubicado en el Poblado Miguel Alemán, a las afueras de Hermosillo, y que cuenta con 12 años de trayectoria.

Lo que inició como una manera de consentir a sus hijos, pronto se convirtió en un negocio productivo / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

En exclusiva para El Sol de Hermosillo, el joven, de apenas 25 años, compartió que hoy se hace cargo del negocio junto a 3 de sus 4 hermanos, quienes de pequeños aprendieron el oficio y tratan de mantener el legado de la familia, luego de que sus padres tuvieran que regresar a su pueblo natal en Oaxaca a principios del 2020.

“La verdad sí es una bonita tradición familiar y pues el pan ha sido parte de nuestra familia desde que éramos muy pequeños. También es cierto que ha sido algo pesado porque mi papá era quien se hacía cargo de todo, y ahora que estamos nosotros solos nos hemos tenido que ajustar”, expresó.

Nelson Jiménez compartió que hoy se hace cargo del negocio junto a 3 de sus 4 hermanos / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Los altibajos de la pandemia

Nelson detalló que, afortunadamente, el impacto de la pandemia en el negocio no fue tan fuerte, dado que gran parte de los productos que elaboran a diario son repartidos en los campos agrícolas que se encuentran en los alrededores del Poblado Miguel Alemán, los cuales al ser de pocos habitantes no sufrieron mayores alteraciones en sus rutinas y estilo de vida.

Sin embargo, como medida de prevención sí eligieron hacer algunas adecuaciones en la forma de entrega, así como también ajustes en los horarios.

Nelson detalló que, afortunadamente, el impacto de la pandemia en el negocio no fue tan fuerte / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

“Lo que sí hicimos fue cambiar la manera en que entregábamos el pan. Nosotros nos manejábamos por charolas de 20 piezas, y cuando llegó la pandemia, para evitar que las personas estuvieran tocando las piezas de pan y que eso pudiera propiciar contagios, empezamos a envolver cada pieza de manera individual y así ya no tenían que meter la mano a toda la charola”, explicó.

Asimismo, en la panadería establecieron todos los protocolos sanitarios como el uso obligatorio de cubrebocas, toma de temperatura y gel antibacterial; aunque sí observaron una ligera disminución en las ventas, principalmente debido a que muchas personas se quedaron sin empleo durante un tiempo.

Eligieron hacer algunas adecuaciones en la forma de entrega, así como también ajustes en los horarios / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Una historia de esfuerzo

Elaborar pan siempre ha sido parte de la vida de Nelson, al ser un oficio que su padre le enseñó desde pequeño y que, él a su vez, había aprendido desde muy joven.

Y es que, mencionó, su padre quedó huérfano a la edad de 8 años, cuando falleció su papá, y posteriormente a los 12 falleció su mamá. Al ser el último de 13 hermanos las condiciones de vida ya no eran fáciles, por lo que tuvo que buscar trabajo desde muy pequeño.

“Trabajó en muchas partes hasta que llegó a una panadería y ahí se quedó 13 años trabajando, y ahí aprendió el oficio de hacer panes”, platicó.

En la panadería establecieron todos los protocolos sanitarios / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Luego de ese tiempo decidió renunciar al empleo para seguir buscando su camino y formar su familia. Nelson relató que fue así como su padre decidió irse a trabajar a Estados Unidos durante un tiempo y cuando regresó prefirió establecerse en Hermosillo, por lo que él, su madre y sus dos hermanos se mudaron desde Oaxaca.

“Llegamos trabajando en un campo agrícola y decidimos quedarnos en un ejido que estaba cerca del trabajo, mis papás compraron un terreno pequeño, y ya estando ahí mi papá empezó a hacer pan para nosotros, para que comiéramos”, añadió.

Sin embargo, la mayoría de las personas que vivían ahí en el ejido, muchos eran del Sur, y empezaron a pedirle que les vendiera pan y así fue como comenzó a elaborar más piezas.

Conforme más piezas le pedían, dijo, más piezas elaboraban, y así fueron pasando de preparar 5 kilos de harina a preparar 10, 15 ó 20. Al ver su padre que el negocio comenzaba a crecer decidió que lo mejor era instalarse en el poblado y fue así como surgió finalmente la panadería.

Elaborar pan siempre ha sido parte de la vida de Nelson, al ser un oficio que su padre le enseñó desde pequeño / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Reinventarse y seguir soñando

Si bien en 2020 tuvieron una baja en las ventas de un 30%, en 2021 han logrado recuperar poco más del 25% de esas ventas, y esperan tener un buen cierre de año, pues noviembre y diciembre, comentó, son temporadas altas para la venta de pan.

Nelson Jiménez es licenciado en Nutrición, recién egresado, y espera utilizar sus conocimientos para hacer algunas innovaciones en los productos que manejan actualmente.

“Traigo en mente meter panes integrales y también algunas piezas para personas diabéticas o que no puedan consumir mucha azúcar, porque esos productos actualmente son muy caros en el mercado, así que estoy buscando la manera de que sean más accesibles para todos”, resaltó.

Si bien en 2020 tuvieron una baja en las ventas de un 30%, en 2021 han logrado recuperar poco más del 25% de esas ventas / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Además, también tiene pensado abrir una cafetería en la parte de arriba del local, para que las personas puedan acudir a degustar un buen café junto con una pieza de pan recién horneado.

“Me gustaría también para el próximo año abrir nuestra primera sucursal en Hermosillo. Tengo eso en mente”, finalizó.

Lo que inició como una manera de consentir a sus hijos, pronto se convirtió en un negocio productivo y, con el paso de los años, en un legado familiar importante.

Te puede interesar: Viridiana cocina lasaña, sus ventas aumentaron 70% en pandemia

“Mi papá empezó a hacer pan para nosotros cuando éramos niños, para que comiéramos. Pero luego nuestros vecinos y conocidos empezaron a pedirle que les vendiera pan y así fue como comenzó a elaborar más piezas…”.

Esta es la historia que cuenta Nelson Jiménez sobre el origen de la panadería Miahuatlán, un negocio familiar ubicado en el Poblado Miguel Alemán, a las afueras de Hermosillo, y que cuenta con 12 años de trayectoria.

Lo que inició como una manera de consentir a sus hijos, pronto se convirtió en un negocio productivo / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

En exclusiva para El Sol de Hermosillo, el joven, de apenas 25 años, compartió que hoy se hace cargo del negocio junto a 3 de sus 4 hermanos, quienes de pequeños aprendieron el oficio y tratan de mantener el legado de la familia, luego de que sus padres tuvieran que regresar a su pueblo natal en Oaxaca a principios del 2020.

“La verdad sí es una bonita tradición familiar y pues el pan ha sido parte de nuestra familia desde que éramos muy pequeños. También es cierto que ha sido algo pesado porque mi papá era quien se hacía cargo de todo, y ahora que estamos nosotros solos nos hemos tenido que ajustar”, expresó.

Nelson Jiménez compartió que hoy se hace cargo del negocio junto a 3 de sus 4 hermanos / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Los altibajos de la pandemia

Nelson detalló que, afortunadamente, el impacto de la pandemia en el negocio no fue tan fuerte, dado que gran parte de los productos que elaboran a diario son repartidos en los campos agrícolas que se encuentran en los alrededores del Poblado Miguel Alemán, los cuales al ser de pocos habitantes no sufrieron mayores alteraciones en sus rutinas y estilo de vida.

Sin embargo, como medida de prevención sí eligieron hacer algunas adecuaciones en la forma de entrega, así como también ajustes en los horarios.

Nelson detalló que, afortunadamente, el impacto de la pandemia en el negocio no fue tan fuerte / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

“Lo que sí hicimos fue cambiar la manera en que entregábamos el pan. Nosotros nos manejábamos por charolas de 20 piezas, y cuando llegó la pandemia, para evitar que las personas estuvieran tocando las piezas de pan y que eso pudiera propiciar contagios, empezamos a envolver cada pieza de manera individual y así ya no tenían que meter la mano a toda la charola”, explicó.

Asimismo, en la panadería establecieron todos los protocolos sanitarios como el uso obligatorio de cubrebocas, toma de temperatura y gel antibacterial; aunque sí observaron una ligera disminución en las ventas, principalmente debido a que muchas personas se quedaron sin empleo durante un tiempo.

Eligieron hacer algunas adecuaciones en la forma de entrega, así como también ajustes en los horarios / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Una historia de esfuerzo

Elaborar pan siempre ha sido parte de la vida de Nelson, al ser un oficio que su padre le enseñó desde pequeño y que, él a su vez, había aprendido desde muy joven.

Y es que, mencionó, su padre quedó huérfano a la edad de 8 años, cuando falleció su papá, y posteriormente a los 12 falleció su mamá. Al ser el último de 13 hermanos las condiciones de vida ya no eran fáciles, por lo que tuvo que buscar trabajo desde muy pequeño.

“Trabajó en muchas partes hasta que llegó a una panadería y ahí se quedó 13 años trabajando, y ahí aprendió el oficio de hacer panes”, platicó.

En la panadería establecieron todos los protocolos sanitarios / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Luego de ese tiempo decidió renunciar al empleo para seguir buscando su camino y formar su familia. Nelson relató que fue así como su padre decidió irse a trabajar a Estados Unidos durante un tiempo y cuando regresó prefirió establecerse en Hermosillo, por lo que él, su madre y sus dos hermanos se mudaron desde Oaxaca.

“Llegamos trabajando en un campo agrícola y decidimos quedarnos en un ejido que estaba cerca del trabajo, mis papás compraron un terreno pequeño, y ya estando ahí mi papá empezó a hacer pan para nosotros, para que comiéramos”, añadió.

Sin embargo, la mayoría de las personas que vivían ahí en el ejido, muchos eran del Sur, y empezaron a pedirle que les vendiera pan y así fue como comenzó a elaborar más piezas.

Conforme más piezas le pedían, dijo, más piezas elaboraban, y así fueron pasando de preparar 5 kilos de harina a preparar 10, 15 ó 20. Al ver su padre que el negocio comenzaba a crecer decidió que lo mejor era instalarse en el poblado y fue así como surgió finalmente la panadería.

Elaborar pan siempre ha sido parte de la vida de Nelson, al ser un oficio que su padre le enseñó desde pequeño / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Reinventarse y seguir soñando

Si bien en 2020 tuvieron una baja en las ventas de un 30%, en 2021 han logrado recuperar poco más del 25% de esas ventas, y esperan tener un buen cierre de año, pues noviembre y diciembre, comentó, son temporadas altas para la venta de pan.

Nelson Jiménez es licenciado en Nutrición, recién egresado, y espera utilizar sus conocimientos para hacer algunas innovaciones en los productos que manejan actualmente.

“Traigo en mente meter panes integrales y también algunas piezas para personas diabéticas o que no puedan consumir mucha azúcar, porque esos productos actualmente son muy caros en el mercado, así que estoy buscando la manera de que sean más accesibles para todos”, resaltó.

Si bien en 2020 tuvieron una baja en las ventas de un 30%, en 2021 han logrado recuperar poco más del 25% de esas ventas / Foto: Cortesía | Nelson Jiménez

Además, también tiene pensado abrir una cafetería en la parte de arriba del local, para que las personas puedan acudir a degustar un buen café junto con una pieza de pan recién horneado.

“Me gustaría también para el próximo año abrir nuestra primera sucursal en Hermosillo. Tengo eso en mente”, finalizó.

Local

Analizan dictamen de riesgo en casas afectadas en la colonia Sahuaro

Hasta el momento el dictamen de riesgo ha determinado que la vivienda que está encima del arroyo pluvial que en su momento fue embovedado

Local

Pescadores encuentran tiburón en las costas de Sonora; alertan a pobladores

Pescadores de el Paredoncito, ubicado en el municipio de Benito Juárez, realizaron un llamado a la población para que mantenga cuidado en las playas de la localidad

Policiaca

Asesinan a balazos a un hombre en estacionamiento comercial de Guaymas

El hecho se registró cerca de las 13:30 horas, en la colonia Loma Linda ubicada en el sector Norte de Guaymas, en el estacionamiento de un comercio

Doble Vía

¿Cuánto cuesta la felicidad? Conoce lo que deberías ganar para ser feliz, según la ciencia

Un estudio te dice cuánto dinero se necesita ganar anualmente para ser feliz

Sociedad

México roza los 7 millones de contagios Covid

La Secretaría de Salud informo en su reporte que en un día el país sumó 11 mil 892 casos

Mundo

Salman Rushdie está conectado a un ventilador y perdería un ojo, informa su agente

El agente de Rushdie, Andrew Wylie dijo para el diario The New York Times, que su condición es grave

Local

Busca SEC y Crit integrar a niños y adolescentes a las escuelas

El objetivo es que los menores puedan vivir la experiencia de cursar clases en aula y compartir historias con compañeros a través de Mi Crit en tu escuela

Sociedad

Alan González: ¿Quién era el locutor asesinado en Ciudad Juárez?

En Chihuahua, grupos armados provocaron una serie de eventos violentos que provocaron la muerte de Allan González

Cultura

La obra de Salman Rushdie es una puerta de entrada al mundo: Luis Jorge Boone

El escritor coahuilense Luis Jorge Boone habló acerca del autor que este viernes fue acuchillado antes de dar una conferencia en Nueva York