imagotipo

Tiene México grandes retos en materia de derechos humanos: Corte IDH

  • en México

Por Hugo Hernández

Roberto Caldas, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) señaló que México debe poner especial atención a los retos que enfrenta en la materia, pese a que admitió que durante su estancia en el país, no puede analizar situaciones generales ni casos que no se sometan a dicho tribunal, es decir, que se pongan a consideración directa de este organismo.

Durante su participación en la inauguración del 55 periodo Extraordinario de Sesiones de la Corte IDH reconoció que es una realidad evidente que México encara grandes retos en materia de derechos humanos.

“Familias cuyos hijos se encuentran hoy sin paradero; periodistas cuyas voces buscan ser acalladas; defensores y defensoras de los derechos humanos cuyas vidas corren grave peligro; miles de personas que decidieron emprender el camino de la migración para buscar un mejor porvenir. Todas ellas son situaciones humanas, donde las personas se encuentran en suma vulnerabilidad y requieren la especial atención y protección del gobierno y de la sociedad”, señaló.

Conforme a la experiencia del organismo, dijo, se requiere acompañar y escuchar a las víctimas para dar adecuada respuesta de verdad, justicia y reparación.

A su vez, el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que el gobierno federal está dispuesto a aplicar todo el peso de la ley a quien violente los derechos humanos en México y que el país está abierto al escrutinio público e internacional.

Mientras que el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, Roberto Gil Zuarth, reconoció que a pesar de que México ha cambiado en los últimos años, no ha sido posible erradicar las prácticas culturales, los abusos y los contraincentivos que persisten.

“De manera preocupante toma entre nosotros naturaleza de argumento la caricatura de los derechos como imposiciones de minorías movilizadas como las armas de los que se sirven los malos para derrotar siempre a los buenos.

“En nuestro país, si bien ha aumentado la eficacia preventiva y reparadora de nuestras instituciones, también es cierto que no hemos logrado una rutina de protección y garantía a los derechos humanos, no hemos extirpado aún a la tortura como método de investigación, los desplazamientos como forma ominosa de coacción, la violación al debido proceso como remedio a la negligencia, la corrupción, la ineficacia en lo agente del Estado”, indicó.

/RPE