imagotipo

Gente pobre, la más impactada por inflación en energéticos, afirma el INEGI

  • Los que ganan hasta un salario mínimo sufrieron alza de precios de hasta 3.47%, muy por encima de la tasa general

Por Arturo Robles

El impacto en el aumento de los precios en los servicios a la vivienda como el agua, electricidad, el gas y otros combustibles fue mayor para la población de menores ingresos, es decir, aquéllos que al mes ganan hasta un salario mínimo, con un alza de 3.47 por ciento en los primeros tres meses del año, cifra mayor al incremento general de la inflación, que en el mismo lapso fue de 2.92 por ciento.

Según la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el alza en esos energéticos básicos tuvo un menor impacto para las familias con ingresos de entre uno y tres salarios mínimos, en donde el aumento promedio fue de 3.33 por ciento, mientras que para aquéllas que perciben entre 3 y 6 salarios mínimos el alza fue de 3.40 por ciento, y para la población que tiene ingresos superiores a 6 salarios mínimos, de 3.33 por ciento.

Además, para la población con el ingreso mínimo, el alza que tuvo la gasolina al arranque del año impactó en los precios del transporte, que incluye auto propio, camión urbano, suburbano y servicios de taxi, toda vez que el indicador en ese rubro subió 10.73 por ciento, es decir, más de tres veces el aumento que tuvieron los precios de forma generalizada.

imp-niños-pobres

Y aunque el alza en el transporte se presentó con fuerza en todos los estratos de ingresos de ingreso, analistas del Grupo Financiero Invex consideran que la afectación fue mayor para la población con menores recursos monetarios, toda vez que destinan a ese rubro alrededor de 20 por ciento del total de sus ingresos.

Por su parte, Alejandro Saldaña, analista de Ve por Más comentó que según la encuesta ingreso-gasto que elabora el INEGI, la población con menores ingresos destina más recursos a alimentación y transporte, pero si se suma el aumento de los energéticos, los resultados van a experimentar un cambio de tendencia en los recursos disponibles de las familias.

Riesgos

“Un riesgo mayor en los aumentos de los energéticos y su contagio a otras mercancías podría suceder si se presenta una depreciación del peso mexicano como la que se observó en el último bimestre del año pasado y al arranque de 2017, lo que provocaría mayores presiones en el nivel de precios a futuro por la estructura de costos de las gasolinas”, dijo Saldaña.

Los analistas coincidieron en que otro riesgo para la inflación tiene que ver con el costo de los energéticos, ya que a medida que se desarrollando eventos externos como los ataques de Estados Unidos (EU) a Siria y Afganistán, y los reacomodos geopolíticos en Europa, se pueden dar ajustes en el precio del petróleo y, por ende, en el de las gasolinas en los mercados internacionales. De igual forma, agregó, los pronósticos apuntan a una recuperación en el precio del gas natural, incremento que también podría trasladarse al consumidor a lo largo del año.

Gabriel Casillas, economista del Grupo Financiero Banorte, dijo que un riesgo adicional para el bolsillo del consumidor, en la política para contener el aumento de la inflación, es una posible alza en las tasas de interés por parte del Banco de México (Banxico).

Foto: Archivo // OEM

Foto: Archivo // OEM

“Las tasas de interés sufrirán cambios al alza durante el año, en línea con la normalización de la política monetaria de EU, modificación que sin duda permitiría aminorar la depreciación del peso en el tipo de cambio frente al dólar, y la contención al alza de los precios al consumidor”.

De hecho, HR Raitings ya consideró que la inflación anual al cierre del año podría superar una escala de 5.2 por ciento, cifra mayor a la reportada en años anteriores, y que superaría el rango máximo establecido por Banxico de 4.0 por ciento, lo que podría impactar en los precios de las mercancías a nivel nacional.

Arturo Vieyra, economista del Grupo Financiero Citibanamex, señaló que se aprecia un panorama ríspido por la expectativa de mayor inflación en este año, además de mayores tasas de interés y la austeridad fiscal que prevé la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).


Ayudará a lucha contra la pobreza eliminar IEPS a gasolinas de 26%


  • La Canacope considera que se incrementó la miseria

Es necesario eliminar el 26 por ciento del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en las gasolinas y el diésel en todo el país, a fin de abaratar sus precios al público y de esta forma avanzar en la lucha contra la pobreza, según opiniones vertidas en el sector empresarial, donde además fue considerado que el alza del 20 por ciento en los importes de estos combustibles a principios de 2017 ha favorecido al aumento de la miseria.

De acuerdo con el director administrativo de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope-CDMX), Enrique Guerrero Ambriz, el golpe directo del “gasolinazo” contribuye a incrementar la pobreza en la nación, porque esto generó aumentos entre el 3 y 5 por ciento “más o menos” de forma general en productos, mientras en algunos servicios puede ser hasta 10 por ciento.

Imagen Ilustrativa. Foto: UNAM

Imagen Ilustrativa. Foto: UNAM

“Esto hace que las personas que menos tienen, más costo tenga su vida diaria; entonces, una persona que tiene a lo mejor como presupuesto para vivir 150 pesos diarios o 200 o 250, con este incremento le está afectando directamente a su bolsillo en las actividades que va a tener durante el día, él y su familia”, recalcó en entrevista.

En tanto, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp) destacó que los efectos del aumento del precio de los combustibles y la depreciación del tipo de cambio a principios del año ya se reflejan claramente en la evolución de los precios al consumidor.

A su vez, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que en marzo de 2017 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó un incremento mensual de 0.61 por ciento, así como una tasa de inflación anual de 5.35 por ciento. “Los datos comparables en el mismo periodo del año anterior fueron de un crecimiento de 0.15 por ciento mensual y de 2.60 por ciento anual”.

El índice de precios de la canasta básica mostró un alza mensual de 0.22 por ciento en el tercer mes de 2017, obteniendo de este modo una tasa anual de 7.84 por ciento. En el mismo mes de 2016 las cifras correspondientes fueron de 0.04 por ciento mensual y de 0.56 por ciento anual, acentuó el Inegi.

Conforme al Ceesp, esa inflación de 5.35 por ciento es la más alta desde 2009. “Este comportamiento de los precios aumenta la posibilidad de que al cierre del año la inflación pueda superar las expectativas de los especialistas, que de acuerdo con el más reciente sondeo del Banco de México (Banxico), es de 5.56 por ciento.

“Evidentemente esto podría hacer que la convergencia hacia el objetivo de 3.0 por ciento pueda retardarse más allá del 2018, con un consecuente impacto negativo en el poder adquisitivo de los salarios”, advirtió el organismo.

Al referir las consecuencias económicas por el llamado “gasolinazo” en la población, Guerrero Ambriz indicó que la gente a fuerza se va acostumbrando y va viendo las formas “en que pueda suplir o no pueda suplir, y tenga que subsistir”.

Tras asegurar que “definitivamente lo caro de la gasolina en nuestro país es el IEPS”, el dirigente sugirió la eliminación de este impuesto en el carburante, o reducirlo a la mitad, con lo cual se abarataría dicho combustible junto con los costos de producción.