imagotipo

Perdidas 200 mil hectáreas de la Selva Lacandona

Rubén Zuñiga / Diario del Sur

TAPACHULA, Chis. (OEM-Informex).- El indígena maya lacandón e integrante del “Campamento Lacandones”, Víctor Chambor, reconoció que la reserva de la Selva Lacandona ha perdido más de 200 mil hectáreas, debido a la ganadería intensiva, tala clandestina y cacería furtiva.

Expuso que a pesar que existen autoridades que vigilan y protegen el medio ambiente, éstas no actúan contra quienes afectan la capa forestal, así como la fauna de la selva Lacandona.

“Se ha reducido parte de la reserva porque hay mucho tráfico ilegal de la flora y fauna, así como por la ganadería excesiva de otras comunidades, por eso se ha reducido gran parte de la reserva, tristemente la selva se va acabando a pesar que es el segundo pulmón y regulador climático de México; nosotros como lacandones hemos luchado para conservar la Selva Lacandona, porque nuestros abuelos nos enseñaron a cuidar los árboles, porque sabían de la importancia de no cortar árboles, porque gracias a ellos, respiramos el aire puro y es el equilibrio ecológico”, dijo.

Agregó: “cuando fue decretada en 1971 como reserva y a favor de 66 familias Lacandonas, las 614 mil hectáreas hoy han sido reducidas y quedarían 400 mil hectáreas, se ha perdido o se seguirá perdiendo porque no ha habido control, se supone que las instituciones como la Conanp (Consejo Nacional de Áreas Protegidas) y la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) deben plantear el manejo forestal de la ganadería, para que se pueda trabajar una ganadería que sea rotativa y no se sigan talando más árboles, sino la selva se va destruyendo más y más, porque las autoridades no han detenido los tráficos ilegales”, dijo.

Chambor expuso que los árboles de Caoba y Cedro son las principales víctimas del ecocidio, además, también se trafica con la mariposa, que es disecada y exportada a Estados Unidos y Europa para su venta.

“La reserva es como una isla, en donde estamos nosotros es la parte más conservada, pero del otro lado, donde no estamos nosotros es donde están saqueando la selva Lacandona, sí hay vigilancia pero ahí no actúan, se prestan a la corrupción, no hacen nada, es la triste realidad”, expresó.

Aunado a esto, expuso que ellos mantienen su proyecto de ecoturismo, para demostrar que pueden trabajar, obtener recursos sin dañar el medio ambiente.

Por último, exhortó a las autoridades a sancionar a funcionarios y a personas que se dedican a saquear la selva, para evitar que continúe la depredación de esa área protegida.