/ viernes 12 de marzo de 2021

Covid-19 y clases virtuales, el accidentado abandono de las aulas

La estrategia en principio estaba planeada para aplicarse durante un mes, comenzó a extenderse al grado que, los estudiantes siguen llevando clases a distancia

El 20 de marzo de 2020, las autoridades educativas decidieron suspender todas las actividades presenciales con el objetivo de proteger a los estudiantes ante la pandemia de Covid-19 y, a su vez, tratar de mitigar el impacto del nuevo coronavirus, tratando de reducir las posibilidades de contagio.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

La estrategia, que en principio estaba planeada para aplicarse durante un mes, comenzó a extenderse al grado que, a un año de haberse implementado y de que fueran detectados los primeros casos positivos en Sonora (16 de marzo), los estudiantes siguen llevando clases a distancia, lo que comienza a provocar un espectro de incertidumbre y preocupación en los mismos, aunado a un incremento de estrés, ansiedad e inclusive depresión.

Un encierro agotador

Ximena Galindo, quien actualmente cursa el cuarto semestre de la Licenciatura en Educación, comenta que todo sucedió demasiado rápido y que prácticamente de la noche a la mañana su estilo de vida y su rutina estudiantil dieron un giro de 180 grados, lo cual le ha causado malestar.

Si bien, dijo, las primeras semanas resultó reconfortante el poder estar en casa, dado que ella estudiaba en otra ciudad, lo cierto es que a un año de esta modalidad de clases virtuales el ánimo y la energía ya no son los mismos.

“Cansada. Si tuviera que definirme en una palabra sería cansada”, dijo.

Foto: Cortesía | Edgar Cota

Mencionó que durante estos meses ha tenido que enfrentar los problemas que muchos de sus compañeros también han tenido, como lo es fallas en el Internet, con su computadora, con sus horarios y demás, hecho que se ha vuelto agotador.

“Parte de los problemas a los que más nos enfrentamos como estudiantes es la conexión a Internet, que expliquen bien los maestros o que tú tengas que buscar por tu propia cuenta; ahora más que nada el conocimiento lo tenemos que hacer de manera autónoma si queremos verdaderamente estar preparados como profesionistas”, apuntó.

Preparación a medias

Édgar Cota, estudiante de Comunicación, menciona que es desmotivante el no poder estar en un lugar físico con sus compañeros y con los profesores, pues la pandemia les ha arrebatado la convivencia diaria, la cual es muy importante, dijo, para el desarrollo de los propios jóvenes.

Asimismo, mantiene una preocupación latente ante el hecho de que no están realizando las actividades prácticas que complementan la carrera, hecho que en un futuro cercano pudiera afectarles a la hora de salir al mercado laboral.

Foto: Cortesía | Edgar Cota

“Al salir al campo laboral y que digas: Esto lo llevé virtual, ¿cómo lo hago?; sí me preocupa bastante y he llegado a pensar si voy a ser un profesionista totalmente preparado, todos los días me hago esa pregunta”, comentó.

Coincide con ello Ximena Galindo, pues recordó que en su carrera es fundamental el trabajo personal con los niños, con los alumnos, sin embargo, a distancia sigue resultando demasiado complejo.

“La profesión en la que yo estoy es trabajar no con números, no con objetos; es trabajar con personas y es muy importante. Un número o un objeto lo puedes reparar al volverlo a hacer, pero a una persona no la puedes volver a hacer”, señaló.

Responsabilidades que nunca terminan

Con el pasar de los meses, los jóvenes se han dado cuenta que las cargas de trabajo y las responsabilidades escolares parecieran haber aumentado, al grado de convertirse en estudiantes de tiempo completo.

“Yo tenía muy marcada mi rutina y mi horario. Iba a la escuela, regresaba, comía, hacía mis tareas y tenía la tarde libre; ahora siento que el día no me alcanza. Intento mantener un horario aquí, pero no puedo, no lo he logrado”, expresó Jimena Martínez, estudiante de preparatoria.

Foto: Cortesía | Edgar Cota

Apuntó que es muy estresante el hecho de pasarse la mayor parte del día sentada frente a una computadora, pues no ha logrado encontrar un equilibrio que le permita tener tiempo para sí misma.

Coinciden Ximena y Édgar, y mencionan que la carga de trabajo que han tenido estos últimos meses ha sobrepasado cualquier otra que tuvieran cuando estaban en la modalidad presencial.

“Hay ocasiones donde tenemos una jornada de 12 a 12, donde yo enciendo mi computadora a las siete de la mañana y se apaga a las siete de la noche, a veces 9, 10 u 11; no hay una hora donde tú digas: Ya terminé”, comenta Édgar.

Foto: Cortesía | Ximena Galindo

“Había un cierto horario que se cumplía y dentro de esas horas tú ibas a la escuela y realizabas tus actividades, y ahora todo el día estamos en la computadora”, apuntó Ximena.

Sigue a El Sol de Hermosillo en Google News y mantente informado con las noticias más recientes

De este modo, los estudiantes extrañan las aulas; extrañan las rutinas escolares que realmente les permitían tener un poco de tiempo libre para respirar. Extrañan a sus compañeros, la convivencia diaria, las risas, los cafés. El hecho de poder resolver sus dudas con sus profesores en un mismo lugar.

Sólo esperan que pronto la situación mejore para que puedan regresar a sus centros de estudio y continuar preparándose para ser buenos profesionistas.

El 20 de marzo de 2020, las autoridades educativas decidieron suspender todas las actividades presenciales con el objetivo de proteger a los estudiantes ante la pandemia de Covid-19 y, a su vez, tratar de mitigar el impacto del nuevo coronavirus, tratando de reducir las posibilidades de contagio.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES, ALERTAS, REPORTAJES E HISTORIAS DIRECTO EN TU CELULAR, ¡CON UN SOLO CLICK!

La estrategia, que en principio estaba planeada para aplicarse durante un mes, comenzó a extenderse al grado que, a un año de haberse implementado y de que fueran detectados los primeros casos positivos en Sonora (16 de marzo), los estudiantes siguen llevando clases a distancia, lo que comienza a provocar un espectro de incertidumbre y preocupación en los mismos, aunado a un incremento de estrés, ansiedad e inclusive depresión.

Un encierro agotador

Ximena Galindo, quien actualmente cursa el cuarto semestre de la Licenciatura en Educación, comenta que todo sucedió demasiado rápido y que prácticamente de la noche a la mañana su estilo de vida y su rutina estudiantil dieron un giro de 180 grados, lo cual le ha causado malestar.

Si bien, dijo, las primeras semanas resultó reconfortante el poder estar en casa, dado que ella estudiaba en otra ciudad, lo cierto es que a un año de esta modalidad de clases virtuales el ánimo y la energía ya no son los mismos.

“Cansada. Si tuviera que definirme en una palabra sería cansada”, dijo.

Foto: Cortesía | Edgar Cota

Mencionó que durante estos meses ha tenido que enfrentar los problemas que muchos de sus compañeros también han tenido, como lo es fallas en el Internet, con su computadora, con sus horarios y demás, hecho que se ha vuelto agotador.

“Parte de los problemas a los que más nos enfrentamos como estudiantes es la conexión a Internet, que expliquen bien los maestros o que tú tengas que buscar por tu propia cuenta; ahora más que nada el conocimiento lo tenemos que hacer de manera autónoma si queremos verdaderamente estar preparados como profesionistas”, apuntó.

Preparación a medias

Édgar Cota, estudiante de Comunicación, menciona que es desmotivante el no poder estar en un lugar físico con sus compañeros y con los profesores, pues la pandemia les ha arrebatado la convivencia diaria, la cual es muy importante, dijo, para el desarrollo de los propios jóvenes.

Asimismo, mantiene una preocupación latente ante el hecho de que no están realizando las actividades prácticas que complementan la carrera, hecho que en un futuro cercano pudiera afectarles a la hora de salir al mercado laboral.

Foto: Cortesía | Edgar Cota

“Al salir al campo laboral y que digas: Esto lo llevé virtual, ¿cómo lo hago?; sí me preocupa bastante y he llegado a pensar si voy a ser un profesionista totalmente preparado, todos los días me hago esa pregunta”, comentó.

Coincide con ello Ximena Galindo, pues recordó que en su carrera es fundamental el trabajo personal con los niños, con los alumnos, sin embargo, a distancia sigue resultando demasiado complejo.

“La profesión en la que yo estoy es trabajar no con números, no con objetos; es trabajar con personas y es muy importante. Un número o un objeto lo puedes reparar al volverlo a hacer, pero a una persona no la puedes volver a hacer”, señaló.

Responsabilidades que nunca terminan

Con el pasar de los meses, los jóvenes se han dado cuenta que las cargas de trabajo y las responsabilidades escolares parecieran haber aumentado, al grado de convertirse en estudiantes de tiempo completo.

“Yo tenía muy marcada mi rutina y mi horario. Iba a la escuela, regresaba, comía, hacía mis tareas y tenía la tarde libre; ahora siento que el día no me alcanza. Intento mantener un horario aquí, pero no puedo, no lo he logrado”, expresó Jimena Martínez, estudiante de preparatoria.

Foto: Cortesía | Edgar Cota

Apuntó que es muy estresante el hecho de pasarse la mayor parte del día sentada frente a una computadora, pues no ha logrado encontrar un equilibrio que le permita tener tiempo para sí misma.

Coinciden Ximena y Édgar, y mencionan que la carga de trabajo que han tenido estos últimos meses ha sobrepasado cualquier otra que tuvieran cuando estaban en la modalidad presencial.

“Hay ocasiones donde tenemos una jornada de 12 a 12, donde yo enciendo mi computadora a las siete de la mañana y se apaga a las siete de la noche, a veces 9, 10 u 11; no hay una hora donde tú digas: Ya terminé”, comenta Édgar.

Foto: Cortesía | Ximena Galindo

“Había un cierto horario que se cumplía y dentro de esas horas tú ibas a la escuela y realizabas tus actividades, y ahora todo el día estamos en la computadora”, apuntó Ximena.

Sigue a El Sol de Hermosillo en Google News y mantente informado con las noticias más recientes

De este modo, los estudiantes extrañan las aulas; extrañan las rutinas escolares que realmente les permitían tener un poco de tiempo libre para respirar. Extrañan a sus compañeros, la convivencia diaria, las risas, los cafés. El hecho de poder resolver sus dudas con sus profesores en un mismo lugar.

Sólo esperan que pronto la situación mejore para que puedan regresar a sus centros de estudio y continuar preparándose para ser buenos profesionistas.

Local

Ayuntamiento retiró vales de despensa a pensionados; responden con manifestación

Este beneficio fue retirado por la administración de Antonio Astiazarán, causando disgusto entre sus beneficiarios

Deportes

¿Preparados para la Serie del Caribe Santo Domingo 2022?

La gran justa beisbolera caribeña medirá a los mejores equipos que buscarán alzarse con el título de campeón en República Dominicana

Policiaca

Hermosillo da la bienvenida a 32 nuevos oficiales de policía; suman mil 214

En la ceremonia estuvieron presentes autoridades municipales que celebraron la integración de nuevos elementos a las fuerzas del orden

Ciencia

Así es el entrenamiento de los astronautas de la NASA en el desierto de Sonora

El Pinacate fue campo de entrenamiento para llegar a la Luna; Marte es el siguiente objetivo, las prácticas siguen siendo aquí

Cultura

Realizan talleres de lectura para niños y jóvenes en el FAOT 2022

Diversos inmuebles y viviendas de Álamos funcionan como sedes para los talleres que se realizan en la XXXVII edición del Festival Alfonso Ortiz Tirado

Sociedad

¿Quién es Lourdes Maldonado? La segunda periodista asesinada en Tijuana en una semana

Su proyecto más reciente fue la conducción del noticiero Brebaje en la página de Facebook Sintoniza Sin Censura

Finanzas

Industria automotriz alerta ante incremento de costos por reforma energética

La reforma impediría a las empresas acreditar el uso de energías renovables

Deportes

Daniel Cisneros fuera seis semanas por fractura

El mediocampista sinaloense del conjunto Cimarrones de Sonora sufrió una fractura de clavícula derecha 

Finanzas

Televisa y Univisión se fusionan: reciben aprobaciones regulatorias

Ambas empresas recibieron todas las aprobaciones para crear contenido en español para todo el mundo