imagotipo

Combatirá gobierno el fallo: Calderón Aguilera

El gobierno de la Ciudad de México combatirá a través de las instancias legales, como tribunales colegiados, el fallo del juez Octavo de Distrito en Materia Administrativa, Fernando Silva García, para suspender las obras de la Línea 7 del Metrobús, anunció ayer Guillermo Calderón Aguilera, director de ese medio de transporte.

En un principio, el funcionario había respondido a la determinación judicial con la advertencia de que las obras sobre Paseo de la Reforma seguirían, pese a la suspensión decretada y que no había sido notificado.

Sin embargo, posteriormente, en una entrevista de radio terminó por aceptar la decisión del juez, en el sentido que venga y por supuesto en el ámbito de que no haya temporalmente obras en esa vialidad.

El director del Metrobús comentó que la resolución judicial será combatida en otras instancias y confió en que el proyecto seguirá adelante, porque es una mejora para todos.

Puntualizó que las obras son de la banqueta para abajo, consistentes en el mejoramiento de los pavimentos y es todo lo que se ha hecho, por lo que, recalcó, que no se afectan áreas verdes y los monumentos, los cuales no está considerado moverlos o tocarlos.

Informó que hay una autorización de retirar 360 árboles, en la zona de Ticomán y Misterios, donde ya se talaron 60, pero entre Tlaltelolco y la Fuente de Petróleos no se ha cortado ninguno.

Expresó que la obra se ha manejado transparentemente, con proceso de licitación para asignar al conductor y en lo que se refiere al transportista operador, afirmó, que no hay ningún problema, porque son las dos empresas que circulan en la zona, Copelsa y Bicentenario.

Descartó viable utilizar camiones del Sistema M1, porque su función es otra, por ejemplo servir a las partes suburbanas de la ciudad con un transporte digno y de bajo costo, con otra forma de operar.

“Metrobús lo que ofrece es servicio general BRT, rápidos y confiables en los traslados”.

Los autobuses adquiridos para la Línea 7 son menos contaminantes que los que actualmente circulan por Paseo de la Reforma y la operación será ordenada, regular, sin pararse o rebasarse entre las unidades, incluso el transporte particular será beneficiado.

El funcionario reconoció que Paseo de la Reforma es un lugar emblemático y el más importante, no solo de la Ciudad de México sino del país y el tratamiento que se le está dando es respetuoso y “hemos ido trabajando con el Instituto Nacional de Antropología e Historia desde hace varios meses de la mano”.

La polémica obra prevé contar con 90 autobuses nuevos de dos pisos, cuya capacidad es 130 pasajeros, mientras que en un Metrobús articulado caben 130 pasajeros.

Las unidades tienen cuatro metros de altura y 11 metros de largo y según información de la página web de la Línea del Metrobús no se prevé dañar los árboles.

Finalmente, cuenta con 31 estaciones con dos terminales, una de ellas en Indios Verdes.